EspañolEnglish

por Celia Bedoya, miembro del equipo de @BIDagua

Muchas zonas de América Latina y el Caribe han tenido grandes progresos en el suministro de agua y saneamiento para la mayoría de sus pobladores. En las áreas urbanas, donde el crecimiento poblacional es más vigoroso, el 97 por ciento de los residentes gozan de agua potable, y el 87 por ciento cuentan con servicios de saneamiento. Pero en las áreas remotas, la historia es muy distinta.

Cuanto más alejada vive la gente de las ciudades, más difícil le resulta acceder al agua potable segura y a retretes aceptables. En comunidades aisladas de las montañas, selvas y zonas costeras de América Latina y el Caribe, miles de residentes carecen de dichos servicios y sus necesidades son ignoradas. La única manera de asegurarse de que todos cuenten con el suministro de agua potable de calidad y servicios de saneamiento es incorporando también a esas comunidades. Esos hogares constituyen el “eslabón perdido”: son los puntos en los que se puede dar el salto final desde el acceso parcial al acceso universal.

Ese es el objetivo del proyecto “Acceso a agua y saneamiento en comunidades dispersas”. El proyecto, una colaboración con el Gobierno de Perú y Care International, es financiado, mediante el AquaFund por el BID, la Fundación PepsiCo y los gobiernos de España, Suiza y Austria. El mismo vinculará a comunidades aisladas con nuevos servicios de agua y saneamiento mediante novedosas tecnologías diseñadas específicamente para ese tipo de sitios, tales como la recogida de aguas pluviales y otras soluciones basadas en el autoabastecimiento.

Los beneficios para los residentes serán inmensos en términos de salud y de productividad económica, en particular para las mujeres y niños que actualmente son los principales encargados de recorrer a pie grandes distancias para recoger agua de pozos y lagos.

Las zonas aisladas pueden resultar engañosas, ya que en ellas puede abundar el agua: los ríos nacen en las montañas, las selvas acumulan grandes cantidades de humedad, y las comunidades costeras tienen el mar a sus pies. Pero disponer del agua adecuada ya es otra historia. La captura de agua limpia y su suministro eficiente contribuirá a la prosperidad de dichas comunidades. Cerrar esa brecha no será fácil. Pero el viaje no está completo si no se ha recorrido su tramo más arduo.

El Proyecto “Acceso a agua y saneamiento en comunidades dispersas” fue lanzado el 29 de abril en Lima en forma conjunta por el BID, el Gobierno de Perú, Care International, la Fundación PepsiCo, y los gobiernos de España, Suiza y Austria. En este vídeo de Minutopedia podrán hallar algunas respuestas al problema que aqueja a muchos sitios remotos: el por qué hay más agua en las ciudades que en la comunidades rurales.

The “missing link” to water and sanitation for all: why is there more water in cities than in rural communities?

By Celia Bedoya, @BIDagua member

Many parts of Latin America and the Caribbean have made great progress in bringing clean water and sanitation to the majority of their people. In urban areas, where population growth is greatest, 97 per cent of residents enjoy access to water for drinking and cleaning while 87 per cent of city dwellers have sanitation. But in more remote locales, it’s a different story.

The further people live from the cities, the harder it is for them to access safe water supplies and decent toilets. In isolated communities in the mountains, jungles and on the coasts of Latin America and the Caribbean, thousands of residents are parched – and often forgotten. The only way to ensure that everyone has clean water and sanitation is to ensure that these people have clean water and sanitation. Their homes are the “missing link”: the places where we can make the final leap from partial access to universal access.

This is the goal of the project “Acceso a Agua y Saneamiento en Comunidades Dispersas”. A collaboration with the government of Peru and Care International, it is funded through the AquaFund by the IDB, the PepsiCo Foundation and the governments of Spain, Switzerland and Austria. It will link isolated communities to new water supplies and sanitation using pioneering technologies tailored to the places they live, such as rainwater harvesting and other self-supply solutions.

The benefits for residents will be immense in terms of health and economic productivity – especially for the women and children who currently bear the burden of trekking long distances to collect water from wells and lakes.

Remote areas can be deceptive. Water appears to be everywhere: rivers originate in the mountains; the jungle hangs heavy with moisture; the sea laps at the feet of coastal communities. But the right kind of water is a different matter. Capturing it cleanly and delivering it efficiently will help people to prosper. Closing the missing link will not be easy. But you can’t finish the journey without completing its hardest part.

The project “Acceso a Agua y Saneamiento en Comunidades Dispersas” was launched on April 29th in Lima, Peru, jointly by the IDB and the government of Peru, Care International, the PepsiCo Foundation and the governments of Spain, Switzerland and Austria. In this Minutopedia video (in Spanish) you will find insights about the problem in rural areas: Why is there more water in cities than in rural communities?

DÉJANOS TU COMENTARIO