Ventajas y riesgos de contratos llave en mano 

En los años recientes ha sido usual que en varios países  las unidades ejecutoras contrapartes del Banco pidan utilizar el procedimiento de contratación de obras conocido como “llave en mano”, en el cual se contrata en el mismo proceso de licitación a una empresa la elaboración de los diseños de obras y su posterior construcción.

Los argumentos que se aducen para utilizar este procedimiento son usualmente:

  • Ahorrar tiempo y gastos, ya que se desarrolla un solo proceso de licitación, en vez de dos separados como es el procedimiento tradicional de contratar primero los diseños y después las obras.
  • Evitar los usuales problemas del procedimiento tradicional en el cual los constructores de las obras reclaman que los diseños tienen errores y por ende deben ajustarse los trabajos y renegociarse los contratos.
  • Superar las limitaciones de la entidad ejecutora para hacer diseños y supervisar obras.

Por supuesto que estos argumentos se esgrimen en situaciones donde las unidades ejecutoras se encuentran notablemente atrasadas en la ejecución de sus presupuestos, y con fuerte presión política para iniciar e inaugurar obras.

Desafortunadamente este proceso de licitación conlleva numerosas dificultades, que en general tienden a generar mayores costos, y no necesariamente se materializan las ventajas indicadas. De hecho su uso requiere mucho mayores exigencias de información, control y supervisión por parte de las unidades ejecutoras.

Recientemente, en un país que no nombraremos, se contrató la rehabilitación de 9 plantas de agua potable por este procedimiento, resultando en muchos mayores costos que lo esperado, y mayores tiempos de ejecución.

Nuestro comentario técnico analiza las ventajas y desventajas del uso de contratos llave en mano, y presenta las condiciones en las cuales tales tipos de contrataciones son efectivamente ventajosas, y los resguardos que hay que tener en ello. Se citan como ejemplos específicos las contrataciones de plantas de tratamiento de aguas residuales en Chile, y en el contrato del túnel del Interceptor Norte de aguas residuales en Medellín.

Esperamos que este comentario contribuya al uso cuidadoso y racional de este tipo de contratos y se evite su uso indiscriminado y precipitado bajo argumentos que han demostrado ser inválidos.

Comentarios

DÉJANOS TU COMENTARIO