EspañolEnglish

Puede que si, sin saberlo …

http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Bubbles_in_glass_of_water.jpgHace tres años, cansado de la cultura adicta al trabajo, mi familia y yo decidimos mudarnos a otro país. Los criterios de selección para nuestro nuevo destino incluyeron, no necesariamente en este orden: las oportunidades de empleo, la calidad del sistema educativo, la cantidad de áreas verdes, y el nivel de estrés “medioambiental”. En pocas palabras: un lugar donde pudiésemos ser felices.

Pero ¿cómo podemos medir el nivel de felicidad de un lugar? Bután es el único país que mide oficialmente la felicidad nacional bruta, y en ese momento, sonaba como una opción demasiado ambiciosa.

Resulta que tenía que convertirme en un experto en epidemiología de alcantarillado, una disciplina científica relativamente reciente que trata de demostrar objetivamente los peores hábitos de una sociedad. En términos científicos de la epidemiología de alcantarillado, “se utilizan balances de masa para respaldar mediciones extrapolares de las concentraciones en los afluentes de residuos de  medicamentos apropiados para evaluar el nivel de uso de drogas ilícitas en las poblaciones río arriba”.

En términos más simples: si suponemos que cuando estamos apagados y deprimidos, tendemos a consumir más alcohol y drogas, de nuestra orina en el alcantarillado se puede producir una especie de índice de “felicidad” que proporcione una fotografía instantánea del estado de ánimo social.

Un estudio realizado en Noruega en aguas residuales mostró patrones muy interesantes en el consumo de drogas durante el año, con el nivel de éxtasis en apogeo en mayo. Sospechosamente estas fechas son cercanas a las celebraciones de fin de semestre de primavera en las escuelas secundarias, periodo que se extiende del 1 al 17 de mayo. ¿Qué quiere decir esto, además de que mi hijo probablemente nunca irá a estudiar a Noruega? ¿Cómo se comparan estos resultados con otros países europeos? En 2012, un ambicioso estudio aplicó el enfoque de forma simultánea en 19 ciudades europeas, lo que facilitó la comparación directa de las descargas en las aguas de drogas ilícitas en Europa durante una semana. El consumo de cocaína, por ejemplo, fue más alto en Europa occidental y central, y menor en el norte y este de Europa.

¡Bingo! La toma de muestras de aguas residuales podría ser mi criterio de decisión final para nuestra mudanza familiar.

Lo que no he tomado en cuenta hasta ahora es que muchos medicamentos, incluyendo antidepresivos y antibióticos, puede que se encuentren en nuestra agua potable. Las plantas de tratamiento de aguas residuales más modernas están diseñadas para eliminar residuos sólidos y bacterias, pero no para detectar productos farmacéuticos. Y adivinen qué: la exposición a largo plazo a este cóctel de fármacos a dosis bajas podría perjudicar nuestra salud. ¡La OMS inclusive tiene una guía sobre este tema!

Después de tanto pensar en dónde vivir, mi nueva interrogante sobre mis criterios se ha convertido en: ¿seremos más felices bebiendo Prozac (y nos mudamos entonces a Londres) u hormonas (y nos vamos de aventureros a la costa Este en San Francisco)?

Vaya usted a saber…

Are you taking Prozac?

You might be without even knowing it…

http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Bubbles_in_glass_of_water.jpgThree years ago, tired of our workaholic culture, my family and I decided to move to another country. Selection criteria for our new destination included, not necessarily in order: job opportunities, quality of the educational system, amount of green areas, and level of “environmental” stress. In few words: a place where we could be happy.

But how could we gauge the level of happiness of a place? Bhutan is the only country that officially measures gross national happiness and at the time, it sounded a little too ambitious as a destination.

Turns out, I had to become an expert in sewer epidemiology, a fairly recent scientific discipline that tries to provide truly objective evidence of the worse habits of a society. In scientific terms, in sewer epidemiology, “mass balances are used to back-extrapolate measurements of wastewater influent concentrations of appropriate drug residues to assess the parent illicit drug’s level of use in upstream populations”.

In simpler terms: if the assumption holds true that when we are blue and depressed, we tend to consume more alcohol and drugs; then our urine in the sewerage could produce a sort of “happiness” index and provide a snapshot of the social mood.

study carried out in Norway on wastewater showed very interesting patterns in drug consumption during the year, with the level of Ecstasy peaking in May. It was suspiciously close to the celebration of the end of high-school spring semester, which runs between May 1 and May 17! What does this mean, besides that my son will never (ever) go study in Norway? How does it compare to other European countries? In 2012, an ambitious study applied the approach simultaneously in 19 European cities, making it possible to directly compare illicit drug loads in Europe over a 1-week period. Cocaine use, for example, was higher in Western and Central Europe and lower in Northern and Eastern Europe.

Epiphany! Collecting wastewater samples could indeed become my ultimate decision criterion for my family move.

What I did not take into account, at that time, is that many drugs, including antidepressants and antibiotics, are making their way back in our drinking water. Even the most modern wastewater treatment plants are designed to remove solids and bacteria, but not screen for pharmaceuticals. And guess what: long-term exposure to this low-dose drug cocktail could prove harmful. The WHO even wrote a guide on this!

After so much thinking about where to move, my new criterion has thus become: will I be happier drinking Prozac (a move to London) or sex hormones (a move to San Francisco)?

You go figure…

Comentarios 6
  • Consommation d'énergie
    Responder

    Muy interesante!

  • Consommation d'énergie
    Responder

    Muy interesante!

  • Consommation d'énergie
    Responder

    Muy interesante!

  • Luis G
    Responder

    Marcello:

    excelente nota.
    Humor, realidad, presente y futuro de nuestra visión de felicidad, o por lo menos de estabilidad emocional, más allá del individuo, de nuestra familia.
    Mi hija vive en DC, ¿que estará tomando?

  • Luis G
    Responder

    Marcello:

    excelente nota.
    Humor, realidad, presente y futuro de nuestra visión de felicidad, o por lo menos de estabilidad emocional, más allá del individuo, de nuestra familia.
    Mi hija vive en DC, ¿que estará tomando?

  • Luis G
    Responder

    Marcello:

    excelente nota.
    Humor, realidad, presente y futuro de nuestra visión de felicidad, o por lo menos de estabilidad emocional, más allá del individuo, de nuestra familia.
    Mi hija vive en DC, ¿que estará tomando?

DÉJANOS TU COMENTARIO