Combatir los problemas de género y la violencia contra las mujeres con datos
Hacia el desarrollo efectivo
  • Acerca

    Este blog resalta ideas efectivas en la lucha contra la pobreza y la exclusión, y analiza el impacto de los proyectos de desarrollo en América Latina y el Caribe.
  • ¿Sirven las encuestas y las redes sociales para incorporar la perspectiva de género en los proyectos de desarrollo?

    18
    Nov
    2016

    Por

    Por Tracy Betts

    Photo: Getty images.

    Foto: Getty images.

     

    Desde los inicios de mi trabajo en evaluación en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), estaba convencida del valor de contar con información rigurosa y datos fiables para la formulación de políticas públicas y programas de desarrollo efectivos. Sin embargo, entender cómo utilizar esos datos para garantizar que el Banco alcanzara sus objetivos estratégicos fue una pregunta que se resolvió un poco más tarde.

    Corría el año de 1997. Era líder del equipo encargado de un proyecto del Banco destinado a reducir la delincuencia y prevenir la violencia en Uruguay. Era la primera vez que se tenía una solicitud expresa para este tipo de proyecto en el BID y el tema “Mujeres en el desarrollo” ya constituía una prioridad institucional. De esta manera, como parte de la preparación de este proyecto, exploramos el tema de la mujer y la violencia. Por esta razón , realizamos entrevistas en persona a 545 mujeres para comprender la naturaleza y la incidencia de la violencia doméstica.

    Nos sorprendió mucho saber que casi la mitad de las mujeres entrevistadas (47,3%) había sufrido alguna forma de violencia doméstica en los 12 meses anteriores a nuestra intervención, y casi el 23% reportó violencia “severa”. Cuando compartimos estos resultados con las autoridades uruguayas, el entonces Ministro del Interior accedió de inmediato a garantizar que el proyecto incluyera la financiación necesaria para realizar campañas de sensibilización sobre el tema, prevenir la violencia contra las mujeres y ampliar los servicios para tratar a las mujeres afectadas.

    Esta experiencia viene a mi mente en este momento, cuando nos preparamos para conmemorar el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer el 25 de noviembre, porque, entre otras cosas, ilustra la importancia de recopilar datos fiables que no solo miden el alcance del problema, sino que también pone de relieve la urgencia de tomar medidas para resolver este tipo de asuntos.

    En aquel entonces, teníamos que confiar en consultores especializados para capacitar a los entrevistadores que luego realizarían cientos de entrevistas en persona para luego sistematizar las respuestas y analizar los datos. Y aunque este tipo de entrevistas se necesita aún, gracias a la tecnología, hoy, tenemos otras opciones para recopilar información sobre problemas apremiantes en la región. Y, recientemente, hicimos precisamente eso para analizar la perspectiva de género.

    En nuestro estudio “La perspectiva de género en América Latina y el Caribe: Análisis de métodos mixtos de políticas, percepciones y redes sociales” (disponible en inglés solamente), utilizamos los siguientes cuatro instrumentos:

    • Encuestas de opinión aplicadas de varias maneras a una amplia gama de individuos en toda la región: funcionarios gubernamentales, prestatarios del sector privado, miembros de la sociedad civil, académicos y beneficiarios delos proyectos, entre otros, con el fin de entender cómo ésta muestra de personas percibía la igualdad de género como una tema asociado al desarrollo.
    • Un algoritmo de texto desarrollado por nuestro equipo, el cual nos ayudó a analizar todas las referencias y menciones a temas de género en nuestros propios documentos estratégicos y operativos, así como en planes de desarrollo nacional.
    • Un tablero de resultados automatizado que compila indicadores de género por país; y,
    • Una metodología para analizar las conversaciones en las redes sociales con el fin de entender cómo los ciudadanos están hablando de temas relacionados con temas de género.

    La mala noticia es que la violencia contra las mujeres continúa afectando a la región. La buena noticia es, sin embargo, que las cuestiones de género son una prioridad. Y ahora tenemos instrumentos de bajo costo para captar datos relevantes y oportunos para mejorar nuestro diálogo continuo con nuestros homólogos de los países miembros, así como el diseño de intervenciones de desarrollo personalizadas para abordar estos temas.

    Como Jefa de la División de Monitoreo Estratégico de la Oficina de Planificación Estratégica y Efectividad en el Desarrollo del BID, mi trabajo, junto con un talentoso equipo de mujeres y hombres, es medir y monitorear el desempeño del Banco en varias dimensiones, en particular, qué tan efectivamente implementa sus prioridades estratégicas. Durante mis 30 años de carrera como profesional en temas de desarrollo, y después de haber trabajado en el área operativa del Banco, tanto en la sede del Banco como en los países que servimos, sé que una cosa es imponer la incorporación de la perspectiva de género, y otra cosa es asegurarse de su implementación.

    Estoy convencida de que el BID está bien posicionado para ayudar a nuestros países miembros prestatarios a abordar los diversos ángulos de la igualdad de género, el empoderamiento de la mujer y la violencia contra las mujeres. La clave es seguir escuchando, aprovechando nuestra capacidad de analizar datos, aprovechando nuestra vasta experiencia técnica y experiencia en la región, y –por último, pero no menos importante– continuar integrando una perspectiva de género en todo lo que hace el BID. Sin ella, será poco probable que seamos exitosos y que logremos  plenamente cumplir el mandato del BID de promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer en la región.

    Sin embargo, podemos y debemos ir mucho más allá de la perspectiva de género: dada la naturaleza multidimensional del desarrollo, existen numerosas oportunidades para aprovechar estas herramientas para abordar otros temas transversales clave como el cambio climático, el fortalecimiento institucional y el estado de derecho, entre otros. A través de estas herramientas, podemos identificar mejor los problemas más apremiantes que enfrenta América Latina y el Caribe hoy en día y analizar y conectar la vasta cantidad de información que tenemos a disposición para producir información más manejable y útil para todos. Estamos muy animados con las infinitas posibilidades que este trabajo presenta y esperamos que de la misma manera los inspire a ustedes.

    El estudio “La perspectiva de género en América Latina y el Caribe: Análisis de métodos mixtos de políticas, percepciones y redes sociales” puede descargarlo aquí.

     

    Acerca del autor:

    Tracy Betts es la Jefa de la División de Monitoreo Estratégico de la Oficina de Planificación Estratégica y Efectividad en el Desarrollo del BID.

     

    Comentar el artículo

    Suscripción
    Categorías
    Archivos