¿Qué se consigue cuando los estudiantes diseñan su propia escuela?

¿Qué se consigue cuando los estudiantes diseñan su propia escuela?

Alison Elías María Soledad Bos 15 Septiembre 2016 Comentarios

 

¿Cómo te imaginas tu escuela ideal? ¿Qué espacios te gustaría que tuviera? Estas fueron las preguntas que un grupo de arquitectos pidieron responder, en forma de dibujos y bocetos, a los estudiantes de la Escuela Aurelia Rojas Burgos en la municipalidad de La Pintana en Santiago de Chile, antes de diseñar y planificar su renovación. ¿Qué pasa cuando se incluye a la comunidad y se toman en cuenta sus necesidades antes de planear la construcción/renovación de espacios escolares?

La localidad de La Pintana se fundó hace 35 años para acoger a personas desplazadas de otras comunas de Santiago. Las precarias condiciones con las que las familias fueron asentadas — tales como la escasez de servicios e infraestructura– trajeron consigo fuertes consecuencias económicas y la prevalencia de un sentimiento de desarraigo entre los habitantes. Actualmente, a pesar de las mejoras en la calidad de vida en el país, el Plan Anual de Desarrollo de la Educación Municipal de 2016, identifica a La Pintana como un área de alta vulnerabilidad. Es en este difícil contexto donde la Escuela Aurelia Rojas Burgos ha hecho una diferencia; poco a poco, la escuela ha dejado de ser un elemento más del paisaje urbano y se ha convertido en un verdadero refugio de esperanza que permite a niños y jóvenes abstraerse de su compleja realidad por unas horas y disfrutar de un espacio seguro para aprender, jugar, compartir y soñar.

Muchos de los dibujos que los arquitectos a cargo recibieron de los estudiantes, reflejaban la ausencia de espacios para jugar, para hacer deporte o para simplemente sentarse a conversar con los compañeros. El reto, sin embargo, no era menor: siendo una escuela de más de 800 estudiantes, no se disponía del terreno suficiente para ampliar las instalaciones. La creatividad de los arquitectos y el diálogo continuo con estudiantes, maestros y padres de familia fueron determinantes para materializar lo que en un principio tan solo eran bocetos.

escuela chile 2

Se reconstruyeron baños, talleres y aulas que fueron distribuidos en dos niveles, conectados con rampas y escaleras, y ordenados alrededor de una multi-cancha. A su vez, este espacio recreativo fue cubierto para tener un nuevo nivel que brindara un espacio adicional en altura para dar lugar a más actividades al aire libre. El resultado de esta transformación es inspirador: una escuela funcional e inclusiva, con espacios modernos, amplios para desempeñar diversas actividades físicas y sociales, y que al ser concebidos con la visión de la comunidad en mente son más atractivos y motivantes para los alumnos y docentes.

escuela chile 5

La historia de la Escuela Aurelia Rojas Burgos es una de tantas que merecen atención en la región. Al involucrar e integrar a la comunidad escolar en las fases de diseño, planificación, construcción y uso de infraestructura escolar, los diversos actores que hacen vida en la comunidad se apropian del proyecto, lo usan para el fin que se planeó y crean así un vínculo de cuidado y respeto que se evidencia en el largo plazo sobre el mantenimiento de las instalaciones.

Desde el BID, a través de la iniciativa “Aprendizaje en las Escuelas del Siglo XXI” impulsamos el diálogo entre autoridades de la región para intercambiar e identificar no solo mejores prácticas para la planificación, construcción y mantenimiento de infraestructura escolar, sino también para promover la importancia de socializar los diferentes proyectos y planes con todos los actores que son parte de la comunidad escolar.

Las escuelas deben inspirar e innovar, pero siempre pensando que son de la comunidad y para la comunidad. Te invitamos a conocer más de este proyecto regional visitando nuestro sitio web: http://www.iadb.org/infraestructuraescolar y a unirte a la conversación en Twitter, mencionando a @BIDEducacion y utilizando el hashtag  #infraestructuraescolar.

    Agregue un comentario

    Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *