Sigue a Horacio Terraza en twitter

Los espacios verdes son esenciales para el desarrollo urbano sustentable. Los parques, las plazas junto con los arboles urbanos no solo definen en gran medida la identidad y el atractivo de las ciudades: estos espacios abiertos contribuyen además a la calidad de vida de sus habitantes. Sin embargo,  existe un mínimo de espacio verde recomendable, pero ¿cuál es?

Con el equipo de la ICES (Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles) hicimos un relevamiento bibliográfico  rápido sobre “mínimos recomendados” y no encontramos  estudios conclusivos o que realicen un análisis extensivo y detallado al respecto.  Es común que las numerosas publicaciones que hacen referencia al tema tanto en la web como en papel se copien y multipliquen. Por ejemplo, uno de los datos  más citados en la web  es el mítico mínimo de 9m2 de espacios verdes públicos  por habitante, que habría recomendado la Organización Mundial de la Salud (OMS) a principios de los 90’s. En algunos casos se habla de 10m2 y en otros 12m2 siempre citando la misma institución. Sin embargo, nos ha sido imposible encontrar el documento fuente, inclusive revisando los documentos incluidos en los archivos del sitio web de la OMS.  Quizás exista un documento que en algún momento haya sugerido este valor, pero la fuente en si no es lo que más nos interesa sino conocer cual fue el criterio para determinarlo.

Analizando estudios realizados en Europa para referencia, en ciudades con valores de densidad poblacional comparables  a los de América latina, encontramos uno realizado sobre 386 ciudades (Fuller & Gaston 2009) que posee un rango de entre 4 m2 por habitante en Cádiz (España) o Reggio Calabria (Italia)  hasta 300m2 en Liega (Bélgica). Este estudio es conclusivo en un aspecto:  los países del sur y del este de Europa (España, Italia, Portugal, Grecia, Polonia, República Checa, Bulgaria,  etc.) parecerían estar más cercanos a un promedio en torno a los 10-15 m2 por habitante, mientras que los del norte (Escandinavia, Alemania, Holanda, Bélgica, etc.) estarán  por encima de los 50m2 por habitante.   Otro estudio  (Levent, Vreeker & Nijkamp, 2004) realizado en 25 ciudades, se mueve en un rango de entre 2.6 m2 por habitante en Estambul (Turquía) y  11. 8 m2 por habitante en Sarajevo (Bosnia y Herzegovina) hasta 144 m2 por habitante en Edimburgo (Escocia), con un promedio cercano a los 49m2 por habitante.  Esto nos sugeriría que un valor razonable estaría mas cerca de los 50m2 por habitante? Tampoco, pero al menos es una referencia basada en una tendencia de países con diferentes niveles de desarrollo.

En este contexto, donde se encuentran las ciudades de Latinoamérica? Realizamos un primer relevamiento  para las ciudades que participan de la ICES (la fuente de información son los municipios mismos) y adicionamos otras ciudades de la región y lo reflejamos en la tabla adjunta (podemos proveer la fuente de datos). Como se ve ya sea en relación al supuesto estándar recomendado por OMS  o a la media Europea, las ciudades de nuestra región se encuentran bien por debajo, siendo Curitiba la excepción que alcanzaría valores similares a los de los países del norte de Europa.

Si bien se podría establecer una relación preliminar entre nivel de desarrollo económico de los países y los espacios verdes públicos (se debería realizar un estudio exhaustivo), Curitiba nos deja una luz de esperanza en el sentido que mediante políticas activas municipales podemos revertir la tendencia regional.