Por Sebastián Lew

walking

No hay que ser un experto en planificación urbana para apreciar el valor de los espacios verdes públicos. Somos muchos los que nos acercamos a un espacio verde para hacer deporte, pasear o leer un libro en un lugar más agradable.

Sin embargo, cada vez son menos las personas en el mundo que tienen acceso a parques urbanos u otras áreas con vegetación. Por un lado, la población urbana crece a un ritmo mucho mayor en relación con los espacios verdes. Las ciudades  de América Latina reflejan este déficit creciente. Por otro lado, la  distribución  -y calidad- de los espacios verdes existentes tiende a ser cada vez más desigual al interior de las ciudades. Los estudios que hemos realizado en las ciudades incluidas en la ‘Iniciativa Ciudades Emergentes y Sostenibles’ confirman esta tendencia. Las personas que habitan en los barrios más pobres tienen menos acceso a espacios verdes de calidad. La expansión urbana descontrolada en muchas ciudades latinoamericanas, principalmente a través de asentamientos irregulares, dificulta la planificación y agrava esta situación.

Además de profundizar las inequidades existentes, esta tendencia presenta serios riesgos para la sostenibilidad urbana y en especial, para la salud pública. Las numerosas investigaciones sobre el tema señalan una fuerte relación entre espacios verdes urbanos y la salud física y mental. Si bien se trata de una relación compleja mediada por muchos factores, los estudios aportan evidencia concreta relacionada a las diversas maneras en que el acceso a espacios verdes contribuye a la salud y al bienestar de la población:

1. Promueven la actividad física. Diversas investigaciones corroboran una asociación positiva entre el acceso a espacios verdes y la predisposición a hacer ejercicio, en todos los grupos de edad. La actividad física regular disminuye la prevalencia de sobrepeso y obesidad, quinto factor de riesgo de defunción en el mundo –debido a que aumentan el riesgo a enfermedades cardiovasculares, a diabetes, y a determinados cánceres.

2. Contribuyen a la salud mental. Otros estudios recientes, como el realizado por un equipo de investigadores holandeses, revelan que la prevalencia de 15 de 24 grupos de enfermedades es menor para aquellas personas que tienen mayor proporción de espacios verdes en un radio de un kilometro alrededor de sus hogares. Dicha investigación encontró que la relación es aun más fuerte en el caso de enfermedades mentales, como trastornos de ansiedad y depresión, en particular.

3. Proporcionan oportunidades para el desarrollo de relaciones sociales. El acceso a espacios verdes, según indican otras investigaciones, se correlaciona positivamente con la interacción comunitaria y la cohesión social al proveer espacios de encuentro inclusivos. Un estudio realizado en 59 espacios públicos de un barrio de vivienda social en Chicago, por ejemplo, encontró que la actividad social era un 83% mayor en aquellos espacios que contaban con vegetación.

4. Disminuyen los riesgos del ambiente urbano y el cambio climático. Los espacios verdes preservan la biodiversidad en las ciudades; reducen los riesgos de inundación; filtran ruidos molestos; y retienen partículas de polvo y contaminantes atmosféricos. Asimismo, estudios recientes predicen que un 10% más de espacios verdes en áreas urbanas, permitiría mantener las temperaturas a solo 1°C por encima de los valores actuales, moderando el impacto del calentamiento global en estas ciudades.

Ante esta evidencia, las ciudades de América Latina deberán crear más oportunidades para vivir en contacto con la naturaleza en las zonas urbanas. Esto significa también evitar que el crecimiento urbano genere nuevos déficits de espacios verdes en el futuro. El desafío para las ciudades consistirá en definir, junto con los ciudadanos y a partir de recursos siempre escasos: ¿Cuanto más espacio verde se necesita?, ¿de qué tipo y con qué funciones?, ¿dónde ubicarlos y cómo interconectarlos? y ¿cómo mantenerlos en buen estado utilizando mecanismos innovadores? Para responder estos interrogantes el rol de la planificación urbana será imprescindible.

Sebastián Lew es analista en planificación urbana del BID. El artículo fue publicado originalmente por el Blog de ciudades emergentes y sostenibles del BID.

Articulos Recomendados

DÉJANOS TU COMENTARIO

Contáctanos

Si tienes dudas y comentarios acerca de este blog te puedes comunicar con nuestro equipo y con gusto te ayudaremos.

ESCRIBE Y PRESIONA ENTER PARA BUSCAR