Colombia: Instituciones, la clave de la transparencia

Minería en Colombia – Creative Commons

En la última década, las Industrias Extractivas han jugado un papel significativo en América Latina y el Caribe. En Colombia, las IE han sido el principal dinamizador macro económico en los últimos años, y son una de las principales fuentes de financiación de la inversión pública local gracias al recaudo de regalías, impuestos y otros dividendos asociados [1].

Hoy por hoy los países de la región y el mundo con presencia de IE deben hacer más con menos. Una abrupta caída en los precios de los commodities, un lento desarrollo de los factores de competitividad, y un incremento de la conflictividad en torno a las IE, han puesto “en jaque” su gobernabilidad.

Hacer más con menos significa innovar, y uno de los ámbitos donde esto es posible es en el campo institucional. La experiencia de Colombia en la materia, indica que los stakeholders demandan más eficiencia y más transparencia, y para ello, es necesario dotar de capacidades a las instituciones públicas no solo para prestar servicios pertinentes de forma oportuna, sino para adoptar las mejores prácticas internacionales.

Al respecto existe una tendencia a asumir que la adopción de estándares representa “per se” alcanzar la calidad, sin embargo, la realidad evidencia que la calidad, e incluso el mejoramiento que puede resultar de su implementación, no es automático. La adopción de un estándar no será exitosa si el Estado no fortalece, por el camino, sus capacidades.

Un Must: fortalecer las instituciones

planeacion

                     Fuente: DNP, Conpes 3839/2015.

En un trabajo entre el Banco Interamericano de Desarrollo – BID y el Gobierno Colombiano iniciado en 2013, por ejemplo, se determinó que la institucionalidad de las IE recientemente creada es aún prematura y necesita fortalecer tres aspectos críticos si quiere mejorar su desempeño en el corto plazo: Planeación, Información, y Control. Sin embargo, dentro del abanico de posibilidades existen soluciones puntuales que, de concretarse, pueden generar grandes resultados:

  • Ajustar los principales procesos y trámites de las autoridades minera y petrolera para mejorar la eficiencia en la prestación de servicios y la atención al ciudadano.
  • Consolidar la Unidad de Planeación Minero Energética como autoridad para la Gestión de Información en el sector.
  • Mejorar la calidad y acceso a información aprovechando las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC).
  • Fortalecer y optimizar los esquemas de fiscalización minera y petrolera incorporando buenas prácticas y experiencias internacionales.
  • Acompañar la presentación del primer reporte EITI de conciliación de cuentas y su divulgación en el país.

 

¡ A innovar !

Uno de los principales argumentos del gobierno nacional para respaldar al sector son los recursos que las industrias extractivas generan en la economía nacional. Los recursos provenientes de las industrias extractivas sostienen gran parte de la inversión en temas prioritarios para el desarrollo, como educación y salud. Sin embargo, aún no es claro en qué se traducen y de qué manera un buen uso de estos recursos puede fortalecer la imagen del sector.

Al respecto, se han dado pasos importantes como la plataforma Mapa Regalías . Mapa RegaliasDe manera práctica, el instrumento permite consultar en línea y de forma georeferenciada, el origen y uso de los recursos de regalías bajo una lógica de Gestión para Resultados en el Desarrollo, con lo cual es posible conocer cómo los recursos de las IE se transforman en inversión pública y bienestar social, como se presenta en el siguiente video (inglés) y (español).

Como se destaca en la publicación Gobernanza con transparencia en tiempos de abundancia” (BID, 2014), Mapa Regalías / Mapa Inversiones ha recibido un reconocimiento internacional por dar un salto institucional hacia la transparencia de las IE y la gestión pública en Colombia.

La exitosa implementación de Mapa Regalías / Mapa Inversiones permitió que el gobierno colombiano considerara concretar su candidatura a la Iniciativa de Transparencia para las Industrias Extractivas – EITI. Este estándar, busca clarificar la información relacionada con las contribuciones económicas de las Industrias Extractivas y sus usos por parte del Estado soportada en una plataforma de diálogo tripartita entre el Estado, las empresas y la sociedad civil.

Pero adicionalmente, gracias a la existencia de Mapa Regalías/Mapa Inversiones, Colombia puede convertirse en el primer país EITI en incorporar un reporte electrónico y on-line en el corto plazo exportando la experiencia a casi 38 países. Colombia está llamado a innovar.

Así las cosas, la optimización de Mapa Regalías/Inversiones en el marco de la EITI representa una excelente oportunidad para que Colombia cuente con información clara sobre las contribuciones económicas del sector (impuestos, regalías, canon, etc.), y sus usos, mejorando así el acceso a la información, aportando insumos para la toma de decisiones en asuntos críticos como el government take o sobre la estructura de los esquemas tributarios, y generando insumos para mejorar la rendición de cuentas y el control social del sector minero energético.

Impulsar estrategias para mejorar la transparencia en las IE, envía una señal clara a ciudadanos, inversionistas e instituciones financieras, y contribuye a facilitar el diálogo, mitigar la desinformación y propiciar la acción colectiva. La clave está en las instituciones.

Diálogo especializado como plataforma de cambio

La buena gobernanza de las IE implica que el proceso de toma de decisiones involucre al sector público, privado y a la sociedad civil. Al respecto, persiste no solo una deuda informativa y comunicacional importante, sino la necesidad de abrir espacios de diálogo efectivo que permitan pensar las IE abordando más que los problemas, las soluciones.

El 13 de noviembre de 2015, el Banco Interamericano de Desarrollo – BID y las Revistas Semana y Dinero, convocaron a expertos y autoridades a pensar estos temas de manera sistemática y fuera de la caja”. Se espera que esta iniciativa permita construir una agenda en la materia a partir de la cual se generen insumos para mejorar los procesos de toma de decisiones sectoriales. ¿De que se habló?

  • Si bien existen desafíos pendientes, el contexto actual requiere mirar el vaso medio lleno. Colombia ha dado pasos importantes en mejorar la institucionalidad publica y esto ha tenido un impacto positivo en el sector.
  • En tiempo de precios a la baja se deben buscar alternativas para fortalecer la planeación, la gestión y el control.
  • Las debilidades en la institucionalidad en el mediano y largo plazo van en detrimento de la competitividad y la sostenibilidad del sector.
  • Es imprescindible identificar las debilidades institucionales que existen en las regiones y territorios, y empoderar a las autoridades territoriales (como Gobernaciones y Alcaldías) en la ejecución de políticas para el sector.
  • La transparencia y el acceso a la información, son un elemento sin el cual no es posible consolidar el rol del sector en el desarrollo social y económico del país.
  • Es posible construir acuerdos y encontrar soluciones conjuntas entre el Estado, las empresas y las comunidades.
  • Los estándares internacionales como la Iniciativa para la Transparencia en las Industrias Extractivas (EITI) y Gobierno Abierto, serán determinantes para mejorar la toma de decisiones, el diálogo y fomentar un ambiente más favorable a la inversión.
  • El sector minero energético es complejo. La información técnica no siempre es entendida por los ciudadanos y los medios de comunicación juegan un rol primordial en entender y divulgar adecuadamente la realidad sectorial.

[1] El sector pasó de generar USD$9.100 millones en 2010 por concepto de regalías, impuestos y participaciones a USD$19.700 millones en 2013 (datos del Ministerio de Minas y Energía).

 

PrintFriendly and PDF
diegoar
Sobre el autor
Diego Arisi es Especialista Líder en Modernización del estado en la oficina de Representación del BID en Colombia. Tiene más de 20 años de experiencia profesional en el ámbito del sector público. Ha liderado el diseño y ejecución de diversas operaciones de préstamos en América Latina. Antes de incorporarse al Banco se desempeñó como asesor del Viceministro de Economía y Obras Públicas de Argentina donde fue nombrado como Gobernador Alterno del BID y el BCIE. Ha publicado diversos artículos sobre temas de rendición de cuentas y de la gestión pública. Es licenciado en Derecho de la Universidad de Buenos Aires y posee un Máster en Estudios Jurídicos Internacionales de la Universidad de Georgetown.
  1. Daniel Meza Palma Reply

    Interesante artículo. El tema de las compras del gobierno tiene varias aristas en relación con la transparencia.

  2. Daniel Meza Palma Reply

    Recomiendo mi artículo “Institucionalidad” en mi blog.

Comenta

*