Tres razones para el optimismo en la lucha contra la corrupción

contra la corrupcion

Creative Commons

La corrupción parece ejercer una atracción irresistible en las economías emergentes de América Latina. Los brasileños también expresan su indignación por la corrupción relacionada con la sobrefacturación de proyectos de la petrolera Petrobras – la petrolão. El tan esperado informe de la empresa para 2014 publicado el 22 de abril reconoce que la corrupción le ha costado más de $2 mil millones de dólares US (€1800 millones de euros). Una seguidilla de revelaciones han conmocionado a los chilenos, uno de los países más íntegros de la región.

En este contexto, ¿hay lugar para el optimismo? Aquí tres grandes razones porqué la realidad del futuro podrá ser mejor que la del pasado.

  1. En primer lugar, se acabó la era de una cierta resignación e inclusive fatalismo frente a las prácticas corruptas. Los latinoamericanos que expresan su indignación en las calles son el reflejo de sociedades menos tolerantes, mejor informadas, más conectadas. Tienen mayor consciencia de sus derechos y exigen el aumento de la transparencia en las políticas públicas así como mejores servicios públicos. La sociedad civil es más crítica y los medios de comunicación más profesionalizados. En la década de 1960, los brasileños absolvían la corrupción de Ademar Pereira de Barros -político de Sao Paulo-, afirmando que “roba pero actúa” (rouba mas faz.) Esos días están irremediablemente agotados. La intolerancia de los latinoamericanos hacia la corrupción se junta con una mayor exigencia de integridad en la política. Se demandan igualmente eficacia en el gasto público y servicios públicos de calidad. Las redes sociales permiten nuevas formas de movilización social.
  2. Por otro lado, las respuestas legales e institucionales a los escándalos de corrupción reflejan una maduración de los sistemas políticos. En Chile, la respuesta del poder judicial ha sido expeditiva, incluso resultando en la privación de libertad para varios involucrados en financiamiento ilegal de campañas políticas. La Presidenta Michelle Bachelet ha nombrado un consejo independiente cuyo informe presentado el 28 de abril – tras tan sólo 45 días de haber sido encomendado – recomienda una serie de medidas contra los conflictos de intereses y el tráfico de influencias. En Brasil, el activismo de los jueces federales refleja el fortalecimiento y la mayor independencia del poder judicial. El Tribunal Supremo ha autorizado la apertura de investigaciones preliminares en contra de 49 políticos el 7 de marzo pasado. En México, el gobierno de Enrique Peña Nieto avanza con una serie de reformas constitucionales para fortalecer los poderes del sistema nacional de lucha contra la corrupción, entre los cuales la Auditoria Superior de la Federación y la Corte de Justicia Administrativa. El parlamento aprobó las reformas constitucionales necesarias el 21 de abril.
  3. Por último, se reducen las lagunas legislativas y jurídicas que favorecen las prácticas corruptas – lo que los anglosajones llaman “loopholes”. La corrupción abarca un gran número de prácticas ilegales. En esta constelación de prácticas ilegales, las oportunidades para la corrupción se han reducido. Por ejemplo, 19 países han aprobado leyes de transparencia y de acceso a la información. Se han dotado de portales de transparencia gubernamental, inclusive antes que algunos países europeos. Las nuevas tecnologías permiten al tiempo más transparencia y más eficiencia en la gestión. La mayoría de los países de la región han introducido sistemas de adquisiciones públicas en línea. Paralelamente se han fortalecido los sistemas de gestión de las finanzas públicas, los informes financieros y los controles sobre el destino de fondos públicos. Muchos países están regulando la financiación de los partidos políticos y las campañas electorales. También se busca mitigar los conflictos de interés y fortalecer la probidad de los políticos y funcionarios públicos. El reto sigue siendo garantizar que las leyes aprobadas sean plenamente aplicadas y que las reformas institucionales se implementan eficazmente. La región ha aumentado también sus compromisos internacionales. Por ejemplo, 15 países de la región se han unido a la Alianza para el Gobierno Abierto, que supone una serie de compromisos para fortalecer la integridad pública y la transparencia en los gobiernos. Otros, como Colombia y Perú, participan en la Iniciativa para la transparencia en las industrias extractivas, la cual busca mejorar la transparencia en la gestión de los ingresos de la minería y la bonanza del petróleo.

 

En 1755, Jean Jacques Rousseau escribía en su Discurso de economía política “que un gobierno ha llegado al último grado de corrupción cuando ya no tiene otro nervio que el dinero.” América Latina ya no está bajo el yugo de los kleptocracias autoritarias. Las sociedades latinoamericanas se han vuelto más exigentes con sus gobiernos y son menos tolerantes con la corrupción. Estas tendencias de fondo son razones para ser optimistas.

PrintFriendly and PDF
Carlos Santiso
Sobre el autor
Carlos Santiso (Ph.D) es el Jefe de la División de Capacidad Institucional del Estado del Banco Interamericano de Desarrollo. Antes de unirse al BID, fue el Gerente de Sector de la División de Gobernabilidad del Banco Africano de Desarrollo (ADB), basado en Túnez entre 2007 y 2011. Previamente se desempeñó como asesor de gobernabilidad y finanzas públicas del Departamento de Desarrollo Internacional (DFID) del Reino Unido entre 2002-2007, Oficial Superior de Programas en el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral entre 1996 y 2000, así como Asesor en la Oficina del Primer ministro francés entre 1995 y 1996. Ha trabajado en más de una docena de países de África y América Latina para un gran número de organizaciones de diferentes capacidades, incluso como consultor. Graduado del Institut d'Etudes Politiques de París y de la Universidad de Columbia, es doctor en economía política comparada de la Universidad Johns Hopkins y ha escrito extensamente sobre democracia, gobierno y ayuda. Su libro más reciente, La economía política del presupuesto público y de la auditoría gubernamental, fue publicado en 2009 por Routledge.
  1. Sebastián Reply

    Estimado Carlos, al leer su artículo tuve la impresión de que usted muestra, sobre todo en los puntos 2 y 3, resultados más que causas. ¿Qué provoca la maduración de los sistemas políticos y la reducción de las lagunas legislativas?
    Por otra parte, pienso el caso de Argentina y parece ser diferente en todas las categorías. La resignación y el fatalismo con la corrupción es todavía imperante y se refleja en el liderazgo del candidato del FPV. El sistema político no ha alcanzado la maduración de sus vecinos en lo que respecta al facilitamiento de las investigaciones sobre las sospechas de corrupción ni en el fortalecimiento de instituciones fiscalizadoras (existe el ejemplo de la Oficina Anticorrupción, que fue debilitada y desactivada ya hace algunos años). Por último, las lagunas legislativas siguen siendo enormes, como lo refleja el decreto de transparencia de 2003 (N° 1172), muy deficitario en relación a las regulaciones de los vecinos.

  2. Roberto Pineda Canizales Reply

    Creo que es importante todos los refuerzos que en materia de transparencia se realizan por mejorar la administracion de los fondos públicos y sus leyese
    Me parece importante que se pueda realizar un foro con los presidentes de los países que ocupan los primeros lugares sobre este tema y poder elaborar conjuntamente con ellos una carta de intención o protocolo que permita establecer algunas rutas para terminar con este mal que se puede convertir en una lastimosa pandemia.

  3. Sergio Reply

    Para el caso de México no es necesario con emprender esas reformas a las que se hace referencia para combatir la corrupción. En realidad, en este país el aparato estatal presenta corrupción vista desde el tamaño del gobierno y los elevados sueldos de diputados y senadores, entre otros políticos, además, de la toma de poderes por parte de personas sin la capacidad política y social. De verdad, el problema de corrupción es alarmante y no se ve ninguna intervención insitucional para reducirla, pero sí la inquietud de la población por las consecuencias que se observan con desigualdad del ingreso, pobreza, bajo crecimiento económico, escasa innovación tecnológica, y otros más.

  4. Juan Vicente Martínez Reply

    Considero que todos en América Latina tenemos un cansancio muy grande por la falta de transparencia de los gobiernos, yo en lo particular hablo de Guatemala, ya se llegó a un punto en el que no se quiere a ninguno que venga de la clase política existente. Esto debido a que la situación de corrupción ya rompió record, aunque no haya empezado con éste gobierno, pero tampoco este gabinete ha hecho nada por solucionarlo, más bien se han insertado a la corrupción y la han hecho crecer. Personeros con cargos de importancia en el gobierno se ven manchados por sus malos manejos, los cuales ya se han vuelto costumbre en cada uno que llega a presidencia del Seguro Social, a las cortes, a los ministerios y direcciones generales de Salud, Educación, Energía y minas, etc. Definitivamente se deberá tomar una opción en las próximas elecciones de Septiembre, pero también se debe implementar de alguna forma la auditoria social, que cada uno sea observador de lo que se gesta en el gobierno y si hay algo que no sea correcto que lo denuncie. La concientización de la mayoría y la educación en materia de gobiernos locales y gobierno central es importante para poder reingenierizar al estado. Las reformas legales necesarias se deben poner en marcha de inmediato y los consensos con la población deben ser constantes. Pero son millones de personas sin paz social, e incluso los USA, tienen problemas sociales grandes que resolver aunque ellos los escondan, Al igual esta Europa, en fin lo mejor será mejorar el entorno de cada uno ya que cada ser humano es el principal agente de cambio, para provocar el cambio y mejorar la situación social, ambiental y humana del mundo.

  5. Marcial David Morales Pérez Reply

    Entiendo perfectamente su articulo, lamentablemente la mayoría de países están inmersos en la corrupción, que esto es de siglos, el poder corrompe y cuando un pueblo no esta educado ni conectado a la realidad pues ignoran lo que los funcionarios hacen a espaldas de ese pueblo subdesarrollado, podría atreverme a decir que la corrupción esta en la sangre de muchos no de todos, herencia de los conquistadores en el caso de Guatemala, quienes llegaron a este bendito suelo de Guatemala, fueron españoles y su descendencia por siglos vienen gobernando, mi pueblo estaba dormido, pero hace poco que despertó y se ha plantado en varias manifestaciones exigiendo que el gobierno de Otto Pérez Molina renuncie, ya ganó la primera batalla con la salida de la Vicepresidenta Roxana Baldetti, hoy está encimando para que el presidente también renuncie, las tres razones de que habla este articulo son las que prevalecen en mi país. 1. La manifestación Popular 2. Reaccion de la Corte Suprema de Justicia y el congreso ante la actitud actual del pueblo. 3. Considero que la CSJ y el Congreso ya empezaron a visualizar que el vacio que tenia la corrupción se esta estrechando en contra de ellos. Va llegar el momento que el pueblo logra que se vaya el presidente, después le tocaran a los del congreso y Corte Suprema de Justicia si no moderan su actitud de corrupción.
    Los valores y principios morales se perdió en muchos funcionarios, no hay temor a Dios, mucho menos hay amor por el prójimo, las expresiones de los corruptos están fuera de toda expresión humana.

  6. Bibiana Reply

    Pero qué pasa cuando tenemos la corrupción en los mandos medios, como suele suceder en la gran mayoría de los casos , como ejemplo mi País Costa Rica , el Presidente Luis Guillermo Solís lleva un Norte correcto en la lucha contra la corrupción , pero los mandos medios son la traba para que el Gobierno de turno haga su trabajo .
    Muchos de los empleados gubernamentales están subyugados al silencio a sabiendas que la corrupción se da en algunos mandos medios , y lo callan por temor , y en la gran mayoría de los casos el mismo gobierno se ve atado de manos , sencillamente porque los Sindicatos cuidan la espalda de los mandos medios.

  7. Bibiana Reply

    Para cortar el tentáculo de la corrupción , tiene que existir una Ley en una sola interpretación , ya que en algunos Países , como en nuestro la Ley se interpreta de varias maneras , motivo suficiente para que ” ese portillo abierto ” sea la propia salida de los y las corruptas , y terminan demandando al mismo Estado.

  8. Oscar Reply

    Carlos
    y que opinón te merece Panamá, que es muy reciente.

  9. Renatto Reply
  10. Genara Reply

    Es lamentable como la corrupcion se ha instalado en los paises latinoamericanos, particularmente no confio ya en las diferentes instituciones del Estado pero tenemos que ser conscientes que no podemos quedarnos de brazos cruzados y en la medida de nuestras posibilidades compartir informacion y conocimientos a traves de la formacion de organismos de grupos voluntarios para convencernos que depende de nosotros, depende a quien elegimos y no dejarnos influenciar por los medios de comunicación y formarnos politicamente.

  11. Mario Alberto Gómez Reply

    Una lectura no tan optimista, “¿De verdad la auditoría lucha contra la corrupción? En la red.

Comenta

*