EspañolEnglish

Soy italiano. Voy al baño. ¿Siempre me lavo las manos después de hacer mis necesidades por las mañanas? ¡Por supuesto que sí! Soy una persona que cuida diligentemente de su aseo personal. De acuerdo: ADMITO que cuando sólo voy a orinar y no me mojo accidentalmente los dedos, hay veces que puedo saltarme el lavado. Bueno, y si estoy saliendo apurado para el trabajo, tal vez me arreglo con un enjuague rápido de manos. De todos modos, el agua “lo limpia todo”, ¿no es cierto?

No, lamentablemente no es cierto. Hay tres cosas que deberíamos tener en claro:

  • Seamos honestos: no siempre nos lavamos las manos después de ir al baño;
  • Cuando lo hacemos, las lavamos a la ligera, medio distraídos y sin cantar dos veces el Cumpleaños Feliz (ver más abajo);
  • Cuando no lo hacemos, ¡nos podemos estar convirtiendo en vectores de enfermedades!

Veamos algunos detalles:

  • Las estadísticas muestran que en Italia sólo el 57% de la gente se lava automáticamente las manos. En España y Francia, algo más del 60% asegura que se lava cuidadosamente las manos luego de ir al baño, y el panorama general puede ser mucho peor.
  • Los estudios revelan que el 95% de las personas no sabemos cómo limpiarnos bien las manos. Una adecuada limpieza de manos lleva el mismo tiempo que entonar dos veces el “Feliz Cumpleaños”. ¿Les suena poco científico? Pues les sorprendería saber que esta “tan poco científica” recomendación viene nada menos que de la Organización Mundial de la Salud. Y observen esto: ¡secarse de manera correcta puede ser igual de importante!
  • El lavado de manos es la forma más eficiente de evitar la propagación de infecciones. El simple hecho de lavarse las manos con jabón puede reducir la transmisión de enfermedades fatales, incluyendo E.coli. ¡Y no lavárselas adecuadamente es un factor que responde por la mitad de todos los brotes de enfermedades causadas por los alimentos! De hecho, los expertos confirman que si no nos lavamos las manos como se debe, incluso una sola bacteria puede convertirse en miles en un lapso relativamente breve. Estas luego se esparcen por el ambiente y afectan a otras personas. Un estudio realizado hace tres años por el London School of Hygiene and Tropical Medicine reveló que nueve de cada 10 teléfonos móviles están cubiertos por alguna clase de bacteria, ¡incluyendo el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM)!

Pero lo peor de toda esta situación es que nuestra materia fecal logra esparcirse, ya que tocamos cosas. Según un estudio de 2002 publicado en el Southern Medical Journal, el 94% de los billetes de dólares estadounidenses examinados por investigadores contenían elementos patógenos, incluyendo materia fecal. Para que quede claro: ¡ya no estamos hablando aquí de  materia fecal propia! ¡Estamos permanentemente tocando caca de otras personas!

Por tanto, la pregunta es: ¿por qué no nos lavamos las manos? He tratado de hallar una respuesta inteligente a ese dilema, pero lo cierto es que no la encontré. Sin embargo, sí pude encontrar una razón adicional para lavarse las manos: los científicos detectaron que el lavarse las manos lo libera a uno de culpa ante cualquier resultado no deseado de las decisiones difíciles. Esto significa que antes de gastar dinero en ese auto nuevo que a su esposa no le gusta, o antes de enviar a su hijo o hija a la universidad, o antes de decirle que no a su pareja, Usted bien puede lavarse las manos. De esa manera, no sólo contribuirá a reducir la E.coli en el mundo y el grado de contaminación de los billetes con material fecal, sino que también se sentirá mejor consigo mismo. Spike Lee, investigador de la Universidad de Michigan, descubrió que la gente que se lava las manos antes de tomar una decisión difícil se encuentra con mayor libertad a la hora de tomar decisiones: “No se trata sólo de que el lavarse las manos contribuye a elevar la limpieza moral además de la limpieza física… nuestras investigaciones revelan que el hacerlo también reduce la influencia de comportamientos y decisiones de nuestro pasado que no tienen implicación moral alguna”, sostiene.

¿Recuerdan a Poncio Pilatos? ¡Qué mejor incentivo que ese para cambiar nuestros hábitos!

Créditos fotográficos: The best phone ever por Alex Chen bajo la licencia CC BY-NC-ND 2.0

OUCH! My mobile phone may be contaminated with fecal matter

I am Italian. I am a man. I go to the bathroom. Do I always wash my hands after my morning duties? Of course I do! I am a diligent clean person! I mean, OBVIOUSLY when I just pee and I do not get pee on my hands, once in awhile I may just skip it. And sure, if I am in a rush to work, I may just rinse them quickly… but water “cleans it all”, right?

This is so, so wrong. There are 3 things we (must) know:

  • Let us be honest, we do not always wash our hands after a loo job;
  • When we do so, we wash them distractively, quickly, without singing Happy Birthday twice (see below);
  • When we do not, we convert ourselves in disease vectors!

Let us look at some details:

  • Statistics show that in Italy only 57% of people automatically wash their hands. In Spain and France, just a little over 60%claim to give their hands a thorough clean after going to the toilet and overall the truth may be much worse.
  • Research shows that 95% of us don’t know how to clean our hands in a correct way. Washing your hands properly takes about as long as singing “Happy Birthday” twice. Does it sound un-scientific? You may be surprised to know that this “unscientific recommendation” comes straight from the World Health Organization. And watch it: drying properly may be just as important!
  • Hand washing is the single most effective way to prevent the spread of infections. The simple act of washing hands with soap can reduce the spread of fatal diseases including E.coli (Failing to sufficiently wash one’s hands contributes to nearly 50% of all foodborne illness outbreaks!). In fact, experts confirm that if we don’t wash our hands properly, then just one bacterium can grow into thousands in a relatively short period of time. These are then spread around our environment and onto other people. A study carried out by the London School of Hygiene and Tropical Medicine three years ago revealed that nine out of 10 mobile phones are coated with some kind of bacteria, including E.coli and MRSA!

Now, given all this, the worse thing is that our fecal matter goes places, because we touch things. According to a 2002 study published in the Southern Medical Journal, 94%  of dollar bills tested by researchers had pathogens on them, including fecal matter. I mean, not necessarily our own fecal matter! We’re constantly touching other people’s poop!

So, the question is: why don’t we wash our hands? I tried to give myself an intelligent answer, but I just could not figure it out. I did find an additional reason to wash them though: Scientists have found that washing your hands frees you of taking the blame for any unhappy outcome of a difficult decision. This means that before spending money on that new car your wife does not like, or before sending your kid to college, or before saying no to your sweetheart, you can just wash your hands, contributing to the reduction of  E.coli in the world and of fecal-contaminated dollar bills. This will make you  feel better about yourself. Spike Lee, a researcher at the University of Michigan, found that people who wash their hands before making a hard decision become more free in their choice: “It’s not just that washing your hands contributes to moral cleanliness as well as physical cleanliness… our studies show that washing also reduces the influence of past behaviors and decisions that have no moral implications whatsoever”.

Remember Pontius Pilate? What an incentive to change our habits!

Photo credits: The best phone ever  by Alex Chen under CC BY-NC-ND 2.0

 

DÉJANOS TU COMENTARIO