02 julio 2015

El primer amor nunca se olvida. Y menos si es violento

Elena tiene 16 años y vive una situación familiar violenta. En su casa, además de su madre y su hermano (su padre emigró por trabajo) viven seis familiares más. Tiene una mala relación con una tía y uno de sus tíos ha pegado a su madre. Por eso a Elena no le gusta estar en su casa, y admite que va a fiestas y toma alcohol más de una vez por semana para olvidarse de sus problemas. Tuvo un novio, muy celoso y controlador que no la dejaba hablar con otros chicos, pero a pesar de todo dice no haber sufrido violencia.

La historia de Elena es real, aunque no su nombre. Es uno de los testimonios de los adolescentes participantes en el programa Amor… pero del bueno, una iniciativa piloto de prevención de la violencia en el noviazgo en México, donde las encuestas encuentran que el 79% de los alumnos de tercer año de secundaria se encuentra en una relación de noviazgo o la ha tenido en el último año. De estos jóvenes con pareja:

  • El 24% ha sufrido violencia psicológica
  • El 17% violencia física
  • El 7% violencia sexual

Lastimosamente estas cifras no son muy distintas a las de otros países de la región. Tampoco se alejan del panorama general de violencia de género en América Latina, con proporciones que la definen como un problema de salud pública y una prioridad en la agenda de desarrollo post 2015.

Con frecuencia la violencia en el noviazgo es el primer paso de un proceso de aceptación de relaciones de parejas violentas que es difícil de revertir, por lo cual desarrollar acciones preventivas dirigidas a los más jóvenes debería ser el punto de partida de la solución.

El programa Amor…pero del bueno

Y ese fue el objetivo del programa Amor… pero del bueno, que busca que la comunidad escolar asuma una postura crítica ante la violencia de género y promueva acciones individuales e institucionales orientadas hacia la construcción de una convivencia incluyente, respetuosa, equitativa, igualitaria y no violenta.

Durante 16 sesiones integradas en el programa de clases, los jóvenes se enfrentan a sus propias concepciones y prejuicios sobre los roles de género, comparten sus emociones, miedos y expectativas sobre sus relaciones de pareja, discuten sobre los malos tratos (como el control del celular, celos, agresiones verbales) y cómo estos, a pesar de parecer inocuos, pueden derivar en situaciones más graves. También cuestionan los mensajes sexistas presentes en los medios de comunicación y se informan sobre los recursos disponibles en sus planteles y la comunidad.

El programa demostró que con una metodología dinámica, participativa, de respeto mutuo y donde se busca escuchar a los propios estudiantes, los jóvenes están muy motivados a participar. De hecho, entre los resultados de la evaluación de impacto destaca una reducción significativa de la incidencia de violencia psicológica, tanto de la víctima como del agresor, y una disminución en la aceptación de estereotipos de noviazgo machista.

Suele decirse que los primeros amores nunca se olvidan. Desgraciadamente, esto quizá sea aún más cierto cuando el noviazgo implica violencia de género, ya sea física o psicológica, algo que puede marcar a una persona y sus decisiones durante el resto de su vida. Hablemos con nuestros hijos e hijas de los estereotipos de los roles de género, de los rostros de la violencia de género… Hablamos con ellos de amor… pero del bueno.

4 Responses

  1. Marjorie

    Interesante intervención, me gustaría conocer un poco más de su posibilidad de replica en contextos similares como Perú – Lima , soy psicóloga de profesión y a la fecha intervengo colegios haciendo descarte y prevención de violencia como parte de un servicio voluntario, empecé con el nivel primario pero cómo llegamos a los más grandes??
    Espero atención, gracias!

    1. Claudia Piras

      Estimada Marjorie,
      Muchas gracias por tu interés en el proyecto “Amor pero del bueno”. Precisamente con la intención de facilitar la replica de la intervención estamos desarrollando unos manuales para los estudiantes, los docentes, los orientadores y los administradores de los colegios. Tan pronto estén listos serán cargados en la página del proyecto, que es http://www.iadb.org/es/temas/genero-pueblos-indigenas-y-afrodescendientes/amor-pero-del-bueno,19029.html
      Nuestra experiencia es que los jóvenes se ven muy interesados en los temas, en la medida que se abordan con actividades relevantes y se propicia el diálogo entre ellos. Saludos

  2. Rogelio Arcos A

    “El primer amor nunca se olvida, y menos si es violento”

    Retomo esta frace que me parece muy significativa y de gran trascendencia en las relaciones de noviazgo o de pareja.
    Con esta frase se le esta adjudicando, al sentimiento amoroso, el ámbito donde da cabida la agresión.
    El sentimiento amoroso, es un sentir noble, que se asocia a conductas nobles, lo que daría como resultado la idea que se cuida lo que se ama. Es un contrasentido el pretender dar por hecho que en el amor existe cabida a la violencias en cualquiera de sus formas.
    El bien y el mal, son dos concepciones diferentes, que no
    parten del mismo origen. El bien, tiene su propia dinámica a partir de sus propias motivaciones; de igual manera, el mal tiene sus propias motivaciones, ambos tienen historias que los organiza haciendolos diferentes.
    Desde esta concepción entiendo que no existe “amor malo”, el mal en su forma de agresión nunca podría originarse en el amor ni justificarse por el amor.
    Se tendría que definir lo que es el amor, para delimitar todo lo que no lo es.
    Esta definición tendría que construirse a partir de la idea: que el amor; construye, que el amor; suma, que el amor; cuida, que el amor; crece, y que el amor procura y nunca lastima.
    Una definición, enmarcada con estos parámetros, daria más sentido a los chicos de buscar y hacer relaciones, y vivir lo que sería el verdadero amor.

  3. Claudia Piras

    Rogelio, muchas gracias por tus interesantes reflexiones sobre el concepto del amor. Este es precisamente el objetivo del proyecto, al buscar un espacio para que los jóvenes puedan discutir e intercambiar opiniones sobre sus experiencias en el amor, sin ser juzgados y bajo un ambiente de respeto. “Amor, pero del bueno” busca estimular a los jóvenes a cuestionar lo que observan en el imaginario colectivo y en sus propias relaciones de pareja. Es necesario desmistificar ciertas creencias sobre los comportamientos violentos que en muchos casos son considerados normales en las relaciones amorosas, sin reconocer el daño que hacen. Es importante que los jóvenes puedan hablar de estos temas libremente.

Leave a Reply

Suscríbase a nuestro blog

Por favor, ayúdanos a enviarte sólo la información que te interesa.

Suscríbete