Reformas pensionales, ¡pronto!

Hay cosas, como hacernos un chequeo médico o comprar un seguro de accidentes, que, aunque sabemos que es importante hacer, vamos posponiendo porque las urgencias cotidianas nos arrastran.  ¡Cuántos dramas se pueden ahorrar cuando se actúa a tiempo, antes de que aparezcan los problemas, o al menos cuando éstos son todavía incipientes!

Ahorrar para la vejez es una de esas cosas que sabemos que tenemos que hacer, pero para la que nunca encontramos un momento. Las personas somos malas planificando en temas que nos cuesta enfrentar, tales como nuestro ocaso físico o nuestra finitud. Pero los Estados también sufren de problemas de inconsistencia temporal, ya que al fin y al cabo están conformados con los votos de personas que sufren de cortoplacismo. Y para los países de América Latina, el futuro de las pensiones representa un desafío de dimensiones particularmente complejas, por varias razones:

En primer lugar porque la población, aunque joven, está envejeciendo rápidamente. En 2050, por cada pensionista que haya en la región sólo habrá dos trabajadores en activo, mientras que en el año 2000 había 10 personas en activo por cada jubilado.

Segundo, porque el mecanismo de contribución obligatorio no está funcionando. Un 44 por ciento de los asalariados de América Latina no contribuye para una pensión, debido a la gran proporción de trabajadores informales de la región.  Además, en muchos casos, los que trabajan por cuenta propia (que constituyen casi un tercio  de la fuerza laboral en la región) tampoco están obligados a contribuir a la seguridad social.

Además, la mayoría de los afiliados, particularmente aquellos de bajos ingresos, pasan de la formalidad a la informalidad fácilmente y, por tanto, contribuyen muy irregularmente. Por ejemplo, en Perú, el 40 % de los afiliados al sistema privado de pensiones ha contribuido menos de una cuarta parte de su vida laboral. Y, dado que muchos sistemas de pensiones imponen límites mínimos en los años de contribución, muchos afiliados no se pensionarán a pesar de haber contribuido durante parte de su vida.

Así las cosas, los países ya no tan jóvenes de América Latina están en su mayoría ahorrando muy poco para su vejez.  No se trata tan sólo de afinar tasas de contribución o edades de jubilación para aquellos que han contribuido por muchos años. El gran problema,  el elefante en la sala, es la falta de ahorros para la vejez de la mayoría de la población. ¿Se va a ignorar el problema hasta que una mayoría de ancianos fuerce una reforma tarde y mal? Serán muchos votos y puede salir muy caro satisfacerlos. Es el momento de emprender una senda de ambiciosas reformas que promuevan sostenibilidad, equidad y universalidad en los sistemas de pensiones de la región.

Este artículo es un resumen de la columna publicada en Foro Económico el 10 de julio. Aquí tiene disponible la versión íntegra del artículo original.

About the Author

Carmen Pagés
Carmen Pagés es la jefa de la División de Mercados Laborales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). En forma previa a esta labor, Carmen se desempeñó como economista principal en el Departamento de Investigación del BID, donde lideró importantes publicaciones tales como 'La Era de la Productividad: Cómo transformar las economías desde sus cimientos', las últimas ediciones de la publicación insignia anual del banco, el 'Desarrollo en las Americas' (DIA). Carmen es también autora del libro 'Ley y Empleo: lecciones de América Latina y el Caribe', escrito conjuntamente con el Premio Nobel Prof. James Heckman, así como de dos libros adicionales ('Se buscan buenos empleos: los mercados laborales en América Latina' y 'La creación de empleos en América Latina y el Caribe: tendencias recientes y los retos políticos'). Carmen ha publicado extensamente en revistas académicas y de política líderes en las áreas de mercados laborales, seguridad social y productividad. Antes de formar parte del BID, Carmen se desempeñó entre los años 2004 y 2006 como economista sénior en temas laborales en el Banco Mundial. Carmen cuenta con una Maestría en Economía de la Universidad Autónoma de Barcelona y un Doctorado en Economía de la Universidad de Boston.

Be the first to comment on "Reformas pensionales, ¡pronto!"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*