/ 

PASSWORD RESET


REGISTER



3 acciones para mejorar la visibilidad en la oportunidad de inversiones en infraestructura sostenible

Impulsados por la disminución de la rentabilidad de la inversión global, de la cuál América Latina no es ninguna excepción, los inversionistas institucionales han estado y probablemente seguirán aumentando su asignación a activos reales, especialmente infraestructura. Su búsqueda es cada vez más, sobre activos sostenibles.

A medida que crece la evidencia sobre los beneficios derivados de la integración de los factores ambientales, sociales y de gobernanza en las decisiones de inversión, los inversores se están dando cuenta de que los activos sostenibles pueden ofrecer mejores retornos ajustados al riesgo. De hecho, las inversiones sostenibles pueden mejorar la capacidad de los inversores de anticipar y reducir los riesgos regulatorios y financieros, como los que surgen de las posibles regulaciones financieras entrantes sobre la exposición al riesgo relacionado con el clima. También pueden ayudar a mejorar la gestión de los riesgos operativos y de reputación en proyectos complejos, que pueden ser significativos, como se muestra en un estudio reciente del BID, y abrir nuevas oportunidades de negocios.

En América Latina y el Caribe, la demanda de activos sostenibles financiables está aumentando, al igual que el suministro potencial de la cartera planificada de activos de infraestructura. El interés de los inversionistas surge claramente de la emisión en exceso de bonos verdes de Campo Palomas, una estructura innovadora — llamada B-Bond — que refinanció un préstamo existente del BID (préstamo multilateral) y que se une con un préstamo comercial del Banco nacional de desarrollo. Por el lado de la oferta, la cartera potencial está en el orden de varios miles de millones. Los gobiernos han estado fortaleciendo sus esfuerzos para atraer capital privado hacia las infraestructuras mejorando los marcos legislativos y aumentando la visibilidad de los proyectos que buscarán inversiones en los próximos años. Por ejemplo, Argentina espera movilizar un total de US $ 26 mil millones para el año 2022 a través de un programa de inversión público-privado para carreteras, energía, agua y vivienda. En Brasil, el Programa de Alianzas de Inversión (PPI) ha calificado 145 proyectos por un total de US $ 40 mil millones de inversiones previstas; y finalmente, Proyectos Mexicos de BANOBRAS ha mapeado una oportunidad de inversión de más de 300 proyectos entre concesiones privadas y PPP por un total de US $ 177 mil millones.

Pero ¿cómo pueden los inversores identificar y evaluar la oportunidad de inversión sostenible? ¿Cuáles son las preferencias y limitaciones de los inversores para aumentar las asignaciones en América Latina y el Caribe?

La respuesta a estas preguntas es crucial. Nosotros, como Banco Multilateral de Desarrollo, necesitamos ofrecer soluciones capaces de atraer de manera efectiva al capital privado hacia proyectos de infraestructura que se planifiquen, desarrollen y exploten de manera que generen valor a lo largo de sus ciclos de vida. Con este fin, ponemos tres acciones principales en nuestra lista de “tareas pendientes”:

1) Asegurar el entendimiento de lo que califica como infraestructura sostenible en el mercado.

A partir de los principios y normas de sostenibilidad existentes, el Grupo BID ha desarrollado un marco de trabajo sobre la definición de infraestructura sostenible para mejorar la capacidad de los gobiernos y los inversores para discernir qué caracteriza una infraestructura sostenible. Para que este marco sea operativo, el Grupo del BID está trabajando estrechamente con gobiernos e inversores para integrar los factores ambientales, climáticos, sociales y de gobernanza en la planificación, el diseño, la construcción y la gestión de proyectos de infraestructura.

Desde la perspectiva de los gobiernos, será crucial identificar, señalar y estructurar los proyectos de infraestructura como activos sostenibles con metodologías consistentes y transparentes, diseñando los incentivos y requisitos adecuados para que el sector privado los siga.

Para los inversionistas, en cambio, esto implica integrar la sostenibilidad en su estrategia central de inversión, en la asignación de los recursos de la organización y la adopción de las herramientas necesarias para administrar dichas inversiones, evaluar su desempeño y divulgar los resultados a las partes interesadas.

2) Diseñe soluciones financieras y no financieras adecuadas a las preferencias y la tolerancia al riesgo de los inversores.

El Grupo BID ya ofrece varios instrumentos de mitigación de riesgos, soluciones combinadas de financiamiento y cofinanciamiento; también ofrece apoyo no financiero a gobiernos, inversores y desarrolladores de proyectos. Sin embargo, para asegurar que nuestra estrategia de financiación y producto siga satisfaciendo eficazmente las cambiantes necesidades de los inversores, lanzamos en colaboración con Mercer una breve encuesta para identificar y evaluar las preferencias, la tolerancia al riesgo y los desafíos de los inversores al invertir en infraestructura en América Latina y el Caribe. También tiene como objetivo comprender los recursos disponibles y las herramientas que los inversores pueden utilizar para integrar la sostenibilidad en su proceso de inversión. Invitamos a los inversores, prestamistas y administradores de activos interesados ​​en la infraestructura a completar la encuesta. Publicaremos los resultados agregados en el segundo trimestre de 2018.

3) Conecte la oportunidad de inversión con los mercados de capitales de la región.

Si bien las certificaciones y etiquetas de sostenibilidad, los bonos verdes o los fondos dedicados pueden ayudar a los inversores a identificar oportunidades de inversión en infraestructura sostenible, el universo de inversión aún no es fácil de identificar ni de fácil acceso. Para ayudar a achicar la brecha, mejorar la disponibilidad y la “visibilidad” de la cartera de infraestructura sostenible y respaldar marcos regulatorios conducentes a inversiones sostenibles, el Grupo del BID está convocando inversores, desarrolladores de proyectos, prestamistas y reguladores en una serie de mesas redondas dedicadas en toda la región. Inauguradas el año pasado en Río de Janeiro, estas mesas redondas representan una oportunidad para aumentar la conciencia sobre el caso de negocios para la sostenibilidad, y discutir cambios regulatorios y/o instrumentos de inversión que pueden facilitar una mayor participación del sector privado en el financiamiento de infraestructura. La próxima reunión está prevista para el 27 de junio de 2018 en Argentina, las siguientes mesas redonda serán en Colombia, México y Perú. Si desea unirse a estas reuniones, escríbanos.

 

¡Documentos clave en este post!:

Completa la encuesta aquí

Descarga el marco de infraestructura sostenible aquí

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Leave A Reply

Su dirección de correo electrónico no será publicada.