Un espacio para ideas y soluciones en seguridad ciudadana y justicia en América Latina y el Caribe

Percepción de seguridad: ¿Es lo mismo “estar” seguro que “sentirse” seguro?

La perceción de seguridad es tan importante como la seguridad en sí misma. Los resultados de la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana (2016), que realiza el Gobierno de Chile, nos sitúan frente a un problema complejo ¿Cómo comprender la brecha existente entre la victimización para delitos de mayor connotación social, que se ubica en el 27,3% y el porcentaje de personas que percibe un aumento de la delincuencia en el país, que alcanza 85%?

La seguridad es una preocupación fundamental para los ciudadanos y parte central de las políticas públicas de los Estados, pues afecta el desarrollo económico y social de los países, a la vez que su gobernabilidad. Para mejorarla, no basta con implementar medidas que disminuyan la comisión de delitos. Nuestros esfuerzos deben dirigirse a comprender qué factores inciden en la percepción de seguridad, y a generar evidencia que nos permita abordar de forma efectiva la sensación de seguridad en la población dentro de sus territorios.

El desafío es grande. Hasta el momento, la literatura especializada no ha logrado identificar los factores que inciden en esta brecha entre la seguridad real y la percibida. Intuimos que el miedo, la comprensión insuficiente de la realidad social y la falta de capital social son obstáculos para una mejora sustancial en la percepción de seguridad.

Una Alianza Virtuosa

En 2017, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Ministerior del Interior y Seguridad Pública acordaron abordar este desafío e implementar conjuntamente con el Laboratorio de Gobierno un proyecto experimental con el objetivo de identificar variables que inciden en la percepción de seguridad y testear prototipos que buscan influyan positivamente en las políticas públicas para mejorar la percepción de seguridad ciudadana.

Esta alianza permitió desarrollar un proyecto de Percepción en Seguridad que ha contado con el respaldo y conocimientos aportados por el Ministerio del Interior y Seguridad Pública y que está siendo cuidadosamente evaluado por BID. Su implementación en el territorio ha estado a cargo del Laboratorio de Gobierno, que en un trabajo colaborativo en el que participaron diversos centros de estudio, expertos y ONGs, dio forma al programa piloto Somos Comunidad en el cual han colaborado y participado Carabineros de Chile y los seis municipios donde se está aplicando dicho piloto: Rancagua, Coquimbo, Valparaíso, Lo Barnechea, Pudahuel y Huechuraba.

Nace Somos Comunidad

En el Laboratorio de Gobierno y utilizando una metodología del doble diamante, se definieron tres desafíos principales para incidir positivamente en la percepción de seguridad: ¿Cómo generar mecanismos que acerquen aún más la labor de las policías a la ciudadanía? ¿Cómo generar acciones que articulen diversas instituciones asociadas a la delincuencia? ¿Cómo comunicamos información y datos, incorporando a diversos actores (ciudadanos, think tanks, sector privado) especificando audiencias y canales?

En un proceso que contempla un alto componente de co-creación en el que participan ciudadanos, servidores públicos y expertos en las materias abordadas, se prototiparon soluciones que están siendo implementadas en los pilotos que actualmente se desarrollan en las comunas participantes. El conocimiento que han aportado las comunas, además de su diversidad, han sido elementos claves para abordar y comprender el problema de la percepción desde el territorio.

¿Qué podemos aprender del programa en los territorios?

No contamos aún con los resultados que nos aportarán los instrumentos especialmente diseñados para la evaluación del proyecto, sin embargo, desde las observaciones que hemos realizado en los territorios, podemos relevar que el despliegue físico de los equipos comunitarios que aplican el programa, se ha hecho notar en la imagen que los vecinos se hacen sobre la presencia, cercanía y preocupación de las instituciones encargadas de resguardar la seguridad ciudadana. Si bien este es un elemento importante, no es el único. Se nos presenta como gran desafío comprender cómo abordar los desafíos específicos que presenta cada territorio y de forma general, como fomentar el compromiso de cada barrio con su propia seguridad, siendo relevante en este punto el diseño de incentivos que impulsen una articulación de las instituciones encargadas de la seguridad ciudadana y un trabajo coordinado con los vecinos, que se sostengan en el tiempo.

La importancia de evaluar este proyecto inédito en Latinoamérica

Los resultados que ofrecerá este proyecto experimental nos ayudarán a comprender cómo se produce esta brecha entre realidad y percepción en el ámbito de la Seguridad Ciudadana. La evidencia que se generará al finalizar este pilotaje nos dará claridad sobre las variables que inciden en la percepción de seguridad. En base a ello se podrá replicar los elementos que probaron ser efectivos para abordar el problema, evitar aquellos que no funcionan, iluminando así las decisiones que se tomen en futuras políticas públicas integrales, tanto en Chile como en otros países de la región, para mejorar la sensación de seguridad que tengan los ciudadanos en su territorio.

SOBRE EL AUTOR:

Roman Yosif el el Director Ejecutivo del Laboratorio de Gobierno del Gobierno de Chile.

Sobre el autor
  1. Jorge Villarroel Reply

    Si más del 50% de las personas se informan de los hechos delicuales a través de los medios de comunicación social, que exacerban la información y sobre informan sobre delitos y al no estar sentados a la mesa de estos proyectos, los resultados estarán condicionados por este factor.

Dejar una respuesta

*