Un espacio para ideas y soluciones en seguridad ciudadana y justicia en América Latina y el Caribe

El problema con las tácticas policiales agresivas

stop and frisk v1

El cuarto artículo basado en una serie de vídeos “Tres Minutos con un Experto” que fueron grabados durante nuestra Sexta Clínica de Seguridad Ciudadana, realizada el pasado mayo en la Ciudad de México

Imagínese que usted va caminando tranquilamente por la calle de noche y con su pareja. De repente y sin motivo alguno, los detiene un policía, los interroga e inicia un registro manual de todo su cuerpo y el de su pareja. Todo en contra de su voluntad claro. Suena invasivo, ¿no?

Esto es lo que se llama “stop and frisk” o “cateo policial agresivo”, probablemente una de las técnicas policiales más polémicas de la actualidad.

Y seguramente sonará peor, si se entera que es más probable que lo sometan a este desagradable proceso si usted es de raza negra o latino que si es de raza blanca, aun cuando los cateos a blancos reportan proporcionalmente, una mayor cantidad de armas y otros elementos decomisados.

El stop and frisk ha sido sujeto de varias acciones judiciales en los Estados Unidos que buscan su regulación, aunque no su prohibición absoluta. Es cuestionado particularmente por la forma en que los policías escogen a quién “catear”. Algunas razones que justifican el cateo están en la categoría de “movimientos furtivos”, que comprenden conductas  como que la persona “cambia de dirección”, “mira por encima de su hombro” o “toma algo en su bolsillo”.

Inevitable no recordar aquí al “Pedro Navaja” de Rubén Blades con su diente de oro.

Sin embargo, esta técnica ha tenido impactos positivos, según las autoridades de la ciudad de Nueva York. Ha permitido sacar muchas armas ilegales de la calle y hacer decomisos significativos de drogas, como lo demuestran los reportes oficiales. Por lo que se piensa que a la larga, esto contribuiría a reducir el crimen y salvaría vidas. Para ellos, el stop and frisk ha sido una pieza clave en la reducción del crimen en la ciudad.

El problema es que la técnica puede ser fácilmente percibida más como una agresión de la policía a los ciudadanos que como una herramienta legítima de prevención del delito. Por tanto, va radicalmente en contra de los principios modernos de policía comunitaria o de proximidad. Como lo hemos dicho anteriormente, ahora las reformas policiales buscan que los ciudadanos sean concebidos y tratados como “socios” y no como “criminales potenciales”.

Como lo explica Richard Aborn en esta entrevista, sin una buena estrategia de comunicación, protocolos y supervisión adecuada, el uso de esta técnica puede resultar en serias violaciones de derechos humanos fundamentales y en una seria deslegitimación de la policía. Un eficiente sistema de control interno también es necesario para este fin, así como mucha capacitación y entrenamiento a los policías que utilizarán técnica.

El acercamiento al ciudadano es la prioridad, por lo que la recomendación general sería evitar prácticas policiales que distancian a la policía de los ciudadanos. O al menos controlarlas muy bien si son inevitables.

Suscríbase a nuestras alertas de email del blog Sin Miedos

Mauricio García
Sobre el autor
Mauricio García Mejía es Especialista Senior en Modernización del Estado del Banco Interamericano de Desarrollo. Antes de unirse al BID, coordinó el Programa para la Reforma de la Administración de Justicia y fue Secretario Técnico de la Comisión Nacional para la Reforma de la Administración de Justicia en Perú. También se desempeñó como Asesor Ministerial en el Ministerio de la Presidencia y fue Gerente de Desarrollo de la Agencia de Promoción de la Inversión Privada en el mismo país. Tiene un Master en Administración Pública de la Escuela de Gobierno de la Universidad de Harvard, una Maestría en Gestión y Políticas Públicas de la Universidad de Chile y es Licenciado en Derecho por la Universidad de Costa Rica. Es Doctor en Administración y Gobierno por la Universidad Complutense de Madrid.
  1. leandro Reply

    Las realización de protocolos claros es fundamental para un correcto funcionamiento del sistema de seguridad, es evidente que se deben analizar las consecuencias de las distintas formas de actuar. Concuerdo que es difícil compatiblizar policía de proxímidad con un accionar agresivo, por eso es primordial la existencia de pautas claras (tanto factores objetivas como marcos subjetivas) para poder determinar como proceder. Les dejo un artículo al respecto: http://www.segulupa.com/los-engranajes-de-la-seguridad/

Dejar una respuesta

*