Por Diana Pinto

Hace años que suenan las alarmas sobre al aumento de la diabetes en el mundo. Una de cada 11 personas padece esta enfermedad que cada año cobra más de un millón y medio de vidas. En América Latina y el Caribe, la diabetes está adquiriendo las características de una preocupante epidemia debido a factores como el aumento del sobrepeso y la obesidad. Al menos 20% de los mayores de 60 años en América Latina y 30% de los caribeños padece diabetes, aunque el porcentaje podría ser considerablemente mayor por falta de diagnósticos. Se estima que el 80% de los diabéticos del mundo vive en países de ingresos medios y bajos y la mitad de ellos no sabe que padece esta enfermedad. En Estados Unidos, solo 23 de los más de 30 millones de personas con diabetes han sido diagnosticadas.

Aumenta la enfermedad y también el gasto

En las Américas, la diabetes se ha convertido en la cuarta causa de muerte, imponiendo nuevas presiones sobre el gasto público ya que, al igual que otras enfermedades crónicas, exige mayores recursos económicos y profesionales de los sistemas de salud. Ello exige que los gobiernos identifiquen opciones para que los recursos destinados a la atención de la diabetes se usen de manera eficiente.

Lecciones por aprender

Las principales complicaciones de la diabetes se pueden evitar o reducir mediante una atención primaria de alta calidad. Por ello, las deficiencias en la provisión de servicios preventivos adecuados no solo conducen a malos resultados en salud, sino que desperdician oportunidades de ahorro.

Colombia, uno de los países de la región que está cerca de lograr la cobertura universal de salud y que ha buscado promover un cuidado efectivo de la diabetes, es uno de los casos analizados en esta publicación sobre cómo América Latina y el Caribe pueden hacer más con sus recursos para la salud.

Descarga “Un gasto eficiente para vidas más sanas

Conscientes de la importancia de la prevención, los colombianos desarrollaron un conjunto de recomendaciones clínicas basadas en evidencia internacional, incluyendo la realización sistemática de servicios diagnósticos para facilitar tratamientos oportunos, tales como pruebas de la glucosa en la sangre, el colesterol y de la función renal. Además de prevenir o mitigar el deterioro agudo y las complicaciones en los pacientes, estas medidas contribuyen a contener el gasto en salud ya que reducen, o incluso evitan, visitas a urgencias, hospitalizaciones o procedimientos complejos más costosos.

Sin embargo, el estudio constató que de 324 mil pacientes diabéticos afiliados al seguro contributivo de salud en el año 2014, solamente al 15% se le realizó todas las pruebas recomendadas para el seguimiento y control ambulatorio de esta enfermedad. Además, el cumplimiento de los protocolos establecidos fue sumamente dispar según el área geográfica y el proveedor de las empresas promotoras de salud que afilian estos pacientes. Esto se asoció con peores desenlaces en salud, junto con aumentos en el costo de la atención.

La urgencia de mejorar la eficiencia en el gasto público

¿Qué lecciones nos deja la experiencia de Colombia, que puede ser aplicada en el resto de la región? Los atajos en la calidad de la atención médica afectan en buena medida el uso de los recursos públicos. Concentrarse en dedicar más recursos y aumentar la cobertura sanitaria para los ciudadanos sin controlar la calidad y el cumplimiento efectivo de los protocolos establecidos empeora la salud y perjudica la rentabilidad de los recursos disponibles. En cambio, una adecuada atención primaria que enfatice medidas preventivas se traduce en mejoras sustanciales para la salud y para las arcas públicas.

Ser eficiente en proveer servicios de salud se consigue de dos formas: haciendo las cosas correctas, es decir, asignando los recursos a aquellos servicios sanitarios que producen los mejores resultados por cantidad invertida; o haciendo las cosas bien, es decir, consiguiendo los mejores resultados al menor coste. No son tareas sencillas, pero la región de América Latina y el Caribe se enfrenta a tal aumento de la incidencia de enfermedades crónicas como la diabetes y de sus consecuentes gastos en salud que, ante el panorama actual de restricciones presupuestarias, es urgente que sus gobiernos centren la atención en ser eficientes, haciendo más con los mismos recursos.

¿Qué está haciendo tu país para luchar contra la epidemia de la diabetes? Cuéntanos en los comentarios o menciona a @BIDgente en Twitter.

Diana Pinto es especialista líder en salud en el Banco Interamericano de Desarrollo.

Recent Posts
Showing 3 comments
  • Miguel Gonzales Saavedra
    Responder

    Es muy cierto lo mencionado respecto a las estadísticas sobre la Diabetes, especialmente en países pobres de América Latina y el Caribe. En el Perú existen una serie de directivas y normas técnicas, para los aspectos promocionales, preventivos, diagnóstico y tratamiento de la DM tipo 2 desde el I nivel de atención; sin embargo, no se cuenta con las facilidades para poder cumplir las directivas, especialmente falta de profesionales, mala distribución de los mismos y dificultades para el diagnóstico y tratamiento.Además la población no cumple con adherencia a la dieta, estilos de vida, así como al consumo de alcohol.

  • Porhua
    Responder

    Hay casos y cosas, sobre las cuales tenemos que reflexionar, todos los acontecimientos tienen día, con muchas de ellas no estoy de acuerdo, por ejemplo, Día del Trabajo, es feriado, es decir no se trabaja, entonces es día del trabajo o día de “vago”, ociosidad, vagancia, etc.; y todavía día mundial de tal o cual, ¿vale la pena? NO y por qué decir por ejemplo, día mundial contra o prevención el diabetes… a la gente estas psi coceando y lo peor paulatinamente están convirtiendo que las enfermedades son “hereditarias”, por tanto estamos dando el mensaje de que por vida van padecer de enfermedades “incurables”?? es absurdo.

  • Santos Riveros Angarita
    Responder

    Estoy totalmente de acuerdo, porque tenemos que darle un día especial a todo lo malo ? Los días especiales es para lo bueno, no para lo malo, veo que sea vuelto una normalidad esto del día del Cáncer, el día de la diabetes, día mundial de la Tiroides, será que son santas también? Esto lo único que hace es atraer más las enfermedades, que estén más con nosotros.

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search

priorizar el gasto en saludalgoritmo de aprendizaje automático