Copyright © 2018. Banco Interamericano de Desarrollo. Si deseas republicar el artículo, por favor solicita autorización a sph-communication@iadb.org

Por Vilma Irazola.

Estás haciendo tu caminata diaria o saliste a correr por el parque y en un momento del trayecto te cruzas con una carpa y una mesa donde estudiantes de medicina toman la presión. Te entra la duda. Dado que poco más del 30% de la población adulta a nivel mundial padece hipertensión, ¿será bueno registrar esos valores fuera de un consultorio? ¿El ejercicio o el café de la mañana influirán en los resultados?

Todas estas son preguntas válidas. En el Día Mundial de la Hipertensión, queremos acercarte algunos consejos sobre cómo y cuándo controlarse la presión arterial.

5 aspectos para tener en cuenta antes del control

Cuando se trata de registrar la presión arterial, la técnica importa. Hacerlo mal puede darte una lectura demasiado alta o demasiado baja, conduciendo a diagnósticos equivocados. Para tomar la presión de manera adecuada, ya sea que lo haga un profesional o tú mismo, estos factores son clave:

Fuera del consultorio

Tu presión arterial cambia de hora en hora, a veces incluso en minutos. Caminar rápido, ver noticias impactantes por televisión, comer, escuchar música suave o ponerse nervioso son algunas de las situaciones que influyen en los valores. Por eso, las mediciones que toma tu médico o la enfermera en el centro de salud son solo una foto en el transcurso del día. En algunos casos, esa instantánea es representativa de la presión arterial habitual, pero a veces no. Por ello resulta útil controlarla en otros ámbitos, fuera del consultorio. ¡Incluyendo el parque o tu casa!

Automonitoreo

El automonitoreo en el hogar está indicado para las personas que tienen un diagnóstico de hipertensión arterial. No reemplaza la visita al médico, pero, dado que las personas generalmente se ponen más nerviosas en el consultorio, los valores de presión arterial pueden ser menores en el hogar y esa es una información que también vale la pena tener. Por otra parte, diversos estudios sugieren que las personas que miden su presión arterial en casa tienden a controlarla mejor: quienes participan activamente en el cuidado de su salud obtienen mejores resultados.

La presión arterial también varía a lo largo del día, por lo que es normal obtener lecturas diferentes en diferentes momentos de una misma jornada. También es normal que el valor del martes sea distinto al del jueves. Los mejores momentos para controlar tu presión arterial son las mañanas, después de despertarte, o por la noche, antes de acostarte. Si te recetaron medicamentos para la presión arterial, puedes hacer la medición antes o después de tomarlos.

En cuanto al aparato de medición, en el mercado hay docenas de monitores de presión arterial o tensiómetros. Si decides comprar uno, los mejores son los que utilizan un manguito para el brazo que se infla solo hasta el nivel adecuado y registra los valores automáticamente en una pantalla. No se recomiendan aquellos que toman la presión en la muñeca o el dedo, porque las mediciones son menos precisas.

¿Por qué controlar la presión arterial?

Se considera presión arterial alta (hipertensión) cuando la medición es mayor o igual a 140/90. El 75% de los adultos que padecen hipertensión viven en países de medianos y bajos ingresos, como Argentina, pero la mayoría no conoce su condición; apenas el 7,7% la tiene controlada. Por eso es importante controlarse periódicamente.

En América Latina y el Caribe, se estima que la hipertensión afecta a un 20-40% de adultos, unos 250 millones de personas. La presión arterial elevada es el principal factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares como las enfermedades isquémicas del corazón y las cerebrovasculares. Cada año, alrededor de 1.6 millones de personas mueren por estas enfermedades en nuestra región; de ellas, medio millón antes de cumplir los 70 años.

La única manera de detectar la hipertensión es medirla. Si tu presión es normal, basta con un control anual, pero si tienes presión alta, se recomiendan controles más frecuentes, por ejemplo, una vez a la semana o al mes, dependiendo de cada caso en particular y según la indicación del médico.

Si eres una de cada cinco personas que controlan su presión adecuadamente, ¡felicitaciones! Si no acostumbras a hacerlo, ¿qué esperas? En tus manos está el control de tu salud.

Conoce más sobre la hipertensión aquí.

¿Controlas tu presión frecuentemente? ¿Sabes cómo hacerlo? Cuéntanos en la sección de comentarios o mencionando a @BIDgente en Twitter.

Vilma Irazola es cardióloga y directora del Departamento de Investigación en Enfermedades Crónicas del IECS y del Centro de Excelencia en Salud Cardiovascular para América del Sur (CESCAS) en Argentina.

Recommended Posts

Dejar un comentario

Contáctanos

Si tienes dudas y comentarios acerca de este blog te puedes comunicar con nuestro equipo y con gusto te ayudaremos.

Start typing and press Enter to search

envejecimiento y dependencia