mujeres en el trabajo

Trabajos poco convencionales para mujeres

Según los datos del INEC [1], en Costa Rica un 68% del total de los hombres de 15 años o más se encuentra ocupado, frente a un 39% en el caso de las mujeres, donde se revela que, a pesar de los esfuerzos para mejorar la igualdad de condiciones para las mujeres en el trabajo, siempre existe una brecha notable con respecto a los hombres. Dicha brecha se acentúa en el acceso de las mujeres a puestos de trabajo cualificados de mayor remuneración y estabilidad, como son el manejo de maquinaria pesada o ingenieras de obra, entre otros, para el sector construcción.

Sin embargo, este país centroamericano, ha logrado grandes avances en educación y desarrollo económico [2], lo que ha mejorado las condiciones para que las mujeres puedan acceder a todo tipo de empleo y, asimismo, se han ido derribando barreras y estereotipos, tanto a nivel de leyes como a nivel social. Esto ha generado un cambio importante en el acceso de las mujeres al empleo no convencional, así como a su disposición y capacitación para realizar dichas labores.

No obstante, los hombres siguen ganando espacios desempeñando ocupaciones tradicionalmente “femeninas”, donde el 19% de los hombres ocupados realizan estas labores, a diferencia de las mujeres donde el 12,7% desempeña ocupaciones tradicionalmente “masculinas”[3].

mujeres en el trabajo

Construcción carretera “Punta Norte”, San Carlos, Costa Rica.

El proyecto Punta Norte, Diseño y Construcción de la Carretera La Abundancia – Florencia y Radial Ciudad Quesada, Carretera San Carlos, Ruta Nacional Nº35, se realiza con avanzadas técnicas de construcción y es de gran relevancia para mejorar las condiciones de la actividad económica en la zona, la cual es altamente productiva y la población beneficiada representa a todos los estratos sociales del país, el cantón de San Carlos está en el puesto 51 de IDH entre los 81 Cantones del país[4].

Es interesante resaltar que, en el desarrollo del proyecto mencionado anteriormente, se cuenta con una activa participación femenina en la supervisión de la obra, donde las mujeres ocupan puestos tales como Ingeniera de Proyecto, Ingeniera Administrativa, Regente Ambiental, Especialista Social y en Seguridad Ocupacional. Directamente con el contratista en obra, se encuentran puestos desde Ingeniera Adjunta de Proyecto, hasta una conductora de equipo pesado, como lo es la compactadora y banderilleras.

Resulta interesante exponer la forma en la que Viviam López, conductora de la compactadora del proyecto, llegó a realizar esta ocupación. Nos cuenta que “su esposo es conductor de niveladora y ella siempre anduvo acompañándolo en la labor, y fue su esposo quien le sugirió aprender a conducir la compactadora, ya que este equipo siempre trabaja junto a la niveladora Así, podrían trabajar juntos y por eso él mismo le enseñó a conducirla”. Esta historia refleja como la equidad de género en Costa Rica es un proceso que surge del cambio cultural tanto de mujeres como de hombres y que es trascendental la aceptación de ambos para lograr un incremento en la ocupación femenina en los trabajos poco convencionales.

También la Ingeniera Adjunta de Proyecto, Melissa Salas, debe lidiar con el manejo del avance de la obra con los desafíos que presenta el desarrollar una labor que comúnmente está a cargo de hombres y que además se orienta a dirigir mayoritariamente a hombres. La realidad de “las mujeres en botas” es difícil pero satisfactoria, ya que revela que es posible generar los cambios necesarios para que este tipo de ocupaciones se consoliden como una opción para las mujeres y se conviertan en “convencionales”, dejando de ser la excepción.

En el proyecto, igualmente, hay mujeres realizando las labores que suelen desempeñar, tales como funciones administrativas y misceláneas, lo que implica una participación femenina bien distribuida, aunque sigue siendo baja en porcentaje con respecto a los hombres. El reto no solo está en que las compañías mejoren las condiciones y el acceso al empleo para las mujeres, sino también en lograr la disposición de ellas para desempeñar estas labores.

En América Latina la situación laboral de las mujeres se ha estancado[5].Los trabajos tales como construcción tienen una representación femenina en Costa Rica apenas de un 3% y en América Latina es de un 4,7%[6]. En los proyectos de transporte que realiza el BID, se trabaja para incorporar componentes de género, que contribuyan a la igualdad de condiciones de acceso y desempeño para mujeres y hombres en el desarrollo de las obras y en las labores de puesta en marcha de los proyectos.

Según datos de Infralatam, la inversión total en el sector de infraestructura de transporte de Costa Rica fue de US $1.223,52mm (2,33% del PIB) en 2015. El Ministerio de Obras Públicas y Transporte (MOPT) con el financiamiento del BID, está a punto de desarrollar obras de gran magnitud a nivel de infraestructura vial con el Programa de Infraestructura de Transporte (PIT), así como alrededor de 200 proyectos de rehabilitación de caminos cantonales con el Programa de Red Vial Cantonal II, donde se presentan oportunidades reales de trabajo para todas aquellas que quieran aceptar el reto de llegar a ser “Mujeres en Botas”.

mujeres en el trabajo

Viviam López, conductora de Compactadora. Proyecto “Punta Norte”, San Carlos, Costa Rica.

*Co-autor Mauricio Bayona.

Síguenos en Twitter @BIDtransporte


[1] Encuesta continua de empleo, mayo 2017. Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, Costa Rica.

[2]A nivel de América latina, Costa Rica ocupa el puesto número 9 (0,77) en el Índice de Desarrollo Humano IDH según Informe Mundial sobre Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)

[3] Política Nacional para la Igualdad y Equidad de Género. (2007- 2017) INAMU.

[4] Atlas de Desarrollo Humano Cantonal de Costa Rica 2016, PNUD y UCR

[5] Las Mujeres en el Trabajo, Tendencias 2016. Organización Internacional del Trabajo

[6] “Ocupados urbanos en sectores de baja productividad del mercado de trabajo, por Sexo 2013” Anuario Estadístico de América Latina y el Caribe, 2014, CEPAL.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *