Transporte

APPs en proyectos viales: ¿cómo manejar sus riesgos?

Cuando un proyecto de infraestructura se ejecuta por medio de una Asociación Público Privada (APP), los riesgos de construcción, operación y mantenimiento de dicha infraestructura no son de responsabilidad exclusiva del sector público, pero tampoco pueden transferirse en su totalidad a los privados.

La adecuada asignación de los riesgos, tomando en cuenta la parte que mejor puede manejar cada uno, es probablemente el factor más importante para el éxito de una alianza público-privada y representa un desafío para los gobiernos que deciden desarrollar esa modalidad de proyectos.

Tomando el ejemplo de una carretera, algunos riesgos como las adquisiciones o expropiaciones de terrenos y viviendas necesarias para liberar el derecho de vía, implican importantes desafíos no sólo en los países en desarrollo sino en todo el mundo. Si esos riesgos no son bien analizados y gestionados por el sector público de antemano se pueden producir retrasos en las obras, renegociaciones contractuales, e impactos significativos en los servicios públicos.

Pero transferir los riesgos simplemente al privado, no es la solución.

Como ejemplo, las concesiones en Chile, que cuentan ya con 20 años de historia, requirieron cambios legislativos respecto a las expropiaciones del año 1993, acotando el margen que debía asumir el concesionario, facilitando así la pronta ejecución de las obras.

Recientemente el Global Infrastructure Hub (GIH)* lanzó una Matriz de Riesgos para diseminar buenas prácticas y recomendaciones sobre asignación de riesgos en contratos de APP. La matriz es una herramienta útil para la preparación de contratos de APP ya que identifica los riesgos y medidas de mitigación en base a experiencias a nivel mundial en diversos sectores como transporte, energía y agua y saneamiento.

El 20 de junio de 2016, el Departamento de Infraestructura y Energía del BID organizó una discusión sobre el tema “Asignación de riesgos en proyectos de APP en carreteras en Latinoamérica” en Santiago de Chile, con la intención de reflexionar sobre la perspectiva de la región latinoamericana y fomentar una discusión sobre la Matriz de riesgos del GIH.

En la discusión de Santiago, se realizó un debate entre representantes de los países prestatarios del BID, quienes identificaron los siguientes riesgos para Latinoamérica: (i) las expropiaciones; (ii) la adecuada comunicación de los proyectos a la población; (iii) la financiación; (iv) la necesidad de mitigación de los efectos del cambio climático; y (v) la renegociación de contratos.

Asimismo, en el seminario se discutieron experiencias importantes como el caso de Colombia y la transferencia de riesgos de demanda de los proyectos carreteros, así como los avances de la Cuarta Generación de Concesiones Viales, donde se resalta la estandarizaron en la asignación de riesgos en todos los contratos de concesión.

Es importante mencionar, como reflexión general, que a pesar de que la Matriz es una guía importante para tratar riesgos típicos, cada proyecto es sui generis y contiene riesgos específicos que requieren un análisis ad hoc.

La iniciativa desarrollada en la Conferencia es parte de una serie de iniciativas que el Banco, por medio de su departamento de infraestructura, viene desarrollando y promoviendo con el objetivo de:

1.  fortalecer las instituciones de los países en la región para que puedan promover y atraer alianzas público-privada en infraestructura;

2. diseminar conocimiento e intercambiar buenas prácticas;

3. estructurar proyectos que sean atractivos para el sector privado;

4. promover herramienta para la preparación de proyectos de calidad, consistentes y transparentes.

Entre esa serie de iniciativas cabe destacar otras realizadas en conjunto con Bancos Multilaterales de Desarrollo (BMDs) como: el Infrascopio (Infrascope); la certificación global en APP (Global PPP Certification); la guía de referencias de APP (PPP Reference Guide); el laboratorio de conocimiento en APP (PPP Knowledge Lab); el informe de Benchmarking Público (Benchmarking Public Procurement); el reporte de recomendaciones de provisiones en contratos APP (Report on Recommended PPP Contractual Provisions); y el centro de recursos de alianzas público-privadas en infraestructura (Public-Private-Partnership in Infrastructure Resource Center).

El BID seguirá realizando esfuerzos para promover la Matriz y fomentar el diálogo público y privado para buscar una mejor asignación de riesgos. En ese sentido, el Banco ha traducido al español la matriz para el sector de transportes y muy pronto lanzará una publicación con reflexiones discutidas en el seminario sobre riesgos específicos que enfrentan la región.

* GIH es una iniciativa del G20 lanzada en 2014, durante la presidencia de Australia, creada para promocionar desarrollo de infraestructura con seis mandatos establecidos, entre ellos: liderar buenas prácticas para países y ayudar a diseminar los conceptos y nuevos enfoques. A principio, el mandato del GIH es de 4 años.

Síguenos en Twitter: @BIDtransporte

2 comments

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *