Transporte Sostenible

3 pasos para reducir tu impacto en el medio ambiente a través del transporte

El 5 de junio es el Día Mundial de Medio Ambiente. El “día D” del Programa de Naciones Unidas en su misión de concientizar e incentivar un uso más eficiente de nuestros recursos. Un buen momento para asegurarnos de cuidar el medio ambiente mientras impulsamos el desarrollo económico.

En las ciudades, la productividad depende de las facilidades que tenemos para movilizarnos. Pero también de la eficiencia en el uso de recursos como la energía. El uso energético del sistema de transporte urbano varía en función de los medios disponibles (autobús, automóvil, bicicleta), de la eficiencia del sistema de transporte escogido y de las características de la ciudad en términos de uso de suelo y expansión de la mancha urbana. Las ciudades más compactas y con sistemas de transporte masivo eficientes (movilización de pasajeros y uso de combustible) son las que usan menos energía /persona y por tanto las que menos impactan al medio ambiente. El gráfico de abajo nos muestra cómo las ciudades más densamente pobladas con servicio de transporte público eficiente y de calidad, con políticas que apoyan a la movilidad, pueden reducir su impacto. Vemos también cómo las ciudades de América Latina y el Caribe (ALC) están en un momento de desarrollo decisivo pues pueden seguir el modelo de Estados Unidos (puntos rojos), con baja densidad y muy dependiente del automóvil privado, o el modelo de las ciudades asiáticas (puntos verdes) con altas densidades pero menor dependencia del automóvil.

WED grafico

A nivel mundial, el sector transporte consume más de la mitad de la producción total de combustible líquido y este consumo tiene importantes implicaciones en la contaminación del aire. En 2012 el sector contribuyó con el 36% de las emisiones de CO2  – el principal Gas de Efecto Invernadero (GEI)- relacionadas con la utilización de combustibles en ALC. De estas, el 94% corresponden al transporte terrestre.

Cómo cuidar mejor nuestro planeta. Para tomar mejores decisiones es necesario saber cómo la manera y frecuencia en que viajamos influyen en la emisión de GEI y en la contaminación del aire. Y cómo esto afecta al cambio climático y provoca enfermedades respiratorias. En términos de consumo de combustible por pasajero/km, un autobús es más eficiente porque mueve mayor cantidad de pasajeros/km, con un gasto energético menor que otros medios de transporte, como el automóvil privado. Esto no significa que tener un automóvil sea malo pero es importante saber que su uso desmedido genera costos sociales y degrada nuestro medio ambiente. Esta ecuación nos explica cómo se generan los GEI basada en la actividad vehicular y el uso energético:Emisiones GEI

Contribuir a reducir la huella carbónica en nuestros desplazamientos es posible si:

  1. Evitamos viajes motorizados
  2. Cambiamos a medios más eficientes
  3. Mejoramos la eficiencia de la actividad de los viajes

ECM(evita, cambia y/o mejora tus desplazamientos al menos 2 veces al día) no es la misma fórmula que descubrió Einstein para encontrar la equivalencia energética de la masa de un objeto (E=mc2) pero nos ayudará a recordarla. Las estrategias de ECM provienen del paradigma de transporte sustentable Avoid-Shift-Improve y son implementadas para reducir el impacto ambiental de nuestros desplazamientos. Así que la próxima vez que viajemos, pensemos en ECM2 y en que es posible evitar algunos viajes. El objetivo es promover un uso eficiente de los recursos sin reducir el número de viajes, muchas veces asociados al desarrollo y competitividad de las ciudades.

Aunque evitar la quema de combustible es la estrategia más efectiva para cuidar el medio ambiente, es también importante cambiar nuestro modo de transporte por uno más sostenible. Si es imposible evitar o cambiar algunos viajes se puede intentar ser más eficientes. Como lo son los automóviles más modernos en el uso del combustible reduciendo emisiones y permitiéndote un menor gasto en combustible.

Descarga la publicación sobre el tema: Estrategias de mitigación y métodos para la estimación de las emisiones de gases de efecto invernadero en el transporteECM

Síguenos en Twitter: @BIDTransporte

1 comment

  1. Aurelio 16 julio, 2015 at 15:44 Responder

    Contribuimos a reducir la huella carbónica si EVITAMOS VIAJES; ya sean motorizados o no. Y a continuación, dentro de los viajes inevitables, sí es prioridad evitar los motorizados.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Suscríbase a nuestro blog

Por favor, ayúdanos a enviarte sólo la información que te interesa.

Suscríbete