La naturaleza que afecta al transporte y viceversa

Muchas veces nos preguntamos qué tienen que ver los servicios ecosistémicos con el transporte. En el BID cuando escuchamos que en la División de Medio Ambiente, Desarrollo Rural y Administración de Riesgos por Desastres (RND) hay una estrategia para Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (BES) algunos piensan: “¿será otro invento para trabajar en vano?”. Bien, creo que el tema se merece una explicación.

No podemos desligarnos del hecho de que todos somos parte de un gran ecosistema y que el hombre lo viene modificando desde hace millones de años, sobre todo en los dos últimos siglos. Como seres humanos, dependemos del bienestar de nuestro medio ambiente para sobrevivir y es allí de donde surgen los servicios ecosistémicos. El hombre puede sobrevivir un par de semanas sin comida, unos días sin agua y solamente unos minutos sin oxígeno. Son estos los elementos de los que dependemos y son estos los servicios que nos proporciona la naturaleza.

Nuestros proyectos de transporte pueden afectar al medio ambiente o a la vez ser afectados por fenómenos naturales en dos vías:

     1. Las características geológicas y geotécnicas de los terrenos que atraviesan nuestras carreteras impactan los diseños de ingeniería. La apertura del derecho de vía en zonas montañosas puede ser fuente de fenómenos de inestabilidad y deslizamiento que acortan la vida útil de los proyectos e incrementan los costos de mantenimiento. La deforestación, la disposición inadecuada de materiales de corte y otras actividades propias de las obras que financiamos pueden contribuir a multiplicar los impactos geotécnicos negativos.

     2. El agua de escorrentía sin una adecuada gestión va a ser enemigo permanente de cualquier proyecto de obra civil que emprendamos, incluso en terrenos relativamente planos. También puede verse exacerbado por los cambios que se prevé ocurran con el cambio climático.

¿Por qué toda esta reflexión? Porque hay servicios importantes que recibimos de los ecosistemas: la estabilidad de los taludes, la infiltración de escorrentía, la calidad del aire, la depuración de aguas y los insumos que necesitamos para vivir.

Por todo esto, uno de los objetivos de la colaboración entre las divisiones de Transporte y RND es tener herramientas que permitan dar un valor a los servicios ecosistémicos que recibimos y evaluar el costo de la pérdida de aquellos que deterioramos. Para que de esta manera la estrategia BES se convierta en un elemento adicional de la factibilidad socioeconómica de nuestros proyectos. En futuros posts entraremos en más detalles y referencias.

* BES: Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos, por sus siglas en inglés

Síguenos en Twitter: @BIDTransporte

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *