El talento, creatividad e innovación que caracterizan y mueven a las industrias creativas y culturales en América Latina y el Caribe son importantes impulsores de transformación para generar riquezas, contribuir a la competitividad y al impacto social. La Economía Naranja, término acuñado en el BID para referirse a estos bienes y servicios que utilizan la creatividad y el capital intelectual como componente fundamental, en 2015 generó 124, 000 millones de dólares y 1.9 millones de empleos, la mayoría en las artes visuales, la arquitectura y la industria editorial (Ernst &Young, 2015).  Asimismo, adentrarse en las prácticas y economía cultural de los agentes creativos de la región es también sumergirse en la identidad contemporánea latinoamericana y caribeña y su impresionante capacidad de adaptación y transformación.

Este impacto ha sido particularmente visible al crearse sinergias entre creatividad, innovación y emprendimiento. Por ello, se ha vuelto esencial para la región fortalecer las habilidades emprendedoras de los creativos y ofrecerles herramientas que traduzcan la creatividad de la región no sólo en el proceso de generación de ideas, sino que también ofrezcan las bases para que esas ideas se traduzcan en innovaciones que aporten valor y crecimiento de las empresas.

Uno de los espacios en la región pionero en la capacitación de creativos es la Chavon School of Design, un centro de estudios de impacto mundial centrado en la enseñanza del arte y diseño en la República Dominicana. Fundada desde el año 1983, ha ofrecido programas elaborados bajo un currículo educativo que estimula el desarrollo de las habilidades creativas, herramientas empresariales y pensamiento crítico. Fomenta la visión holística de las industrias artísticas y sus componentes, tomando en cuenta la diversidad de ramas que la definen.

Quién mejor que sus estudiantes para hablarnos más sobre esta escuela:

Dejanos tú comentario