1800-222-222
contact@clevercoursewptheme.com

Integracion Comercio

This blogs in Integracion Comercio
30 May 2017

¿Por qué las exportaciones de América Latina y el Caribe lograron crecer después de cuatro años de contracción?

En América Latina y el Caribe, se estima que las empresas exportadoras rodean las 112,000 unidades. Para el universo de los exportadores el estancamiento de los mercados externos de los últimos años significó una reducción de las oportunidades de crecer a través del comercio. Esto puede estar cambiando.

Tal como se detalla en la actualización de las Estimaciones de las Tendencias Comerciales de América Latina y el Caribe, en el primer trimestre de 2017, las exportaciones de América Latina y el Caribe se expandieron a una tasa del 17% respecto al mismo periodo del año previo, marcando un punto de inflexión con la tendencia de los últimos cuatro años. El crecimiento de las ventas externas se manifestó en prácticamente todas las economías de la región, pero particularmente en América del Sur. Con este repunte concluyó la contracción comercial más larga de la historia reciente de la región, la cual duró 24 meses, desde agosto de 2014 hasta julio de 2016.

Valor de las exportaciones de América Latina y el Caribe y del comercio mundial
(Tasa de variación interanual, promedio móvil trimestral, porcentaje, 2014-2017)

Fuente: BID Sector de Integración y Comercio con base en fuentes oficiales y datos del CPB para el comercio mundial.
Nota: ALC comprende 18 países de América Latina: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela; y 6 países del Caribe: Barbados, Belice, Guyana, Haití, Jamaica y Surinam. La estimación del primer trimestre de 2017 no incluye Bahamas, Guyana, Nicaragua y República Dominicana por falta de disponibilidad de datos. El comercio mundial corresponde al promedio de importaciones y exportaciones.

La expansión del sector exportador es una excelente noticia, ya que contribuirá a mejorar las perspectivas de crecimiento económico de la región después de dos años de recesión. Cabe, sin embargo, evaluar qué tan sostenible es la mejora del desempeño comercial. ¿Se espera un crecimiento de las ventas externas similar en el resto del año? ¿Cuáles son las expectativas sobre los determinantes de los flujos comerciales? ¿Qué riesgos enfrenta la región de cara al futuro?

La reversión de la tendencia se debió principalmente al repunte de los precios de los productos básicos.

Las cotizaciones alcanzaron un piso durante el 2016, y en algunos casos —como petróleo, cobre y hierro— se reanudaron inclusive con una moderada tendencia alcista a finales del año. Sin embargo, en los mercados de los commodities surgieron últimamente algunos factores de incertidumbre.

En el del petróleo, es posible que la reciente extensión del acuerdo para recortar la producción alcanzado en la Organización de Países Exportadores de Petróleo contribuya a sostener el precio del crudo, pero solo en la medida en que sea más eficaz que el de los últimos seis meses en reducir los inventarios mundiales. Por su parte, la cotización de los metales dependerá cabalmente de la concreción de los planes de infraestructura anunciados por la administración en los Estados Unidos y del balance entre los estímulos al sector de la vivienda y la percepción de los riesgos de burbujas especulativas en China. Mientras que las perspectivas en los mercados agrícolas de interés para la región son tendencialmente estables o inclusive bajistas, esencialmente por factores climáticos que dejan entrever cosechas abundantes.

Con estas incógnitas sobre la solidez de la trayectoria de los precios, cobra relevancia particular la apreciación de la tendencia de los volúmenes exportados. La información disponible en diez países de la región indica, para el conjunto de la región, una alentadora aceleración en el primer bimestre de 2017 (2,2%) respecto al mismo periodo del año previo.

Volumen de las exportaciones de países seleccionados de América Latina
(Índices enero 2014=100, promedio móvil de 12 meses, 2014-2017)

Fuente: BID Sector de Integración y Comercio con base en fuentes oficiales nacionales y estimaciones propias.

Sin embargo, México y Perú son los dos únicos países que registraron un aumento significativo de las exportaciones reales y tuvieron una incidencia mayor en la estimación del dato regional agregado. En el resto de las economías predominaron patrones estancados o negativos. La generalización de la incipiente dinámica de crecimiento de los volúmenes reales será, por tanto, determinante para el desempeño comercial de la región en los próximos trimestres.

La sensible mejora de los precios y la desigual expansión de las cantidades exportadas dibujaron un panorama regional muy heterogéneo entre países.

El valor de las exportaciones se aceleró intensamente en Sudamérica, donde la expansión estimada en base interanual fue del 23% en el primer trimestre del 2017, en marcada contra-tendencia con el dato acumulado a finales de 2016 (-4,6%). Los países con alta participación en la oferta externa de productos energéticos y extractivos lograron los mayores incrementos, mientras que aquellos que dependen de Brasil para la colocación de sus manufacturas tuvieron los resultados más modestos.

Para Mesoamérica, que incluye México y el istmo centroamericano, se estima una tasa de expansión de las ventas externas del 11%, que contrasta con la leve reducción (-1,5%) acumulada a finales de 2016. Si bien países como Honduras y Guatemala excedieron el promedio subregional, México determinó naturalmente el resultado agregado por su tamaño, pero también por una inesperada expansión de los volúmenes exportados a los Estados Unidos, cuya sostenibilidad queda por verificar.

Por su parte, el Caribe registró una aceleración de las exportaciones, estimada en promedio al 12% en el primer trimestre del año, producto de desempeños tan variados y volátiles como la notable expansión de Jamaica (32%) y la severa contracción de Barbados (-16%).

Se espera que las exportaciones consoliden la reversión de la tendencia en los próximos trimestres, pero es probable que el crecimiento del primer cuarto se atenúe en el curso del año.

Por construcción estadística, la fuerte expansión registrada en el primer trimestre es sesgada, debido a la baja base de comparación del año previo. Dado que en la medición interanual de los próximos trimestres se contabilizarán los trimestres centrales de 2016 que coincidieron con el repunte de los valores exportados, cabe esperar una tasa de crecimiento anual más contenida.

Hacia adelante, la consolidación del desempeño exportador está asociada con la materialización de un escenario optimista en el que se sostengan las cotizaciones de los productos básicos a pesar de los mencionados factores de incertidumbre que afectan los mercados, y en el que la región – y particularmente Brasil – recupere la senda del crecimiento reactivando el comercio intrarregional.

Una aceleración de la demanda externa, particularmente en los Estados Unidos y en China, sostendría las exportaciones, mientras que el resurgimiento del proteccionismo comercial global sesgaría a la baja el pronóstico.

En resumen, América Latina y el Caribe han superado la peor contracción comercial de su historia reciente, en una coyuntura en la cual el ajuste del superciclo de los commodities parece haberse estabilizado. Sin embargo, como se analiza más extensamente en el Monitor de Integración y Comercio 2016, en el mediano plazo, el desempeño comercial de la región dependerá sobremanera de la capacidad de las economías de la región de transformar la matriz productiva y la especialización comercial, reduciendo la excesiva dependencia de las exportaciones de bienes básicos de bajo valor agregado, por medio de políticas de fomento de la competitividad, la diversificación comercial y la integración regional.

Tal como indica el último Informe Macroeconómico del BID, las condiciones técnicas y políticas para un cambio de marcha en la estrategia de inserción internacional de la región están dadas. Es de esperar, sin embargo, que la incipiente mejora del desempeño exportador no le reste sentido de urgencia a la implementación de la estrategia. De esto dependen las perspectivas de cientos de miles de empresas de la región.

Leave a Reply