1800-222-222
contact@clevercoursewptheme.com

Integracion Comercio

This blogs in Integracion Comercio
28 Mar 2017

Outsourcing: ¿una oportunidad para el empoderamiento de las mujeres?

[Foto: Silvina Moschini, CEO SheWorks!]

A primera vista, Coronda parece ser un pueblo rural argentino como cualquier otro. Sin embargo, desde sus plazas y plantaciones de fresas, una mujer innova en la industria de servicios. Maricruz Tabbia con su computadora personal está revolucionando el mercado laboral, reclutando profesionales desde Rusia a Estados Unidos.

Maricruz es la Jefe de Personal y Operaciones de SheWorks!, una empresa internacional que hace el matchmaking (o la intermediación) entre profesionales de servicios digitales como diseño gráfico, programación, gerenciamiento de proyectos o comunicación, con clientes como Univisión, Mastercard y el Banco Interamericano de Desarrollo. La empresa, basada en la nube, ofrece también capacitación y herramientas para el monitoreo y el gerenciamiento del trabajo remoto.

“Me encanta la flexibilidad de elegir donde y cuando trabajo. Pero es necesario tener mucha disciplina y ponerse objetivos ambiciosos diariamente”, explica Maricruz, quien vive con su hija de cuatro años y su mamá. Otra consideración a tener en cuenta es que, a fin de cuentas, el pago tiene que cubrir los costos de vida. “Trabajar con clientes respetables es importante. La remuneración debe ser suficientemente interesante para que el individuo pueda cubrir seguro de salud, seguro de vida e impuestos.”

Nacida en Buenos Aires y criada en Bangkok –dos grandes capitales–, Maricruz soñaba con criar a su hija en un pueblo con mucha naturaleza. “Me encanta el sentido de comunidad de Coronda, poder ver caballos en la calle y jugar con perros y gatos en el patio.”

A diferencia de otras plataformas que actúan como mercados laborales, SheWorks! se especializa en mujeres profesionales.

La empresa empezó hace ocho meses y cuenta con más de 600 profesionales registradas y certificadas. La semana pasada, su fundadora y CEO, Silvina Moschini, presentó oficialmente la plataforma durante el 7º Foro Mundial de Empoderamiento de las Mujeres, organizado por las Naciones Unidas.

“El objetivo es tener más de 100,000 mujeres latinoamericanas educadas y empleadas para el 2025”, dice Moschini. “Recién empezamos, pero ya firmamos acuerdos con Google, Facebook, SAP, Microsoft, Platzi, entre otras plataformas de capacitación, y la idea es básicamente invitar a las mujeres que toman sus cursos.”

SheWorks! quiere acabar con la brecha que separa los talentos y las oportunidades. Los clientes o empleadores pueden aumentar el número de mujeres calificadas con las que trabajan, sacando provecho de una mayor diversidad, y acceder a una variedad de talentos más amplia. Las mujeres pueden trabajar desde diferentes lugares y en horarios flexibles. “Así, no tienen que escoger entre ser profesionales o mamás porque eligen un trabajo que les permite cuidar a su familia.”

Las universidades latinoamericanas gradúan a más mujeres que hombres, sin embargo, según un estudio reciente del BID basado en el análisis de 70.000 empresas de todo el mundo, las mujeres están subrepresentadas en los cargos de liderazgo.

De hecho, en el 73 por ciento de las firmas latinoamericanas consideradas no había una sola Gerente o Directora General. En un artículo de opinión publicado en el NY Times, el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, argumenta que llegó el momento de que el sector privado también sea un motor para la igualdad de género. “Solo así podremos aprovechar con plenitud el talento y la productividad de toda nuestra gente.”

El empoderamiento de mujeres en servicios globales fue el tema de uno de los paneles de la sexta edición del Foro Latinoamericano y del Caribe de Outsourcing y Offshoring (Outsource2LAC) la semana pasada, en San José, Costa Rica.

El evento reunió al menos 800 empresarios de 446 empresas y 35 países del sector de servicios de las Américas, Asia y Europa. 108 de las firmas participantes eran compradores, es decir, empresas que estaban interesadas en adquirir algún servicio. Además, 122 mujeres emprendedoras participaron en el evento.

El trabajo en tecnologías de la información (IT) y en tercerización de procesos de negocio (BPO, por sus siglas en inglés) de alta calidad puede ser un medio para el empoderamiento económico de las mujeres. Los salarios y beneficios relativamente altos que los mismos ofrecen, significan mayor seguridad y autonomía. Por su parte, los empleos en otras industrias innovadoras como la animación, video juegos y el desarrollo de software móvil y en la nube, proporcionan capacitación, experiencia sin precedentes y exposición internacional que producen empleados globales competitivos.

De acuerdo con el panel de Outsource2LAC, las estrategias para aumentar el liderazgo y el empoderamiento de las mujeres en el sector de servicios digitales incluyen:

  1. Capacitar a los responsables de recursos humanos en estrategias de contratación para fomentar la igualdad y acabar con el desequilibrio.
  2. Retener a las mujeres mediante beneficios competitivos.
  3. Preparar activamente a las mujeres para puestos de liderazgo a través de entrenamiento, planeación de carrera profesional y tutoría.
  4. Celebrar públicamente los éxitos de las mujeres en la industria.
  5. Aprovechar oportunidades para la creación de redes y de diálogos sobre equidad de género, garantizando incluso que las mujeres estén bien representadas como oradoras expertas en todos los temas – no sólo los relacionados a las mujeres.

En el BID, por ejemplo, el departamento de recursos humanos estipula que en los paneles para entrevistas laborales siempre haya equilibrio de género.

Además, está piloteando el uso del “currículo anónimo”, una manera de evitar la discriminación en los procesos de selección de personal, al asegurar que los formularios electrónicos de aplicación a vacantes no lleven ningún indicador de género o nacionalidad.

Para Silvina Moschini, de SheWorks! es fundamental que las mujeres trabajen juntas, cooperen y se promuevan las unas a las otras “porque, al final del día, hacer negocios es un deporte de contactos”. Según ella, el apoyo debe salir de la retórica. “Si tenemos miedo de que si somos fuertes no nos van a querer, we are damned if we do, damned if we don’t (estamos condenadas si lo hacemos y condenadas si no lo hacemos)”, concluye.

Leave a Reply