¿Qué pasó con el supuesto éxito de gestión pública en el Reino Unido? – P2

Las lecciones que aprendió el Reino Unido en gestión pública con proveedores

Gran Bretaña 2Segundo post de nuestra segunda serie sobre “Complejidad de la gestión pública: aprendiendo de casos no exitosos”. En la serie anterior vimos casos en Estados Unidos. Ahora repasamos algunos aprendizajes del Reino Unido.

En mi post anterior mencioné algunos de los fracasos en la gestión pública de Gran Bretaña en los últimos 20 años, que podrían haber llevado a la conclusión de que la “Nueva Gerencia Pública” era un error y debía ser discontinuada. Sin embargo, esto sería equivocado.

No habrá un retorno al empleo directo en la construcción. La tercerización de los servicios de salud continúa expandiéndose en el Servicio Nacional de Salud (NHS), los números de desempeño están retornando silenciosamente, y algunas metas fueron mantenidas. Algunas grandes iniciativas recientes como el gigantesco proyecto de tren rápido en Londres dependen parcialmente de préstamos por parte de los constructores.

¿Cuáles son las principales lecciones de estos fracasos?  

  • Las adquisiciones en el Reino Unido hace tiempo se enfocan en más variables que solamente el precio.
  • Se ha aprendido que la única esperanza de éxito en proyectos de tecnologías de la información es dividirlos en porciones menores, hacer pruebas piloto en áreas pequeñas, y extenderlos sólo lentamente y en períodos extensos de tiempo para manejar más complejidad y casos difíciles.
  • Aceptar el costo de competir con el sector privado para contratar a los mejores gerentes de programas y proyectos para trabajar del lado del cliente (y no del proveedor).
  • Se están poniendo mayores esfuerzos para diversificar la base de proveedores más allá del estrecho conjunto de grandes empresas de tecnología informática, contratistas de defensa y proveedores generalistas de servicios públicos globales que son buenos en redactar ofertas pero con frecuencia son malos para controlar la implementación.
  • Hoy hay una supervisión y un escrutinio más fuerte y agresivo tanto de las adquisiciones como de la oferta por parte de la Contraloría (National Audit Office) y, más importante aún, del Comité de Cuentas Públicas y otros comités de la Cámara de los Comunes.
  • Algunas potestades de desarrollo económico se están devolviendo a las autoridades locales, aunque con escasos recursos para respaldarlas.
  • Tal vez más importante que todo esto, los políticos británicos aprendieron incluso antes de la austeridad post-crisis a prometer menos, a atribuirse menos por sus esfuerzos en la reforma de la gestión pública y, sobre todo, a tratar de reducir las expectativas de la sociedad y a explicar que no todas las cosas buenas pueden ir de la mano: con frecuencia, las mejoras en algún aspecto (como la calidad, la cobertura, la motivación del personal o el costo de la gestión pública) inevitablemente suceden a expensas de un empeoramiento en otro.

 

Sobre el autor

Perri 6 es Profesor de Gestión Pública en la Escuela de Negocios y Gestión de la Queen Mary University en Londres. Conocido internacionalmente por su trabajo sobre “gobierno conjunto” (joined-up government) en los años 90 y por sus estudios sobre privacidad y confidencialidad en los 2000, sus investigaciones recientes han explorado la toma de decisiones en órganos ejecutivos. Sus últimos libros incluyen “Explaining political judgement” (Cambridge: Cambridge University Press, 2011) y “Principles of methodology: research design in social science” (con Christine Bellamy; Londres: Sage, 2012).

Traducción: Martín Alessandro

Print Friendly, PDF & Email
  1. Oscar Aguilar Reply

    Excelente post! Para una tercera entrega nos encantaría ver casos de Latinoamérica (si esto no es mucho pedir), donde abundan ejemplos no exitosos.

  2. JOSE VICENTE JAJOY Reply

    Hola siempre estamos pendientes en nuestro medio ambiente, pero tenemos grandes problemas que se estàn presentando como son las solicitudes de las multuinacionales que quieren explotar muchos materiales mineros que tiene nuestra regiòn del alto Putumayo en Colombia, son 41 solicitudes y esto es grave para la Aamazonìa colombiana como para toda la amazonia suramemerica.

    Gracias por su respuesta.

Comenta

*