La comunidad mundial ha definido el acceso a energía como uno de los pilares esenciales e imprescindibles para el desarrollo, y lo ha incluido dentro de los Objetivos