Copyright © 2018. Banco Interamericano de Desarrollo. Si deseas republicar el artículo, por favor solicita autorización a sph-communication@iadb.org

Por Florencia López Boo y Mayaris Cubides Mateus.

Brasil es uno de los países que con mayor éxito ha logrado acercarse a la cobertura de salud universal, con importantes repercusiones para la infancia. No solo el acceso a la salud de calidad es crítico para el desarrollo de los niños, sino que además representa un punto privilegiado de contacto directo con mujeres embarazadas y sus hijos. Esta cercanía ha permitido replicar a mayor escala estrategias adecuadas de promoción de buenas prácticas parentales como Cresca com Seu Filho, un  programa de visitas domiciliarias impulsado por el sistema de salud unificado que ofrece atención primaria a nivel comunitario en Fortaleza.

Cresca com Seu Filho (PCCSF) tiene como objetivo promover el desarrollo de los niños de 0 a 3 años cuyas madres tienen un bajo nivel educativo y de ingresos. Inspirado en modelos emblema de programas para el desarrollo infantil como Primeira Infancia Melhor y Reach Up and Learn, consiste en sesiones de una hora lideradas por Agentes Comunitarios de Salud (ACS) a lo largo de un año.

La evaluación de impacto de PCCSF, impulsada por la Secretaría de Salud Municipal de Fortaleza en colaboración con el Banco Interamericano de Desarrollo, aún está en curso. Como parte de la evaluación y con el propósito de contribuir a llenar el vacío respecto a la caracterización de la situación de la primera infancia en Brasil, se hizo un primer levantamiento de información en 2016. Esta encuesta recolectó datos de 2.755 niños entre 0 y 28 meses que residen en los 18 barrios de la zona más vulnerable de Fortaleza, proporcionando información valiosa que va más allá de datos sobre salud y nutrición. Este grupo es una submuestra de los potenciales beneficiarios del programa Cresca com Seu Filho.

Principales características en los niños elegibles para el PCCSF:

  • El 10% de los niños nació prematuramente.
  • Prevalecen conjuntamente dos problemas de mala nutrición infantil: la desnutrición crónica y el sobrepeso, en tasas del 7%.
  • Las áreas de desarrollo cognitivo, motor y del lenguaje en las que los niños presentaron una mayor sospecha de rezago frente a la muestra de referencia internacional fueron:
    • personal-social (23%), es decir, cómo se relaciona el niño con otras personas y con sus propias necesidades
    • lenguaje (20%), que en este caso se refiere a si el niño escucha, comprende y utiliza apropiadamente el idioma.

Estos porcentajes de rezago fueron mayores para los niños con madres de menor nivel escolar y de hogares con ingreso per cápita más bajo.

  • En 1,8 de 11 prácticas parentales evaluadas, los cuidadores presentaron comportamientos que no favorecen el desarrollo infantil Por ejemplo, no enseñaron a los niños una nueva palabra, los gritaron o no los elogiaron espontáneamente. Este resultado se obtuvo mediante la subescala HOME, una medida que combina la observación independiente con el reporte de los padres, siendo así más objetiva.
  • Según los padres, las actividades más frecuentes para estimular a los niños fueron jugar (93%) y elogiar al niño (91%). En contraste, las actividades menos frecuentes fueron contar historias (34%), leer libros (36%) y contar números (54%).

En comparación con otros países de la región, los resultados de esta primera encuesta nos indican que la tendencia de los problemas asociados a la mala nutrición es similar. Mientras las tasas de desnutrición crónica se han reducido a casi la mitad en los últimos 20 años, el sobrepeso y la obesidad en menores de 5 años ha aumentado.

Por otro lado, los hogares en esta zona de Brasil muestran actitudes más cálidas y menos punitivas en comparación con poblaciones rurales de países como Ecuador, Perú y Nicaragua, pero en menor proporción realizan prácticas que promueven el desarrollo cognitivo y del lenguaje, como leer y contar historias.

Siguientes pasos

En los próximos meses está planificada la recolección de información de seguimiento que nos permitirá conocer si el PCCSF tuvo un impacto sobre el desarrollo y los ambientes en los que crecen los niños de la Regional V de Fortaleza. Suscríbete a nuestro blog para recibir novedades sobre este y otros programas para la infancia en nuestra región.

¿Conoces el nivel de desarrollo físico y cognitivo de los niños en tu localidad, municipio o Estado? ¿Crees que los programas para la primera infancia en tu comunidad tienen oportunidad de ser replicados a mayor escala? Cuéntanos en la sección de comentarios o mencionando a @BIDgente en Twitter.

Florencia López Bóo es economista sénior en la División de Protección Social y Salud del Banco Interamericano de Desarrollo.

Mayaris Cubides Mateus es consultora en el área de desarrollo infantil temprano en la División de Protección Social y Salud del Banco Interamericano de Desarrollo.

Recommended Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search

infancia en Uruguayfocalizacion en la infancia