Copyright © 2018. Banco Interamericano de Desarrollo. Si deseas republicar el artículo, por favor solicita autorización a sph-communication@iadb.org

Entrevista por Andrea Proaño.

Read in English. 

Para desarrollar todo su potencial, los niños requieren de un cuidado afectuoso durante sus primeros años. Las intervenciones multisectoriales e integradas propician entornos afectuosos pues adoptan una perspectiva individualizada del niño y la familia. Mihaela Ionescu, Directora de Programas en ISSA, lo resume así: “Nadie puede silbar una sinfonía. Se necesita toda una orquesta”. La conversación que sigue refleja esta opinión y lo que implica para los servicios de Desarrollo Infantil Temprano (DIT).

¿A qué se refiere cuando habla de “integrar los servicios de atención infantil”?

Me refiero a la articulación del porqué y el cómo de los servicios que ofrecemos. Salud, educación, un entorno estimulante y seguro en el hogar y en los espacios públicos… ninguno de estos componentes es más importante que el otro, pero hay muchos desfases, superposiciones y también carencias entre ellos. Por eso debemos abordarlos de una manera integrada. Si en el hogar un niño no tiene comida suficiente, seguridad, ingresos, estimulación, atención, el cuidado diario jamás será suficiente. Así que este enfoque considera la condición de cada niño específicamente, de modo que cada servicio, al ocuparse de su necesidad concreta, sabe lo que le sucede a ese niño cuando es atendido por otro  servicio.

¿Por qué son importantes los servicios integrados para el desarrollo infantil temprano?

Porque debemos abordar todos los aspectos del desarrollo infantil juntos, de manera alineada y coordinada. La nutrición infantil, la seguridad, el aprendizaje temprano y todos los otros aspectos contribuyen, de manera sustancial, al bienestar del niño y su desarrollo. Una perspectiva holística respecto del desarrollo infantil es crucial debido a estas razones conceptuales, pero también porque surge la necesidad de abordar la diversidad, la pobreza, el conflicto, que van en aumento y afectan dramáticamente el crecimiento y el desarrollo del niño, especialmente en los primeros años. Los primeros años, especialmente el período prenatal hasta los 3 años, son cruciales.

¿Cuáles con los obstáculos para implementar servicios de atención infantil integrados? ¿Cuáles son las oportunidades?

Los trabajadores de la primera infancia son esenciales para promover la integración de los servicios y es necesario que, mediante un trabajo en conjunto, adopten una cultura de aprendizaje, de diálogo y cooperación entre servicios. Para lograrlo, el liderazgo es primordial. Se requiere de una cultura de gestión que permita la cooperación y el crecimiento participativo dentro y fuera del lugar de trabajo, pues de lo contrario la cooperación es muy difícil. El liderazgo es también esencial para integrar servicios en el nivel comunitario o el local. Las asociaciones transversales, la discusión y el diálogo son la parte más compleja porque a menudo las decisiones no se toman en forma compartida, lo que dificulta la integración.

El líder debe ofrecer a las personas que trabajan en los distintos tipos de servicios, oportunidades para que se reúnan y realicen actividades profesionales de desarrollo en equipo , a partir de un lenguaje común y una comprensión de lo que es el desarrollo infantil temprano, para que apoyen a las familias en las responsabilidades que tienen que asumir. Por ejemplo, un visitador a domicilio debería reunirse con el trabajador de la salud y con el educador para entender lo que el niño necesita del trabajo que cada uno realiza y el modo en que todos ellos juntos, de manera consistente y alineada, pueden influir positivamente al desarollo del niño. Es aquí donde la innovación puede tener lugar: en la identificación de espacios de pertenencia a la comunidad, en la participación y el apoyo a las familias, y conociendo por ellas cuáles son sus necesidades.

servicios integrados para la primera infancia

Usted ha mencionado los enfoques descendentes y ascendentes para que la integración se produzca. ¿Cuál es la diferencia y hay un curso de acción preferido?

Los enfoques descendentes crean las bases de política y gobernanza, pero no reemplazan a la experiencia. Pueden establecer el lenguaje, pero no necesariamente cubren todos los niveles que se necesitan para asegurar que la integración efectivamente se produzca. Y si no se considera lo que la gente que está en el sistema quiere hacer o está en capacidad o entrenada para hacerlo, no será posible crear las condiciones para que esto tenga lugar.

Los enfoques ascendentes pueden resultar más exitosos porque están muy enraizados en las necesidades reales, en la práctica de escuchar a los profesionales, las familias, las comunidades e involucrarlos en el proceso, prestando atención a las necesidades del niño y personalizando planes según sus voces y experiencias. Es un proceso más largo. Toma tiempo construir una visión y valores comunes, conocimiento y responsabilidades compartidas.

Se trate de los enfoques descendentes o ascendentes, el principal punto de referencia son el niño y las familias tomados individualmente. El enfoque debe responder a sus necesidades reales.

¿Quién es el responsable de la integración? ¿Qué condiciones se requieren para asegurar que sea exitosa?

Muchos actores, pues el servicio se presta en diferentes niveles de un sistema y cada nivel tiene su propia función. Idealmente, la integración debería darse en tres niveles —el individual, el del servicio y el interinstitucional— con responsabilidades específicas asignadas a cada uno para atender de forma holística al niño y la familia, con objetivos coherentes y compartidos, planificación, responsabilidades, servicios conjuntos, comunicación, y políticas.

A nivel individual, todos los profesionales son responsables. El nivel institucional/de servicio depende tanto de la gestión individual como del manejo del liderazgo, y en el nivel interinstitucional las responsabilidades se comparten entre las instituciones en los niveles local y comunitario. Por lo tanto, todos los niveles son responsables.

¿Algunas ideas que inviten a la reflexión y que quisiera dejarnos?

Algo que he aprendido es que nadie puede silbar una sinfonía. Se necesita, realmente, una orquesta. Y de eso trata la integración. Como profesionales, padres y comunidades, debemos observar todo lo que el niño necesita y hace, y alejarnos de la manera estrecha con que los miramos. Con todo el amor que sentimos por los niños, desearemos trabajar con el otro, aspirando a lograr lo mejor en interés de ellos. La principal pregunta es “¿cómo podemos responder de mejor modo a lo que el niño tiene derecho?” Y para responderla necesitamos que el personal esté integrado por profesionales con sentido crítico y líderes visionarios, gente de mente abierta que escuche y responda a las necesidades de los niños y sus familias y trabaje hacia servicios eficientes, participativos y colectivos en las comunidades. Es un proceso largo, pero vale la pena emprenderlo. Mientras mantengamos nuestras mentes enfocadas en cada niño, que es lo más importante.

¿Qué prácticas de integración de servicios de desarrollo infantil existen en tu país? ¿Cuáles son los principales obstáculos u oportunidades para la integración en los servicios para la primera infancia? Cuéntanos en la sección de comentarios o mencionando a @BIDgente en Twitter.

Mihaela Ionescu es Directora de Programas en la International Step by Step Association (ISSA).

Recommended Posts
Showing 9 comments
  • Maribel Cormack Lynch
    Responder

    Me parece un muy buen artículo para verdaderamente acompañar al nilo y su familia en su proceso de crecimiento y desarrollo integral. Muchas veces los servicios no contemplan el aspecto educativo, tan necesario e importante como el cuidado, la nutrición y la protección.

  • Jill McFarren Aviles
    Responder

    ¡Mihaela, gracias por tus palabras de sabiduría y experiencia fomentando servicios integrados! ¡Me encanta su analogía de un servicio integrado con la necesidad de una orquesta para tocar una sinfonía! Niños no pueden crecer y prosperar a su máximo potencial sin esa orquesta y tocando en sincronía. El costo de mantener los silos y la duplicación de esfuerzos es demasiado grande para el bienestar de los niños y las Naciones. También agradezco tu recomendación de adoptar un enfoque de abajo hacia arriba y de usar un modelo ecológico para encontrar maneras de asegurar que se cumplan las necesidades de salud, nutrición y aprendizaje de los niños, especialmente en el grupo de edad de 0-3, cuando la Fundación para el desarrollo futuro es establecido. Las familias y las comunidades que son apoyadas con recursos y conocimientos y empoderadas para tomar las decisiones son más propensos a hacer esto una realidad. ¡Todos jugamos un papel importante en la orquesta! ¡Gracias!

  • Mercedes Morales
    Responder

    Desde mi experiencia profesional y académica comparto totalmente este enfoque. En Venezuela hemos logrado, a pesar de la crisis, mantener el trabajo interdisciplinario para atender las necesidades de los niñ@s y sus familias.Las empresas, la academia y las comunidades han entendido la necesidad de un enfoque integral y ascendente, lo cual ha implicado un trabajo articulado entre los distintos actores y contando con el liderazgo comunitario en comunidades de alto riesgo social ha sido garantía para de éxito en beneficio de los niñ@s y sus familias

  • Eiko Kawamura
    Responder

    Muchas gracias por compartir el artículo, muy valioso. En Perú se ofrecen pocos servicios integrales para la primera infancia, especialmente de 0 a 3 años. Casi todo tiene que ver con las cunas o guarderias o estimulación temprana. Por favor, si conocen algún servicio en cualquier parte de latinoamérica de cero a tres que esté siendo llevada con éxito (además de Chile Crece), agradeceré mucho la compartan, dejo mi correo electrónico eiko.kawamura@gmail.com.

  • Gabriela Vasconcellos
    Responder

    Creo que la base de una mejor sociedad esta en la atención que le brindamos a los más pequeños y sus familias en general. En mi pais, Uruguay tenemos una politica de Estado con la que se realiza un trabajo de atención integral a estos niños, niñas y sus familias, es el Plan CAIF. Los que trabajamos en el, buscamos atender integralmente sus situaciones, generalmente de extrema vulnerabiliadad. Coordinamos con centros de salud, los acompañamos a consultas, coordinamos e informamos su situación cuando pasan a la escuela, realizamos acuersos con muyas instituciones publicas y privadas, en pro de una mejor calidad de vida. Tabajamos con embarazadas, niños de 0 a 3 años y sus familias.
    Lo dificil es saber que una vez dejan el Plan e inician su pasaje por educación primaria, nada de esto coontinua, no se tiene una atención integral y interdisciplinaria a los que trancitan por ella. Esto es lo que debemos modificar x aquí.
    Muchas gracias por brindarnos un espacio donde compartir experiencias en este BLOG.

pingbacks / trackbacks

Responder a Eiko Kawamura Cancelar respuesta

Start typing and press Enter to search

justicia social refugiados