¿Cómo llamas a tu hijo o hija para demostrarle amor?

Con motivo del día de San Valentín, queremos hablar sobre las palabras de afecto que usamos para llamar a nuestros niños y niñas. ¿Por qué nuestro interés en las palabras? Porque el lenguaje es un medio fundamental para transmitir afecto y porque la habilidad de comunicarse es precisamente una de las más importantes que se desarrolla durante los tres primeros años de vida. En unas semanas más, en este mismo blog, compartiremos con ustedes una serie de artículos sobre la importancia de hablar con los niños para su desarrollo presente y futuro.

Pero antes de entrar a los posts serios y como una introducción al tema del lenguaje, hoy queremos contarles los resultados de una encuesta informal realizada entre nuestros amigos. El equipo de Primeros Pasos preguntó a personas de diferentes rincones del planeta sobre las expresiones que usan en sus países o culturas para expresar afecto hacia sus pequeños. Aquí compartimos con ustedes una muestra de lo que hemos encontrado, intentando organizar las expresiones de afecto por categorías de palabras. Noten que, con frecuencia, los términos se emplean precedidos del  pronombre posesivo “mi”:

La comida

  • Bélgica y Quebec: Mi repollo
  • Grecia, Turquía y Chipre: Mi empanada dulce
  • Estados Unidos y Reino Unido: Miel, tarta dulce
  • Quebec: Mi huevito

Lo celestial

  • América Latina y Alemania: Mi ángel, mi cielo

Los atributos

  • América Latina e Indonesia: Gordito/a, chiquito/a, bonito/a, peladito/a
  • Nueva Zelanda, Estados Unidos: Corazón dulce, dulce
  • Japón: Pequeño/a
  • Ashaninka: Lindo/a, precioso/a

Los objetos de valor y/o la monarquía

  • Bélgica y Cataluña: Mi tesoro
  • América Latina, Cataluña, Pakistán: Mi rey/mi reina, mi príncipe/mi princesa

Lo casual

  • Noruega, Estados Unidos: Mi pequeño amigo
  • Cataluña: Cosita

Lo sentimental

  • Arabia Saudita, América Latina, Reino Unido, Bélgica, Pakistán: Mi corazón, mi amor, mi vida

Los animales/plantas

  • Quebec: Lobito, lechuza
  • América Latina, Italia y Quebec: Pulguita, pollito
  • Alemania: Ratoncito
  • Cataluña: Bichito/a, renacuajo
  • Quechua: Mi brotecito
  • México: Mi perrito

Los familiares

  • Argentina y Paraguay: Mamita, mami, papito, papi

Lo “no exactamente” amoroso

  • Uruguay: Monstruito, pequeño demonio
  • Quechua: Mi potito sucio

Siendo completamente francas, reconocemos que ha sido divertido recoger esta muestra de palabras de amor. ¡Algunas de ellas resultan graciosas traducidas al castellano! Aún así, las palabas de afecto, aunque diferentes, existen en todos los idiomas.

Pat Engle, una mujer maravillosa cuyas contribuciones han sido muy importantes en la investigación y política pública en temas de primera infancia, solía empezar sus presentaciones recordándonos que “para crecer bien cada niño/a necesita: una buena nutrición y salud, oportunidades para aprender y el amor de por lo menos una persona”. De ahí que mirando la gama de colores de nuestra colección de palabras de amor – desde repollos hasta pequeños amigos- vale la pena recordarnos que los seres humanos somos infinitamente diversos hasta en nuestras mil y un maneras de expresar amor.

Cuéntanos en la sección de comentarios o en twitter usando #BIDAmor, ¿cómo llamas a tu hijo o hija para demostrar amor?

Recommended Posts
Showing 2 comments
  • RAMÓN DIEGO BORJA SÁNCHEZ
    Responder

    Hola buenos días para todas y para todos, desde Cali Colombia, Pacifico Colombiano, la capital mundial de la salsa y la alegría.

    Como educador y formador por mas de 15 años, encuentro tierno este tema, me parece que en un día tan espectacular como es el de San Valentín, se mencionen nuestros hermosas y hermosos niños(as), columna vertebral de la humanidad.

    Miren, la manera como se trata al pre infante e infante va a marcar la ruta en adelante de este ser integral, por este motivo el juego de palabras juega un rol importante en estas edades, sería importante que los gobiernos optaran leyes preferenciales en donde se crean mecanismos gubernamentales para que durante el embarazo a las mamitas gestantes no solo se le haga control pre natal, sino que además se le oriente en el proceso de formación de la nueva persona integral que se esta gestando dentro de su vientre, así tendríamos personas mas capaces llenas de cualidades interesantes y sobre todo llenos de afecto para comprender, perdonar, pedir perdón, capaces de dar AMOR.

    RAMÓN DIEGO BORJA SÁNCHEZ
    ASESOR Y CONSULTOR DE PROYECTOS
    CER – FUNDEPAC
    PACIFICO COLOMBIANO

  • dino linares
    Responder

    Puchungo, dicen que viene del quechua en Perú, “el más querido”.

Dejar un comentario

Contáctanos

Si tienes dudas y comentarios acerca de este blog te puedes comunicar con nuestro equipo y con gusto te ayudaremos.

Start typing and press Enter to search