Por Francisco Ochoa


cartaz

El Congreso de Brasil creará un marco legal para garantizar la sustentabilidad de las políticas de primera infancia, las cuales han ganado relevancia en los últimos años en los programas federales, estatales y municipales. Este es el principal acuerdo que surge del seminario “Marco Legal da Primeira Infancia”, realizado la semana del 15 de abril en Brasilia y en el cual participaron parlamentarios, técnicos, empresarios y representantes de la sociedad civil de 11 países. Según el presidente de la Cámara de Diputados Henrique Eduardo Alves, el primer paso será la creación de una Comisión Especial de Primera Infancia. Esta Comisión será la encargada de impulsar una ley-marco antes del fin de este año y su objetivo será crear un Estatuto de la Primera Infancia que complemente el  Estatuto del Niño y el Adolescente vigente.

El seminario contó con participación política de alto nivel. Estuvieron presentes cinco ministros federales. Los mismos destacaron la total alineación del Gobierno de la Presidenta Dilma Rousseff con las iniciativas para proteger a los niños de 0 a 6 años. En este sentido, el Ministro Interino de la Secretaría de Asuntos Estratégicos, Marcelo Neri, nos recordó que la pobreza entre niños de 0 a 15 años se redujo considerablemente en la última década, principalmente gracias al programa Bolsa Familia. Este esfuerzo recibió también un importante impulso en 2012 con el lanzamiento del programa Brasil Carinhoso, el cual complementa el ingreso que reciben las familias con niños de entre 0 y 6 años de edad.

A pesar de estos avances, Neri reconoció que deben alinearse mejor las políticas de los tres niveles de gobierno para atender en forma prioritaria a este grupo etario, todavía el más desprotegido y el que concentra el mayor grado de pobreza en Brasil. Cerca del 52% de los niños de 0 a 3 años viven en hogares pobres o extremadamente pobres, según la encuesta PNAD de 2009. Además, mientras casi un 80% de los niños de 4 y 5 años asisten al prescolar, apenas 22% de los niños de entre 0 y 3 años tienen acceso a guarderías. Este porcentaje cae aún más entre los pobres extremos donde apenas un 11.4% accede a ellas.

El Gobierno inició en 2012 un plan que busca construir 6.000 nuevas guarderías y salas de prescolar para reducir esta brecha antes del 2014. Un punto clave discutido durante el seminario fue  que la futura legislación debe enfatizar el tema de la calidad, por ejemplo, en la formación del recurso humano que atiende a los niños (maestros y cuidadores). También se habló de la importancia de reforzar las acciones en salud y educación prenatal.

Unos de los desafíos identificados durante el seminario fue la escasa coordinación que existe entre las políticas elaboradas y reglamentadas a nivel federal y la capacidad técnica y financiera de los municipios, que son los responsables principales de la implementación de proyectos. Varios gobiernos locales han tomado la iniciativa de crear sus propios programas para fortalecer la atención local, como es el caso de Rio Grande do Sul por medio del programa Primeira Infancia Melhor o el programa Primeira Infancia Completa del municipio de Rio de Janeiro. Es por esto que se recomendó fortalecer la coordinación entre las áreas del Gobierno Federal que son responsables de servicios y programas destinados a los niños de 0 a 6 años y a su vez, se propuso que una sola entidad asuma la responsabilidad de coordinar, manejar el presupuesto y evaluar las políticas de primera infancia.

Francisco Ochoa es Especialista en Protección Social en las oficinas del Banco Interamericano de Desarrollo en Brasil. Su trabajo se centra en la administración de proyectos para el desarrollo juvenil y de empleo y la provisión de servicios básicos de protección social y salud para familias de bajos ingresos.

Recommended Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search