En 1921 Max Weber publicó un ensayo categorizando las ciudades occidentales en dos tipos ideales: consumidoras y productoras.