Conoce por qué Guadalajara, Sao Paulo y Bogotá son algunas de las ciudades más ciclo-inclusivas de la región