La fisonomía urbana de la capital costarricense ha cambiado considerablemente desde los años 50.