Este tipo de mecanismos tienen una alta potencialidad para el financiamiento de infraestructura en América Latina y el Caribe.