Mucho se ha escuchado sobre la importancia que tienen las ciudades para mitigar el cambio climático, no solo porque allí se genera el 70% de los gases de efecto de invernadero, sino también por el potencial de reducción de emisiones que existe en los sectores de energía, manejo de residuos, transporte, industria, entre otros.

De acuerdo a ONU-Habitat, casi el 15% de la población urbana del mundo vive en América Latina y el Caribe y alrededor del 10% de las emisiones globales se producen en ciudades de la región. Estas cifras sumadas a las proyecciones de crecimiento urbano y de emisiones futuras representan grandes retos para promover una transición hacia un desarrollo bajo en emisiones en los próximos años. Sin embargo, generalmente, el cambio climático y sus soluciones, se perciben como asuntos de los gobiernos y poco se ha hablado de la importancia del ciudadano en dicha transición.

Para lograr una ciudad inteligente climáticamente se requiere la suma de esfuerzos de todos los actores que convergen en la ciudad y la participación del sector público, privado, social y la academia. Por su parte, los ciudadanos también pueden cumplir un rol crucial para acelerar la descarbonización de nuestras ciudades, el cual puede materializarse en cambios de comportamiento y opciones de consumo, en el desarrollo de proyectos de bajo costo y alto impacto, y hasta en activismo para posicionar la importancia del tema en la agenda pública.

Algunos ejemplos liderados por ciudadanos en el contexto Latinoamericano nos muestran que además de ser opciones de mitigación, también pueden aportar soluciones a los retos de la nueva agenda de desarrollo sostenible:

  • Engajamundo (Sao Paulo): es un grupo de jóvenes que busca promover la participación, el activismo y los cambios de comportamiento. Este movimiento ciudadano genera actividades permanentes que van desde clases de cocina vegetariana para reducir el consumo de carne, la promoción del uso de la bicicleta o el transporte público y talleres de permacultura.
  • La Ciudad Verde (Colombia): promueve la creación de huertas acuapónicas en los edificios de las ciudades, como una alternativa no solo de seguridad alimentaria, sino también para reducir las emisiones que genera el transporte de alimentos y aprovechar las aguas lluvias.

ciudadanos 3Piloto de huerta acuapónica en Medellín. Foto: La Ciudad Verde

  • Plug-in Social (Buenos Aires): Promueve los procesos participativos para el manejo de residuos y energía a fin de aprender sobre energía renovable al tiempo que se construyen soluciones de bajo costo y alto impacto para comunidades en zonas con bajos índices de desarrollo humano. Por ejemplo, el uso dematerial reciclado y energía solar para crear calentadores de duchas.

ciudadanos 2Foto: Plug-in Social en Buenos Aires

  • Orquesta de Reciclados de Cateura (Asunción): Además de promover un proceso de integración social y participación juvenil, un grupo de ciudadanos da otros usos a la basura rescatada del vertedero, elaborando y tocando instrumentos musicales.

ciudadanos 1Foto: Orquesta Cateura en Asunción, Paraguay

Estos ejemplos son muy inspiradores y, gracias a la tecnología, están impulsando un cambio de paradigma interesante: cómo los ciudadanos pueden liderar grandes transformaciones hacía un desarrollo bajo en emisiones incluyente. Un ejemplo de esto es “Low Carbon Initiative,” un movimiento ciudadano global que busca discutir con el sector público, privado, las organizaciones sociales y la academia la ruta para la construcción de ciudades bajas en carbono. Esta plataforma colaborativa surge en el marco de la COP21 y ya cuenta con 62 ciudades embajadoras.

Si bien es interesante conocer los aportes que pueden generar los ciudadanos a las grandes metas de reducción de emisiones que tiene una ciudad, los tomadores de decisiones y alcaldes pueden encontrar en los ciudadanos un gran capital humano para trabajar en agendas conjuntas hacia la construcción de ciudades inteligentes climáticamente.

Juliana Gutiérrez es Colombiana, Graduada en Finanzas y Relaciones Internacionales, Especialista en Estudios Políticos; Magister en Proyectos Ambientales y Magister en Estudios Internacionales de la Universidad de Corea. Ha trabajado para Naciones Unidas, Amnistía Internacional, Comisión Europea, la ACI, entre otros. Sus temas de investigación son el desarrollo bajo en emisiones, paradiplomacia y gobernanza, y gobernanza del cambio climático post 2020. Es docente universitaria, miembro de La Ciudad Verde y Co-Fundadora de LowCarbonCity. Síguela en Twitter @gutierrezru