Cada vez vivimos en un mundo más urbanizado y Tokio—ciudad en la que viví por más de 10 años—no es la excepción. Por un lado, la urbanización crea muchas oportunidades y estimula el desarrollo económico de las ciudades. Por el otro, el crecimiento de esta urbe conlleva desafíos significativos, tales como un deterioro de la calidad del aire ante el aumento de las emisiones de CO2.

A partir del crecimiento económico experimentado durante los años 1950 y 1960, Tokio se convirtió en el centro de la política y la economía de Japón. Durante esa década se destruyeron los edificios viejos, se trasladaron las plantas hacia la periferia y se construyeron cientos de rascacielos que transformaron para siempre el skyline de la ciudad. Como resultado, la ciudad perdió gran parte de sus espacios verdes, los cuales tienen un rol muy importante para mejorar la calidad del aire y del agua, almacenar las aguas pluviales y frenar el efecto de isla de calor.

Ante esta situación, en 2010 se lanzó el Plan Verde de la Zona Metropolitana de Tokio a fin de crear nuevos espacios verdes dentro de la ciudad. Este plan establece que toda obra que supera las 1000 hectáreas de construcción debe contemplar obligatoriamente un plan de espacios verdes. A continuación les comparto dos beneficios de incorporar espacios verdes en las construcciones de la ciudad, los cuales se han puesto en evidencia a partir de la implementación de esta regulación.

Tokio 1Espacios verdes dentro de un edificio de oficinas. Foto: Tonshin.co

1.Ayudan a mejorar la climatización de la ciudad: Los techos verdes—o azoteas cubiertas total o parcialmente con vegetación—se han vuelto cada vez más comunes como mecanismo para retener el calor y el reflejo de la luz del sol y mejorar la climatización de los edificios. En ciudades como Tokio, la temperatura puede subir hasta 50 grados centígrados debido al asfalto y otros materiales utilizados en los edificios—un fenómeno conocido como isla de calor. Por el contrario, en los parques y grandes espacios verdes tales como el Palacio Imperial de Tokio, se observa una temperatura menor en comparación a la de las áreas centrales de la ciudad—un fenómeno conocido como “cool island.” Se calcula que las áreas verdes pueden ayudar a bajar las temperaturas entre 1 y 3 grados centígrados aproximadamente, ayudando a reducir el consumo de energía que implica enfriar de forma artificial los espacios de la ciudad.

Tokio 2Izquierda: Techo verde en la estación de Tokio. Foto: http://jptower-kitte.jp/

Derecha: Ejemplo de techo verde en centro comercial. Foto: Hakoneuki

  1. Promueven la interacción social y la educación: Además de sus beneficios funcionales, los espacios verdes también tienen beneficios sociales y educacionales. En años recientes, algunos centros de cultura y centros comerciales de Tokio han empezado a incorporar techos verdes en sus edificios. Estos espacios desempeñan una función de biotopo—un área de condiciones ambientales idóneas donde la flora y la fauna pueden convivir.

Tokio 3“Selva” de OMOHARA: espacios verdes públicos en el centro comercial de Tokio. Foto: Autora

Los biotopos situados en los centros comerciales crean oportunidades para que los ciudadanos—y en especial los niños—tengan un mayor contacto con la naturaleza. A partir de la instalación de techos verdes y biotopos, he observado que los niños cada vez se interesan más por aprenderse los nombres de los peces y las plantas, y que poco a poco entienden la importancia de cuidar el medio ambiente. También existen familias que disfrutan de la creación y mantenimiento de huertos urbanos en la azotea de los edificios, otro ejemplo de cómo estos espacios pueden crear oportunidades para la comunicación y la interacción familiar dentro de la ciudad.

Tokio 4Niños aprenden sobre la siembra en azoteas. Foto: Amenis

Ante el éxito del Plan Verde de Tokio, el gobierno ha expandido estas acciones a otras regiones de Japón. También han surgido organizaciones no gubernamentales que proveen herramientas a arquitectos y urbanistas para ayudarlos a incorporar espacios verdes en el diseño de los edificios. Como resultado, cada vez son más los ciudadanos que disfrutan de estos “oasis urbanos”.

¿Qué tipo de espacios verdes observas en tu ciudad? ¿Cómo se relacionan los ciudadanos en esos espacios? ¿Qué tipo de espacios verdes desearías crear? ¡Cuéntanos!