Luis Fernando Arboleda es el Presidente de la Financiera de Desarrollo Territorial (Findeter), una entidad de desarrollo económico local de Colombia. Arboleda tiene más de 30 años de experiencia en proyectos de infraestructura y como líder de proyectos técnicos, sociales, económicos y políticos en diversas entidades y empresas públicas. Ha ocupado importantes cargos como la Alcaldía de Manizales y la gerencia de entidades tales como Empresas Públicas de Manizales, Aguas de Manizales, Triple A en Barranquilla y METROAGUA S.A. en Santa Marta.

Este artículo forma parte de una serie de entrevistas conducidas en el marco del Curso sobre Sostenibilidad de Ciudades organizado por la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles (ICES), la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y el Ayuntamiento de Santander entre el 28 de julio y el 1 de agosto de 2014. Conoce más sobre el Curso aquí.

ICES: ¿De qué manera comenzó a trabajar Findeter con la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles (ICES)? Cómo ha sido la colaboración entre las dos instituciones?

A través de Planeación Nacional, Colombia tenía una misión de ciudades que venía trabajando con este gobierno. Ahí nos dimos cuenta de que teníamos que bajar esta información y mirar las debilidades y fortalezas que podían tener las ciudades. Se hizo una convocatoria donde se presentaron 14 ciudades del país. Se escogieron 5, de las cuales cuando arrancamos por voluntad política y mirando indicadores que definía Planeación Nacional y el Ministerio de Hacienda, se escogieron 4 ciudades: Barranquilla, Bucaramanga, Manizales y Pereira. Ahí arrancamos a aplicar la metodología. Al principio nos faltó mucho conocimiento. Después con las capacitaciones, con la fortaleza que tuvo el BID de crear una dirección fuerte en ciudades sostenibles para América Latina y el Caribe, fuimos entendiendo más los procesos.

Ya con las siguientes 4 ciudades con las que vamos a trabajar–Cartagena, Montería, Valledupar y Pasto– vamos a ir en un proceso más rápido. Yo creo que hemos aprendido, y el presidente Juan Manuel Santos, en esta segunda etapa de su gobierno, quiere que lleguemos a 14 ciudades. Pero hay que ir despacio, que es lo que nos ha enseñado el coordinador Ellis J. Juan y el equipo de ciudades. Creo que es un proceso importante de planificación, de priorizar y de ejecutar, porque los alcaldes necesitan ejecutar en su corto tiempo que están en Colombia, país donde no existe la reelección de alcaldes.

ICES: ¿Cuál ha sido el mayor reto que se ha visto en las ciudades donde ha trabajado Findeter junto a la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles?

El mayor reto es el convencimiento de que los alcaldes tienen que pensar más en las próximas generaciones, y no en las próximas elecciones. Es también buscar y cuantificar la información. Los alcaldes están más acostumbrados a planear cada 4 años, y no planear a 10, 15 o 20 años. La mayor dificultad es encontrar la información y encontrar una voluntad política traducida en estudios de preinversión, traducida en inversión, y traducida en aceptar que ese plan de acción se incluya en los planes de desarrollo y en los planes de acción que tienen las alcaldías.

ICES: ¿Cómo cree que el BID a través de Iniciativas como la ICES está ayudando a mejorar vidas en la región?

Tenemos ejemplos concretos. En la ciudad de Bucaramanga están pensando en un acueducto para los próximos 50 años. En el mes de marzo de 2015 estaremos inaugurando la primera fase de una inversión de más de 100 millones de dólares que va mejorar la calidad de vida de la población del área metropolitana de Bucaramanga. Por ejemplo, va a mejorar la salud a través de tener buen agua potable, y con el agua generamos desarrollo.

Otro ejemplo importante es el tema de movilidad. En las 4 ciudades en las que estamos trabajando buscamos mejorar la movilidad. Ya tenemos 140.000 pasajeros en la ciudad de Bucaramanga montados en el transporte público. En Pereira tienen un problema fiscal y presupuestal de la operación, pero creemos que vamos a sacar adelante el proyecto.

En la ciudad de Manizales también estamos con todo el tema de protección del acueducto de alcantarillado. Cada uno de estos proyectos fortalece las ciudades en su infraestructura, en su capacidad de gestión, y a su vez mejora la calidad de vida de sus habitantes.

Todo esto se ve reflejado en las encuestas de satisfacción.  Cada vez encontramos que la aceptación de los alcaldes es mayor. El ejemplo típico es el alcalde de Pasto que pasó de no aparecer en las encuestas a ser el séptimo mejor alcalde del país. El alcalde de Montería es el mejor alcalde del país. En este sentido, la aceptación de esta plataforma de planificación y de priorización es muy importante no solo para los ciudadanos, sino también para una buena gestión de los alcaldes.