Español | English

Antonis Mavropoulos ha trabajado en el sector de gestión de residuos sólidos durante más de 20 años. Es el fundador y director general de D-Waste, una empresa creada con el objetivo de hacer el conocimiento de la gestión de residuos, fácilmente disponible y accesible para todos. Es también miembro del Comité Científico y Técnico de la Asociación Internacional de Gestión de Residuos Sólidos (ISWA). Asimismo, es miembro de la Clinton Global Initiative y participa como experto en el European PPP Center, dedicado a servir como un centro de conocimiento para los organismos del sector público, empresarios privados, inversionistas y otros actores de la industria en el creciente mercado internacional de las asociaciones público-privadas (APP).

Este artículo forma parte de una serie de entrevistas conducidas en el marco del Curso sobre Sostenibilidad de Ciudades organizado por la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles (ICES), la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y el Ayuntamiento de Santander entre el 28 de julio y el 1 de agosto de 2014. Conoce más sobre el Curso aquí.

 

ICES: ¿Cuál es la clave del éxito en la gestión de residuos en las ciudades?

Para lograr una gestión de residuos exitosa en las ciudades hay que tener en cuenta muchos parámetros diferentes, pero el principal es entenderlo como un sistema, y no sólo como una suma de infraestructura y logística. Se trata de un sistema con dimensiones técnicas, sociales, financieras e institucionales. Y para construir un sistema, hay que pensar de forma sistémica. El error más habitual es que las personas solo piensan en términos de infraestructura, y luego no hacen nada porque esperan que el gobierno lo gestione absolutamente todo. El enfoque más acertado es pensar en la gestión de residuos como un sistema que se encuentra desligado de las relaciones humanas, y tratar de cambiarlo.

ICES: ¿Cuál es el papel de sector informal en la gestión de residuos?

Yo diría que el sector informal en América Latina es un ejemplo para todo el mundo. Por ejemplo, se han hecho muchos experimentos con los cartoneros en Buenos Aires y los catadores de Brasil. Una cosa que sabemos con seguridad de las experiencias de América Latina es que el sector informal, si se organiza y se hace parte del sistema, tiene mucho que ofrecer. Por otro lado, tenemos que cambiar la actitud de los municipios y los propietarios de negocios hacia el sector informal. Los recicladores del sector informal no son enemigos, aunque a veces se encuentran en competencia con nosotros para obtener los mismos materiales. Los recicladores del sector informal, en la mayoría de las ciudades, son la única actividad organizada en torno a la gestión de residuos, y por ello tenemos que tratarles como socios.

ICES: ¿Qué pueden hacer los alcaldes para mejorar la gestión de residuos?

El activo más importante para una mejor gestión de los residuos es el capital humano, o recursos humanos. Así que no importa lo difícil que sea la situación de la gestión de residuos en cada municipio: el primer paso es crear el núcleo de personas que entienden la situación, que son capaces de interactuar, darles una visión y gestión de capacidad. Y dejarlos trabajar en eso. Si construimos un núcleo de gente, encontraremos los fondos, los elementos técnicos, la infraestructura y los aspectos sociales necesarios. Sin el capital humano, nunca lo conseguiremos.