Por Agustin Caceres, Consultor en comunicación y relaciones externas en la División de Cambio Climático del BID. 

Este post fue publicado originalmente en el blog de Hablemos de Cambio Climático

Iheartmunich

Hace poco leí un interesante artículo en National Geographic sobre Múnich, la principal ciudad del sur de Alemania, que planteaba un interesante reto que me sonó un poco a ciencia ficción: ¿Puede una megaciudad abastecerse al 100% de energías renovables?

Parece ser que Múnich está camino de conseguirlo. Todo comenzó en 2009, cuando la ciudad decidió proponerse esta ambiciosa meta para 2025. Para ello, necesitan producir suficiente electricidad verde en sus propias plantas para satisfacer la demanda total del municipio, lo que equivale a al menos 7,5 millones de kilovatios hora (kWh) al año. Cuando lo consiga, Múnich será la primera megaciudad en todo el mundo que logre un objetivo tan ambicioso.

Para poder lograrlo, SWM, una empresa de servicios públicos de propiedad municipal, lanzó un plan de expansión de energías renovables con una inversión de 9.000 millones de euros. Cuando todos los proyectos que se están desarrollando en la actualidad se completen el año que viene, SWM producirá 2.800 millones de kWh de electricidad verde utilizando una combinación de energía eólica, hidroeléctrica, geotérmica, solar y de biomasa, una cifra que equivale al 37 por ciento del consumo de energía de Múnich y que abastecerá a más de 800.000 hogares en 2015.

La ciudad no se está convirtiendo en una megaciudad verde solo a través del fomento de las renovables: el compromiso de la ciudad por mitigar los efectos del cambio climático involucra a otros sectores y por eso el gobierno de la ciudad está ofreciendo asesoramiento y ayudas para que la industria, el comercio, los hogares y las redes de transporte de la ciudad mejoren su eficiencia energética.

El esquema de desarrollo territorial sostenible de Múnich se guía por tres palabras clave: compacto, urbano y verde. La ciudad sigue una política que promueve una utilización más eficiente de la tierra y ha puesto en marcha ambiciosos planes para reducir el tráfico, dando prioridad al transporte público y promoviendo el senderismo y el ciclismo urbanos.

Yo no sé ustedes, pero a mí con todo esto me entran ganas de mudarme a Múnich.

¿Es posible que las megaciudades de América Latina y el Caribe aprendan de este ejemplo alemán de sostenibilidad? ¿Podrán Buenos Aires, Bogotá o México abastecerse con energías 100% renovables algún día?¿Cómo te imaginas la ciudad verde del futuro?