La Fase II de la metodología ICES se centra en la priorización de los temas que reflejan los mayores retos para la sostenibilidad de la ciudad. Uno de los criterios utilizados, el más apreciado por los equipos municipales, es el de opinión pública. Para llevarlo adelante, una buena práctica implementada a partir de la experiencia Montevideo es realizar una encuesta de entre 1.000 y 1.200 casos.

La utilización de un amplio cuestionario multisectorial, adaptado en conjunto con los equipos municipales a cada ciudad de acuerdo a su idiosincrasia y necesidades, nos permite obtener información útil para corroborar los indicadores levantados en la etapa anterior, conocer la percepción ciudadana sobre la provisión de servicios públicos y profundizar el análisis territorial con datos específicos de las zonas críticas identificadas. Pero principalmente nos permite conocer cuáles son, para los habitantes de la ciudad, los aspectos que más afectan su calidad de vida.

Al día de hoy, se ha finalizado la encuesta en once ciudades ICES: Montevideo, Mar del Plata, Salta, La Paz (Baja California), Montego Bay, Managua, Barranquilla, Bucaramanga, Manizales, Pereira y Cochabamba. Esta información recolectada, relativamente estandarizada, cuantiosa y muy rica, nos va a permitir conducir distintos análisis regionales de sumo interés para diferentes sectores. En principio, quise comenzar por lo más sencillo, pero no por eso menos interesante: ¿cuál es la priorización de opinión pública a nivel regional? Para ello, se estandarizaron los resultados de las preguntas de priorización de cada ciudad con una puntuación de 1 a 5, y luego se promediaron. Los resultados obtenidos se resumen en la siguiente tabla:

Tabla

Primeras conclusiones: i) El principal tema que afecta la calidad de vida de los habitantes de las ciudades ICES de la región, por un amplio margen, es la seguridad ciudadana (en 8 de las 11 ciudades fue la prioridad número 1); ii) La disponibilidad de ingresos es una preocupación muy importante, marcado por el segundo lugar del empleo y el tercero de pobreza; iii) Aspectos de gobernanza como participación en las decisiones gubernamentales, transparencia y modernización de la gestión pública son sumamente valorados y reclamados como temas prioritarios; iv) Existe una conciencia alta sobre los problemas relacionados con el cambio climático; v) Aspectos de habitabilidad y el reclamo de ciudades más vivibles quedan evidenciados por los destacados puestos de espacios públicos y ordenamiento del territorio, ruidos molestos y calidad del aire; vi) Varios de los temas más “tradicionales” como salud, transporte, agua, educación, saneamiento, vivienda y gestión de residuos se encuentran llamativamente relegados en la priorización promedio de las ciudades ICES de la región, apareciendo en los primeros lugares solo en aquellas ciudades con deficiencias marcadas en alguno de estos aspectos.

Lo mencionado parecería indicar que, exceptuando a la seguridad pública y disponibilidad de ingresos, aspectos claramente en el debe de la vida urbana, los habitantes de las ciudades ICES tendrían relativamente cubiertas sus necesidades de servicios básicos, en el sentido tradicional del término. Esto da lugar a que surjan reclamos de aspectos más “sofisticados”, relacionados en mayor medida con mejorar la ciudadanía y calidad de vida actual que con asegurar un nivel de subsistencia.

Este primer (simple) análisis de los resultados de las encuestas se trata solamente de un puntapié inicial para avanzar en el estudio agregado de toda la rica información disponible, que si bien se encuentra sesgada hacia ciudades con determinadas características que posibilitaron su participación en la ICES, podría ser un buen insumo para la formulación de políticas públicas regionales y orientación de la asistencia multilateral. En estos momentos seguimos trabajando en el levantamiento de la encuesta en otras cinco ciudades ICES, lo que nos permitirá aumentar la representación de la opinión pública de la región y robustecer los resultados obtenidos.