En nuestro primer post sobre energía en Ciudades Emergentes y Sostenibles comentábamos sobre la importancia de los ahorros de energía y de la eficiencia energética en el sector público. Para continuar con el tema, les quiero contar sobre un interesante proyecto que el BID está apoyando en Jamaica.

El objetivo de este proyecto es aumentar la eficiencia energética y potencial de conservación de la energía de Jamaica a través del diseño y la aplicación de medidas que den lugar ahorros en el sector público.

La economía de Jamaica opera con un uso muy intensivo de energía, lo que obedece a una serie de factores, incluyendo los siguientes:

  • Alto nivel de uso de energía por parte del sector de la industria bauxita;
  • Sistema de electricidad ineficiente;
  • Tecnologías de energía ineficientes en el sector productivo principalmente el manufacturero;
  • Escaso conocimiento público sobre la importancia de la eficiencia energética y la conservación de la energía; y
  • Uso ineficiente de la energía en el sector público al que corresponde aproximadamente el 12% del consumo nacional de electricidad.

Los costos de electricidad del sector público son de aproximadamente 10 millones de dólares por mes, es decir 120 millones al año.  Por lo tanto esto repercute en forma sustancial en las finanzas y la competitividad del país. Al mismo tiempo todas estas condiciones hacen de Jamaica un candidato ideal para un programa de eficiencia energética. Vale aclarar que el caso de Jamaica no es único y casos similares se dan en varios países y ciudades a lo largo de América Latina y el Caribe.

¿Qué es lo que se va a hacer en Jamaica?

Uno de las acciones fundamentales que se van a tomar es invertir en eficiencia energética y en conservar energía en el sector público a través de mejoras en la iluminación y los sistemas de aire acondicionado. Todas las lamparillas eléctricas obsoletas, tales como lamparillas incandescentes y tubos fluorescentes ineficientes se van a sustituir por dispositivos de iluminación eficientes, incluidos los de diodos emisores de luz o lámparas LED por su sigla en inglés, Light-Emitting Diode.

También se sustituirán las unidades de ventana y aparatos de aire acondicionado mini divididos ineficientes por unidades mini divididas basadas en unidades eficientes de aire acondicionado central. Por último y no menos importante se introducirán medidas referentes a estructuras exteriores y edificios, esto incluye la refrigeración de techos, sellados de ventana y aplicación de materiales de sellado en puertas que reducirán el aumento de la temperatura en los edificios. Se implementarán sistemas de aislamiento de ventanas y techos, medidas de reducción de las pérdidas de energía, tales como cierres automáticos de puertas, sensores de ocupación y termostatos programables.

¿Cómo se beneficia el sector público y el país?

La inversión total es de 20 millones de dólares, los cuales se van a invertir en su totalidad a lo largo de cuatro años y darán lugar a ahorros de hasta 6.7 millones por año en el sector público, una reducción del 5% en el consumo de energía por parte del Gobierno de Jamaica (estimado en 2010 en 405 gigawatts hora al año, es decir un ahorro de 13.800 barriles de petróleo por año y no menos importante una reducción de gases de efecto invernadero de 19.150 toneladas de Co2 al año. Esto significaría por ejemplo que dejáramos de usar 3.500 vehículos, o recicláramos 6.053 toneladas de basura en vez de enviarla a los basureros. [1] El período estimativo de recuperación de la inversión es de tres años.

Por supuesto, todos estos desafíos relacionados con la eficiencia energética y la conservación de la energía no se solucionarán con un solo esfuerzo o con un solo programa y tampoco serán de la noche a la mañana. Sin embargo, el éxito de estas políticas dependerá en gran parte de la capacidad de los sectores público y privado de ampliar la conciencia de la población sobre la importancia de la eficiencia energética y generar apoyo para que estos programas se lleven adelante y los estándares de eficiencia energética se apliquen.

Espero que toda esta información y estos ejemplos puntuales sirvan como ejemplo y se puedan replicar en otras ciudades de nuestro continente y el Caribe.

 


[1] Cálculos y referencias de EPA, Agencia de Protección del Medioambiente de EEUU.