Sigue a Horacio Terraza en twitterEstuve la semana pasada en Zurich y presencié algo que nunca había visto en toda mi vida: miles de personas bañándose en un “rio urbano” y disfrutando de sus costas. El Rio Limmat (o Limago, en español), que comunica el lago Zurich con el rio Aare, atraviesa el mismo corazón comercial y financiero de la ciudad más grande de Suiza (casi 400,000 habitantes) dando una inusual y altísima calidad de vida a su población. Mientras miraba a los bañistas, me era fácil entender que mucha de esta gente trabajaba en el centro y que durante el corte del almuerzo se tomaba un rato para darse un chapuzón en el río. ¿Podemos imaginar un fenómeno parecido en los ríos urbanos de Latinoamérica? ¿Imaginan a un trabajador porteño cerca del Riachuelo en Buenos Aires que se pueda ir a nadar durante el corte del almuerzo?

Esta visión casi surreal de gente bañándose en un ambiente 100% urbano (no solo para países en vías de desarrollo sino también para muchos desarrollados) me llevó a investigar como se comparaba Zurich con otras ciudades europeas en términos sustentabilidad ambiental y calidad de vida, ejemplificada ante mis envidiosos ojos por este uso recreativo del agua.  El primer reporte con el que di es el European Green City Index preparado por Siemens con un perfil quizás mas ambiental. Si bien el mismo reporte preparado para América Latina poseía demasiadas inexactitudes como para tomarlo como referencia, en esta versión Europea entendemos que la información es más asequible y podemos darle mayor credibilidad. En este ranking, Zurich aparece ubicada sexta entre las principales capitales de Europa (ver tabla). Sin embargo, analizando más en profundidad los indicadores utilizados por el estudio, vemos que ninguno refleja directamente la “calidad de vida”. El indicador indirecto más cercano es el de ‘tratamiento de aguas residuales’ para el cual Zurich recibe no sorprendentemente el máximo puntaje posible. (ver texto pag 98).

Otro estudio relevante y con una cierta tradición es el Quality of Living (diferente de Quality of Life)  de ciudades a nivel mundial realizado por la consultora Mercer, el cual en la ultima década ha ubicado varias veces a Zurich como primera en el ranking. Estoy convencido que este resultado está mucho más cercano a la realidad que vi en Zurich que el relacionado solamente con los aspectos ambientales. Es interesante que si bien algunos de los indicadores utilizados coinciden con el Green City Index, este estudio incorpora nuevos involucrados en la categoría  “recreacional”  y fundamentalmente la visión de los extranjeros viviendo en el país.

Mas allá de estos rankings y de la evidente alta calidad del agua y alta calidad de vida de Zurich, la principal conclusión del reporte de Siemens es algo que casi todos sabemos pero que en este caso es mas claro que nunca: hay una altísima correlación no solo entre el PBI per cápita y la ubicación de la ciudades en el ranking, sino también entre el PBI y los ambiciosos estándares y políticas ambientales que las ciudades se imponen y con la participación ciudadana en el diseño de estas políticas. Ahora bien, ¿nos tenemos que conformar con esta como la respuesta definitiva y estar condenados hasta que alcancemos un cierto PBI per cápita para comenzar a preocuparnos por nuestro ambiente urbano y nuestra calidad de vida? Definitivamente no. Son muchos lo ejemplos en América Latina de ciudades que con menos recursos han comenzado a trabajar en pos de una mejora ambiental y calidad de vida en otros sectores. Ha llegado la hora de comenzar con nuestros ríos.

 

Leer Parte 2

Leer la serie de posts sobre los Urbanos y Calidad de Vida en Ciudades