El transporte es como nuestro sistema circulatorio, indispensable para la vida y es el progreso de las ciudades pero debemos considerarlo como parte de un todo. Hablar de sostenibilidad está de moda y a veces perdemos la perspectiva de acciones que pueden darse para contribuir  a lograrla.  La sostenibilidad requiere de un trabajo multisectorial  y es por ello que la División de Transportes del Banco Interamericano de Desarrollo viene trabajando el tema de transporte de una forma integral. Nuestro trabajo se  fundamenta en la filosofía de Evitar, Cambiar y Mejorar (ASI,  por sus siglas en inglés:  Avoid-Shift-Improve). Esto implica :

  • Evitar o acortar los viajes motorizados innecesarios;
  • Cambiar de modo de transporte hacia uno más eficiente; y
  • Mejorar el transporte mediante el uso de la tecnología

EVITAR

La primera acción se puede lograr reduciendo los desplazamientos.  Aunque la noción es sencilla, practicarlo no lo es.  Una manera de conseguirlo es mediante la planificación del uso del suelo.  También se puede lograr reduciendo la distancia a recorrer entre el hogar, el trabajo y el centro de estudios, entre otras cosas.

CAMBIAR

El automóvil se ha convertido en la ilusión de todos, sin entender que no hay espacio para que todos circulemos en vehículos individuales.  Su uso demanda grandes cantidades de energía e infraestructura.  Dar preferencia a los medios masivos de transporte representa ahorros importantes en inversión y en tiempo.  Hay maneras de incentivarlo, como las políticas y estrategias de manejo de demanda, Transport Demand Management” (TDM), que pretenden controlar el acceso o el parqueo de vehículos a zonas congestionadas de las ciudades.  El cambio también se debe dar promoviendo medios más amigables con el medio ambiente como la bicicleta y el tráfico peatonal, que además de no ser contaminantes, traen beneficios de salud a la población.

MEJORAR

La tercera manera implica el uso de tecnologías de información, mejoras en los combustibles, mejoras en la eficiencia de los motores y el uso de tecnologías como el trabajo remoto virtual.

Es importante mencionar que la solución no es una sola sino una combinación de las tres.  De cualquier forma es importante que no perdamos la noción de que nuestro trabajo debe de ser intersectorial para lograr la sostenibilidad esperada y mejorar las condiciones del medio ambiente.