por Yvon Mellinger y Jorge Ducci*

A mediados de marzo del 2014 tuvimos la oportunidad de asistir al Tercer Encuentro Latinoamericano de la Red de Gobierno Corporativo para Empresas del Estado, llevado a cabo en la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) Buenos Aires, con el auspicio de la OECD, la CAF, el Banco Mundial y el apoyo del Gobierno Español.

Esta reunión, y esta red, tienen por objeto intercambiar experiencias sobre políticas, prácticas y reformas sobre Gobierno Corporativo (GC), basados en el marco conceptual que ha venido proponiendo la OECD en su guía la que está en proceso de actualización.

Las presentaciones y debates, de alto nivel técnico, dejan por fuera sin embargo un problema central de este tema, que se refiere a la dificultad de hacer entender a los interesados, principalmente altas autoridades de gobiernos, el significado del tema y de su importancia para la gestión eficiente de empresas públicas.

Habiendo sido uno de nosotros miembro de varios directorios y presidente de una empresa sanitaria pública, y habiendo observado el funcionamiento de muchos otros, nos recuerda las dificultades y peripecias por las que atraviesan los directores para llevar a cabo su labor. Siendo generalmente el  representante del Estado en la empresa algún ministro del ramo, es difícil que el directorio pueda tener orientación clara al respecto de roles contradictorios, como ser el proveer el servicio de calidad a toda la población, pero a la vez mantener una situación financiera adecuada. También recordamos conflictos entre directores ¨técnicos¨ vs. directores ¨políticos¨ o entre directores que vienen de la capital del país y directores que representan a la región donde opera la empresa.

Esta falta de claridad está ilustrada desde ya por la terminología de “dueño” que usan muchos gobiernos para definir su rol en las Empresas Estatales, cuando en realidad los propietarios de estas Empresas son los ciudadanos, lo que otorga a los gobiernos un rol de ”custodio” de estas empresas durante su tiempo de ejercicio del Poder. Esta temporalidad debería llevar a ejercer esta tarea con la mayor claridad y transparencia.

Nuestra experiencia en el BID, y en particular en la División de Agua y Saneamiento, aplicando estos conceptos a empresas de agua y saneamiento del Estado, para lo cual disponemos de una metodología específica ha sido mixta. No siempre el ¨dueño¨ entiende su rol, o está dispuesto a delegar poder a un directorio, ni tampoco la administración de la empresa concibe estar bajo la tutela de un directorio que regule sus actuaciones. Nuestra herramienta permite evaluar la calidad del gobierno corporativo de una empresa del estado con seis atributos críticos: compromiso con el gobierno corporativo, estructura del Directorio, mecanismos de control, transparencia, protección de socios minoritarios y disciplina fiscal.

La aplicación de buenas prácticas de GC, resultante esencialmente de decisiones políticas tiene un costo financiero bajo, pero un potencial de ganancias alto, como lo demuestran algunas empresas de alto desempeño, que consideran esas prácticas esenciales para su sustentabilidad, y más pragmáticamente, para acceder a financiamientos de bajo costo. Tenemos la visión que la corporativización de las empresas del estado son un camino apropiado para mejorar su eficiencia y eficacia. El rol del Directorio debe ir más allá de ratificar decisiones que se toman en otra parte, o en el peor de los casos no circunscribirse a reunirse durante suculentos almuerzos o cenas, y proyectar la Empresa en un futuro de excelencia.

Yvon Mellinger y Jorge Ducci son especialistas de @BIDagua

Comentarios 3
  • Jesús Alberto Castañeda González
    Responder

    Excelente blog… los problemas en la administración de las empresas estatales latinoamericanas en concepto de agua y saneamiento son un desastre. Muchas veces se juega con la salud de poblaciones enteras como el actual caso de comunidades de las Provincias de Herrera y Los Santos en Panamá, en donde una empresa privada a contaminado el río que abastece con el agroquimico atrazina el río que abastece dos plantas de tratamiento de aguas… completo desastre y silencio sepulcral de la empresa estatal…

  • Jesús Alberto Castañeda González
    Responder

    Excelente blog… los problemas en la administración de las empresas estatales latinoamericanas en concepto de agua y saneamiento son un desastre. Muchas veces se juega con la salud de poblaciones enteras como el actual caso de comunidades de las Provincias de Herrera y Los Santos en Panamá, en donde una empresa privada a contaminado el río que abastece con el agroquimico atrazina el río que abastece dos plantas de tratamiento de aguas… completo desastre y silencio sepulcral de la empresa estatal…

  • Jesús Alberto Castañeda González
    Responder

    Excelente blog… los problemas en la administración de las empresas estatales latinoamericanas en concepto de agua y saneamiento son un desastre. Muchas veces se juega con la salud de poblaciones enteras como el actual caso de comunidades de las Provincias de Herrera y Los Santos en Panamá, en donde una empresa privada a contaminado el río que abastece con el agroquimico atrazina el río que abastece dos plantas de tratamiento de aguas… completo desastre y silencio sepulcral de la empresa estatal…

DÉJANOS TU COMENTARIO