El agua es vida. El agua es destrucción. Sea lo que sea, no siempre podemos controlarla.

El día de Navidad, mi familia y yo fuimos a misa en la hermosa Basílica de la Inmaculada Concepción en Castries, en Santa Lucía, una joya arquitectónica enriquecida por influencias caribeñas y africanas.

Lamentablemente, sólo un puñado de personas asistieron a la celebración.

Esto no se debía a que se produjo un descenso en el número de feligreses. Este feliz acontecimiento no contó con la participación esperada porque en Nochebuena, la isla fue golpeada por un sistema de tormentas imprevisto que dejó muerte y destrucción. Los suministros de agua y electricidad fueron interrumpidos. El aeropuerto internacional de Hewanorra tuvo que cerrar por unos días. Los daños en infraestructura en algunas partes de la isla fueron comparables a los que se produjeron durante el huracán Tomás en 2010.

Entre 200 y 400 milímetros de lluvia se registraron en algunas zonas. Para colmo de males, parece que los Servicios Meteorológicos durante esos días (tanto en Santa Lucía y en la vecina isla de Martinica) no estaba funcionando adecuadamente, lo que afectó en gran medida la capacidad de predicción.

¿Alérgico al cambio climático? Lee esto: a pesar de la capacidad de predicción limitada, la tormenta no estaba “en el mapa” ya que la temporada de huracanes terminó oficialmente hace un mes. En otras palabras: este evento no se esperaba.

La hermosa Basílica de la Inmaculada Concepción en Castries durante la noche de Navidad se convirtió en un refugio. El sermón de la mañana fue escuchado por unos pocos asistentes, lo cual nos recordó que el agua trae vida. Sin embargo, así de valioso como es dicho recurso, también puede provocar sufrimiento y destrucción.

Y parece ser que estamos perdiendo la capacidad de controlar lo que se nos pone por delante. Esto es preocupante y aterrador, ya que en muchas partes del mundo esto ya se ha convertido en una cuestión de supervivencia. Aquí en el Caribe ¿cómo podemos tener fe en que la comunidad internacional tomará medidas para la mitigar y adaptación al cambio climático, cuando ya estamos, lenta per constantemente, pasando bajo el agua?

¿El Grinch traerá más inundaciones para la próxima Navidad?

La versión en inglés de esta nota ha sido publicada en el blog Caribbean DevTrends.

Comentarios 14
pingbacks / trackbacks

DÉJANOS TU COMENTARIO