Una nueva mirada a los tipos de cambio reales

El tipo de cambio real de los países desarrollados puede estar vinculado significativamente con los precios de las materias primas.

Históricamente el tipo de cambio real — o el costo de los productos de un país en relación a productos extranjeros — ha sido una medida fundamental de la fortaleza de los importadores y exportadores de un país. Entre los exportadores importantes de materias primas en América Latina, el tipo de cambio real está estrechamente vinculado al precio de las materias primas.

Sin embargo, los precios de las materias primas no son esenciales solamente para el comercio de América Latina. Dado su rol crucial como insumos en todos los tipos de producción, las materias primas también juegan un rol importante en el tipo de cambio real de los países desarrollados, algo que no ha sido claramente estudiado en el pasado.

En un artículo reciente, mis coautores y yo analizamos este fenómeno. Demostramos que si bien las fluctuaciones en los precios de materias primas, como el cobre, el hierro o el café, representan un porcentaje importante de las fluctuaciones en el tipo de cambio real bilateral (TCR) entre los países exportadores primarios como Chile y Brasil, se reproduce el mismo fenómeno en países desarrollados más grandes.

El tipo de cambio real en los grandes países desarrollados

Específicamente, analizamos el TCR entre Estados Unidos y Alemania, Japón y Reino Unido. Estos países desarrollados tienen una producción mucho más diversificada que los países de América Latina, y los productos básicos primarios representan un pequeño porcentaje en su estructura productiva. Sin embargo, la mayoría de bienes y servicios que producen o importan usan materias primas como insumos. Por lo tanto, los precios de estas últimas están relacionados a los costos de producción de estos bienes y servicios como también a sus precios. Por lo tanto, dependiendo de la intensidad con la que los países usan materias primas (algunos países compran más camisetas de algodón, otros compran más automóviles, fabricados en parte con metales, etc.), las fluctuaciones de sus TCR deberían estar asociadas a las fluctuaciones en los precios de materias primas.

El Cuadro 1 resume esta idea. Utilizando datos mensuales de enero de 1980 a diciembre de 2014, las primeras columnas muestran qué parte de la variación anual del TCR de cada país en relación con Estados Unidos se puede explicar mediante la variación anual del precio de cada materia prima por sí sola. La última columna muestra qué el conjunto de materias primas puede explicar parte de la fluctuación del TCR. El conjunto está compuesto por petróleo, cobre, maíz, madera, algodón, azúcar, café y hierro.

 

 

Fluctuaciones del tipo de cambio real en América Latina 

En primer lugar, pensemos en los países de América Latina (Brasil, Chile, Colombia, Uruguay y Venezuela) en relación a las materias primas individuales. La columna 1 muestra qué el precio del café explica parte de las fluctuaciones de sus TCR. No parece sorprendente ver que Brasil y Colombia, grandes productores y consumidores de café, son los países cuyos TCRs están más asociados con el precio del café. En la columna 2, vemos que Chile y Brasil son los países cuyos TCRs están más relacionados al precio del cobre. La explicación probable es que Chile es un gran productor y exportador de cobre, mientras que Brasil es un gran productor y exportador de otros metales cuyos precios están estrechamente relacionados con el del cobre. La columna 3, para el precio del hierro, el cual Brasil produce y utiliza, parece sugerir esta explicación. Se pueden formular argumentos similares para el petróleo (columna 4) en Venezuela, y para el algodón y el azúcar (columnas 5 y 6) en Brasil.

Cuando se trata de las grandes economías de países desarrollados (Alemania, Japón y Reino Unido) es más difícil identificar cuáles son las materias primas individuales asociadas con sus respectivos TCRs. Sus economías son demasiado complejas. Pero cuando tomamos las materias primas juntas (columna 9) vemos que como grupo representan entre el 20% y el 30% de las fluctuaciones del TCR de los países. Dado que sólo utilizamos ocho materias primas, este resultado es bastante llamativo. Y, como es de esperar, estas materias primas en conjunto representan un porcentaje aún mayor en el caso de los países de América Latina (entre el 20% y el 50%).

En nuestro artículo se puede encontrar un debate más detallado. Sin embargo, la lección es que un pequeño conjunto de materias primas puede explicar una fracción importante de las fluctuaciones en los TCRs para un conjunto amplio de países, incluidos aquellos que no son exportadores de materias primas. Como se mencionó anteriormente, esto es algo que se ha entendido desde hace tiempo en el caso de las economías pequeñas y menos desarrolladas, como las de América Latina. Lo que no se había estudiado antes es el impacto en los grandes países desarrollados.

Print Friendly, PDF & Email

El Autor

João Ayres

João Ayres

João Ayres es economista investigador del Departamento de Investigación del Banco Interamericano de Desarrollo. Obtuvo su licenciatura en Economía en la Universidad de São Paulo (Brasil), una maestría y un doctorado en Ciencias en Economía de la Fundación Getúlio Vargas y un doctorado en Economía de la Universidad de Minnesota. Durante sus estudios ocupó cargos como visitante en la Universidad de Columbia y el Banco de la Reserva Federal de Nueva York, y trabajó como analista de investigación en el Banco de la Reserva Federal de Minneapolis. Su labor de investigación se concentra en economía internacional, macroeconomía y finanzas públicas.

2 Comments

Add a Comment
  1. Saludos, y el articulo es muy bueno y a la vez promueve el desarrollo de analisis sectoriales. La consulta que tengo es sobre los precios utilizado, es comun y tradicional utilizar la relacion de precios basado en el IPC. En este caso para produtos especificos que precios son los utilizados: por el ejemplo el Cafe: el precio internacional de mercado, el domestico, etc. Es solo una pregunta, porque tambien podria ser interesante, hacer un indice de la proporcion del precio del cafe en el IPC… sluds.

    1. Hola Alejandro, aquí te dejo la respuesta de João:

      Hola Alejandro, muchas gracias por tus comentarios. Diría que sí, es común usar los precios al consumidor cuando se analizan las tasas de cambio reales, pero también hay muchos estudios que usan otros índices de precios como el PPI, por ejemplo. Hay un capítulo en The Handbook of International Economics por Ariel Burstein y Gita Gopinath (https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/B9780444543141000070) que tiene un buen resumen al respecto. En cuanto a los precios de los productos básicos, provienen de los datos de precios de los productos básicos del Banco Mundial (Pink Sheet), que utiliza precios internacionales. Finalmente, definitivamente estoy de acuerdo en que sería interesante comparar tanto la estructura del IPC de estos países como sus matrices de insumo-producto. Nosotros planeamos hacer eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ideas que cuentan © 2016