Segunda Conferencia del BID sobre desarrollo: La Geografía del Desarrollo

brujula

English

Cientos de miles de refugiados de África y Medio Oriente están contratando traficantes de personas y montándose en balsas desvencijadas cada año para encontrar una mejor vida en Europa. Otros están haciendo el largo viaje a través de los desiertos del norte y sobre las fronteras para entrar ilegalmente a Estados Unidos.

En la Conferencia Anual de Desarrollo BID 2015, Esteban Rossi-Hansberg, académico de la Universidad de Princeton, elaboró en cómo las decisiones de los migrantes se ven influenciadas por la geografía del desarrollo.  Europa y Estados Unidos  resultan atractivos para los inmigrantes, entre otras cosas, gracias a las oportunidades de trabajo debido a los altos niveles de productividad. Ambos se encuentran densamente poblados y es precisamente esta la razón por la que las empresas se localizan cerca de estos mercados, impulsando así aún más su productividad. Por otra parte, el transporte y otros servicios de infraestructura son adecuados. Estados Unidos y las empresas europeas también pueden exportar a otros mercados con relativa facilidad.

América Latina y el Caribe, por el contrario, tienen insuficiente infraestructura de transporte para el nivel de desarrollo de la región. La inversión en infraestructura, es muy baja y se ubica entre el 1 y el 3 por ciento del PIB.  Las carreteras, prioridad en la infraestructura de América Latina, todavía no llegan a muchas zonas rurales, los sistemas ferroviarios se han descuidado y los puertos, a pesar de algunas mejoras, permanecerán por debajo del par. Estos obstáculos incrementan los costes de transporte y reducen el acceso a los mercados, por lo que las empresas se muestran reticentes a localizar a la región y ponen un freno al crecimiento.

Sin embargo, América Latina y el Caribe permanecen densamente pobladas y con una alta población urbana relativamente  – 81 % de su población habita en zonas urbanas que incluye varias mega ciudades, especialmente en México, Brasil y Argentina. La región cuenta con grandes comodidades, incluyendo muchas maravillas naturales y artificiales, una costa increíble y un gran clima. A pesar de la baja productividad y la falta de acceso a los mercados, las llamadas encuestas de felicidad indican que a  la gente  le gusta vivir en la región – el nivel de satisfacción  es relativamente alto.

¿Qué pasará en el futuro? ¿Cómo se desarrollará el mundo? ¿Cambiará esta tendencia?  Rossi – Hansberg, opina que las tendencias cambiaran y  que ese cambio dependerá fundamentalmente de las políticas de inmigración de los países. Si Estados Unidos y Europa cierran sus fronteras a los inmigrantes, se arriesgan a perder su lugar en la cima de la liga mundial de la productividad. Esa distinción puede  irse eventualmente  a ciertas regiones de China, la India y a otros territorios conforme los países acumulen mayor riqueza, atraigan inversión y vean un incremento en la densidad de población. Sin embargo, si los Estados Unidos y Europa dan la bienvenida los migrantes, a continuación, la extensión de este re equilibrio global de la productividad será mucho menor.

¿Qué pasa con América Latina y el Caribe? Dadas las tendencias actuales, la región es simplemente un espectador ante estos posibles escenarios del mundo. Pero el inadvertido potencial puede ser enorme. El problema central es la falta de acceso de mercado. Pero imaginemos ciudades como Sao Paulo, Río de Janeiro, Ciudad de México y Buenos Aires con una infraestructura de primera calidad. La combinación de buenas instalaciones, las poblaciones grandes y densas, y un buen acceso a los mercados sería una combinación ganadora. Suponiendo que las fronteras estarían abiertas, los migrantes voltearían a la región y las empresas invertirían. La productividad y la riqueza que acompañaría este proceso se dispararían. Partes de la región podrían convertirse en grandes centros de comercio y la creatividad tecnológica.

La inversión requerida puede ser grande y los riesgos enormes. Pero si esas inversiones tuvieran éxito y aumentaran la productividad y el crecimiento en el mediano plazo, los beneficios podrían ser enormes. Tales son las apuestas, de acuerdo con la economía de la geografía como elaboró  Esteban Rossi – Hansberg en la Conferencia Anual de Desarrollo BID 2015.

Print Friendly, PDF & Email

The Author

Andrew Powell

Andrew Powell

Andrew Powell is the Principal Advisor in the Research Department (RES). He holds a Ba, MPhil. and DPhil. (PhD) from the University of Oxford. Through 1994 he dedicated himself to academia in the United Kingdom as Prize Research Fellow at Nuffield College, Oxford and Associate Professor (Lecturer) at London University and the University of Warwick. In 1995, he joined the Central Bank of Argentina and was named Chief Economist in 1996. He represented Argentina as a G20/G22 deputy and as member of three G22 working groups (on crisis resolution, financial system strengthening and transparency) in the late 1990’s. In 2001, he returned to academia, joining the Universidad Torcuato Di Tella in Buenos Aires as Professor and Director of Graduate Programs in Finance. He has been a Visiting Scholar at the World Bank, IMF and Harvard University. He joined the IDB’s Research Department in 2005 as Lead Research Economist and in 2008 served as Regional Economic Advisor for the Caribbean Region until returning to the Research Department as the Principal Advisor. He has published numerous academic papers in leading economic journals in areas including commodity markets, risk management, the role of multilaterals, regulation, banking and international finance.

1 Comment

Add a Comment
  1. si es a nivel de ciudades y países,como estaremos los municipios pequeños viviendo de monocultivos como el café y de transferencias nacionales, somos más espectadores de primera fila.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ideas que cuentan © 2016