Factor trabajo
  • Acerca

    Factor Trabajo es el blog de la División de Mercados Laborales y Seguridad Social del BID. Nuestra meta: mejorar vidas con empleos de calidad para el desarrollo de América Latina y el Caribe.
  • Descargue Aprendices para el Siglo XXI
    Autores
    Carolina FelixCarolina Felix
    Consultora de la División de Mercados Laborales
    Tzitzi MoránTzitzi Morán
    Consultora de la Unidad de Mercados Laborales
    Fernando PavónFernando Pavón
    Especialista de la División de Mercados Laborales
    Mariano BoschMariano Bosch
    Especialista Líder en seguridad social
    Solange BersteinSolange Berstein
    Especialista de la Unidad de Mercados Laborales
    Carmen PagésCarmen Pagés
    Jefa de la División de Mercados Laborales y Seguridad Social
    Juan Miguel VillaJuan Miguel Villa
    Consultor de la Unidad de Mercados Laborales
    Laura RipaniLaura Ripani
    Especialista Líder en mercados laborales
    María Victoria FazioMaría Victoria Fazio
    Especialista en mercados laborales
    Graciana RucciGraciana Rucci
    Especialista Líder en mercados laborales
    Dulce BaptistaDulce Baptista
    Consultora de la División de Mercados Laborales
    Samantha PérezSamantha Pérez
    Consultora de la Unidad de Mercados Laborales
    Horacio ValenciaHoracio Valencia
    Consultor de la Unidad de Mercados Laborales
    David RosasDavid Rosas
    Especialista Líder en mercados laborales
    Carolina González-VelosaCarolina González-Velosa
    Especialista de la División de Mercados Laborales
    Noémie FeixNoémie Feix
    Consultora de la Unidad de Mercados Laborales
    Mikel A. AlcázarMikel A. Alcázar
    Consultor de Comunicación
    Esteve SalaEsteve Sala
    Consultor de Comunicación
    Rafael NovellaRafael Novella
    Consultor de la Unidad de Mercados Laborales
    Melany GualavisíMelany Gualavisí
    Consultora de la Unidad de Mercados Laborales
    David KaplanDavid Kaplan
    Especialista Senior en mercados laborales
    Lucía MadrigalLucía Madrigal
    Consultora de la Unidad de Mercados Laborales
    Manuel UrquidiManuel Urquidi
    Especialista en mercados laborales
    Verónica AlaimoVerónica Alaimo
    Especialista Senior en mercados laborales
    Rodrigo QuintanaRodrigo Quintana
    Consultor de la Unidad de Mercados Laborales
    Raquel FernándezRaquel Fernández
    Consultora de la Unidad de Mercados Laborales
    María Laura OliveriMaría Laura Oliveri
    Consultora de la División de Mercados Laborales
    Waldo TapiaWaldo Tapia
    Especialista en mercados laborales
    Disclaimer

    Las opiniones expresadas en este blog son las del autor y no necesariamente reflejan las opiniones del Banco Interamericano de Desarrollo, sus directivas, la Asamblea de Gobernadores o sus países miembros.

    The views expressed in this blog are those of the author and do not necessarily reflect the views of the Inter-American Development Bank, its Management, its Board of Executive Directors or its member Governments.

    Superando el límite de los 120 años de edad

    Por - 1 de October de 2014, 6:00 am

    Foto: Ángel Muñoz

    Foto: Ángel Muñoz

    La perspectiva de  que una persona alcance una edad centenaria ha crecido de forma extraordinaria desde principios del siglo pasado. Según un estudio del departamento británico de Trabajo y Pensiones, un niño nacido hoy tiene ocho veces más probabilidades de llegar a ser centenario que hace ochenta años. En el estudio se estima que, para 2066, la población centenaria en el Reino Unido llegará a 500.000 habitantes (incluyendo escoceses supuestamente).

    Según el médico y biofísico Roland Morea, autor del libro “La inmortalidad para mañana”,  en el año 2027 la práctica totalidad de los nacidos en Francia ese año alcanzarán los 100 años. De acuerdo al estudio “Estimación del rango medio para centenarios en USA” (U.S. Census Bureau), en el año 2000 había en Estados Unidos 72.000 personas centenarias, con una estimación para 2050 de 834.000 ciudadanos con más de 100 años. Para la población mundial se estima un crecimiento entre 2005 y 2050 del 746% para el rango de más de 100 años.

    Tradicionalmente se ha venido situando el límite biológico en 120 años. Sin embargo, la francesa Jeanne Calment ostenta el récord de longevidad verificada con 122 años (según Gerontology Research Group). Por el género masculino fue el japonés Jiroemon Kimura el más longevo con 116 años. Son las mujeres las que alcanzan edades más elevadas. Las únicas personas que quedan con vida nacidas en el siglo XIX son del género femenino (seis a julio de 2014).

    Se considera supercentenario al que alcanza los 110 años. A julio de 2014 había comprobadas 75 personas supercentenarias con vida (GRC), de las cuales sólo dos eran hombres. Por lugar de nacimiento, Japón tiene 27 personas y Estados Unidos, 19, habiendo en Latinoamérica sólo una persona de México y otra de Guayana Francesa.

    La cuestión es si los casos de personas supercentenarias representan una aberración estadística o hay una base biológica que sustente un incremento en su número en el futuro. A la vista de las proyecciones más recientes, parece que el límite de los 120 años se ha quedado obsoleto para los estudios actuariales y proyecciones socioeconómicas, por lo que resulta necesario contemplar una edad más elevada.

    Un estudio realizado en España sobre la población centenaria (unos 10.000, dos tercios de ellos mujeres) describe algunas de sus características: la mitad son independientes, lo que supone que no necesitan ayuda para sus actividades habituales, viven en un medio ambiente saludable, tienen a su alcance una buena asistencia sanitaria y presentan un nivel bajo de colesterol.

    La longevidad se atribuye en un 25% a factores genéticos y en un 75% al estilo de vida: hábitos saludables nutricionales y de ejercicio, relaciones sociales y actitud vital positiva. Características comunes a todas las personas centenarias es que no han sido obesas y no han fumado o han fumado muy poco. Así pues, quien quiera fomentar su vocación centenaria ya tiene algunos factores a trabajar.

    Todos estos aspectos demográficos tienen un impacto directo en las pensiones públicas, tal como se analiza en el libro Mejores Pensiones, Mejores Trabajos, no sólo porque hay más población de más de 65 años, sino también porque se alarga progresivamente el número de años que los estados deben pagar esa pensión a los jubilados.

    4 comentarios

    Comentar el artículo