Un espacio para ideas y soluciones en seguridad ciudadana y justicia en América Latina y el Caribe

Los niños y las niñas invisibles de los encarcelados

Detrás de la gran mayoría de los hombres o mujeres privados de libertad existen en muchos casos, uno o varios hijos. ¿Qué sabemos de ellos?

Una medida muy efectiva para reducir la reincidencia inmediata de los presos

Resulta impactante saber que el 25% de las personas reincidían el mismo día en que eran puestas en libertad. Igual de impactante resulta ser que esta reincidencia desparezca al aumentar el pago a la salida

Nuestra propuesta desde el BID para vencer al miedo

Para el BID el desafío que representa el crimen y la violencia, es más que un desafío de seguridad, es un desafío de desarrollo. ¿Cómo podemos contribuir, desde el BID, a revertir esa ola? Sabemos que los recursos que pone el Banco son pequeños frente a la magnitud del desafío,...

Un camino para solucionar la crisis carcelaria y bajar la reincidencia delictiva

Los programas de intervención en reinserción y rehabilitación dentro de cárceles, cuando son bien implementados, pueden reducir la reincidencia delictiva entre un 20% y un 40% siempre que adhieran a criterios de efectividad

Porqué necesitamos cambiar drásticamente la manera de manejar las cárceles

Resolver el problema de las cárceles y las prisiones en la región requerirá más que la construcción de nuevas cárceles y la repetición de errores del pasado. Requiere de un abordaje serio, informado por un revelamiento de lo que cada país necesita y cómo quiere que funcione su...

Incentivos al crimen: el dilema de la delincuencia juvenil

Si bien estamos todavía lejos de entender en profundidad cómo funciona el proceso de rehabilitación, sentencias más largas son consistentes con una reducción en la probabilidad de reincidencia si durante la reclusión es posible mejorar las habilidades para trabajar y restringir...

Paradoja en Brasil: cómo las cárceles fortalecen las pandillas

Políticas que encierran gran números de pandilleros resultan en tasas de encarcelamiento más altas y peores condiciones de hacinamiento, y aumentan el poderío en la calle de las pandillas de las cárceles, en vez de disminuirlo.