Copyright © 2016. Banco Interamericano de Desarrollo. Si deseas republicar el artículo, por favor solicita autorización a sph-communication@iadb.org

Por Gádor Manzano.

El área de la salud materno-infantil aún enfrenta múltiples retos, especialmente en los países en vías de desarrollo, en donde existen brechas de servicios médicos, calidad de la atención e infraestructura. Las siguientes innovaciones se presentan como alternativas que han resultado exitosas en pequeña escala, pero que cuentan con el potencial para contribuir a reducir brechas en salud materno-infantil.

  1. Simuladores de complicaciones obstétricas

Cada año, 300 mil madres pierden la vida por causas relacionadas con en el embarazo en el mundo según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La labor del parto es un trabajo en equipo en donde la prioridad reside en el bienestar de la madre y del recién nacido. Pero, ¿cómo se puede preparar a este equipo cuando el personal no cuenta con las destrezas para la atención de partos complicados? La solución presentada por el equipo de la doctora y obstetra Dilys Walker de PRONTO Internacional incluye los ¨PartoPants¨, unos pantalones que ayudan a simular de forma muy realista el nacimiento de un bebé. “Nuestra misión es promover la práctica a través de simulaciones de partos complicados con el fin de desarrollar las habilidades, comunicación y trabajo en equipo necesarios para la atención de emergencias durante el nacimiento”, señala Walker.

Estos pantalones vienen con una muñeca de plástico, una placenta y sangre falsa entre otros elementos. La idea detrás de este concepto es practicar partos complicados usando los materiales de bajo costo que normalmente se encuentran en clínicas rurales o pequeños dispensarios médicos para que, cuando se atienda un parto real con complicaciones, el personal ya haya practicado los protocolos adecuados a través de estas simulaciones y no se improvise. “La simulación permite al personal practicar, reducir errores y adquirir confianza de sí mismo ante complicaciones durante el parto”, añade Walker. Algunos estudios cuantitativos y cualitativos muestran los resultados que han tenido estos simuladores en México y Guatemala

  1. Un catéter para prevenir la hemorragia postparto

Las hemorragias postparto constituyen la principal causa de muerte materna, con un 30% del total, y son más frecuentes en poblaciones de bajos recursos económicos. Según datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en Centroamérica solo 48 de cada 100 mujeres de bajos recursos reciben atención médica durante el embarazo, frente a 99 de cada 100 en el 20% más rico de la población. En promedio, el 77% de las mujeres reciben atención médica durante el embarazo.

Para enfrentar esta situación, el equipo del médico estadounidense Thomas Burke diseñó un balón uterino que, por un costo de unos tres dólares y con materiales de fácil acceso, controla la hemorragia uterina postparto. Este balón uterino es básicamente un preservativo conectado a un catéter, a través del cual se inyecta agua o una solución estéril y que al inflarse ejerce presión en el útero para evitar una hemorragia uterina después del parto. La utilización de este balón uterino es sencilla y puede usarse en centros de salud básicos, y potencialmente, podría evitar procedimientos más radicales como la histerectomía. Innovation Countdown 2030 nombró el balón uterino como una de las 30 innovaciones de alto impacto en salvar vidas en el 2015. Según BJOG: An International Journal of Obstetrics & Gynecology, el balón uterino es un procedimiento efectivo en el tratamiento de la hemorragia uterina postparto.

  1. Un dispositivo para prevenir la hipotermia en los bebés

En el caso de los recién nacidos, la OMS señala que 2,7 millones de bebés murieron en todo el mundo antes de los 28 días de vida. Una de las causas de muerte difíciles de detectar es el cambio de temperatura en los bebés. Muchos padres saben que cuando sus bebés tienen fiebre, algo no está bien, y la sudoración y un cuerpo caliente suelen indicar una temperatura corporal elevada. Pero, ¿cómo detectar una temperatura por debajo de los 36 grados centígrados?

La hipotermia puede matar a los bebés, especialmente durante su primer mes de vida o si nacieron prematuros o con bajo peso. No es fácil percibir cuándo la temperatura del bebé baja más de lo adecuado y el riesgo de muerte aumenta en lugares con poco acceso a incubadoras. Para enfrentar este reto, la empresa Bempu Health, con sede en India, desarrolló un brazalete desechable que monitorea la temperatura del bebé. Si la temperatura desciende, la pulsera cambia de color y alerta a los padres y cuidadores para que abriguen al recién nacido, mientras que si la alarma de la pulsera se dispara, se trata de un aviso para llevar al pequeño al hospital para recibir atención médica apropiada o ingresar en una incubadora. Para más información sobre los estudios hechos y los casos en proceso, haz click aquí.

Problemas complejos requieren diferentes enfoques. Estas son algunas de las innovaciones que nos motivan a pensar fuera de los términos convencionales para mejorar la salud materno-infantil y que podrás conocer en Idear Soluciones el 16 de noviembre donde se darán cita algunas de las mentes más creativas del mundo que desarrollan soluciones ingeniosas para mejorar nuestra calidad de vida. ¡Inscríbete para ver en vivo!

Gádor Manzano es especialista senior en comunicación especializada en temas de salud.

Articulos Recientes
Comments
  • Gustavo Castellanos
    Responder

    Me parecen inspiradores estos temas de salvar vidas. Acabo de perder a mi hijo de 10 años por negligencia médica. Y a raiz de todo esto mi vida esta dando un giro en el propósito de que hacer para salvar vidas di no soy medico. Necesito mas información al respecto. Soy de Barranquilla-Colombia whatsapp +573104126450

DÉJANOS TU COMENTARIO

Contáctanos

Si tienes dudas y comentarios acerca de este blog te puedes comunicar con nuestro equipo y con gusto te ayudaremos.

ESCRIBE Y PRESIONA ENTER PARA BUSCAR